SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

lunes, octubre 30, 2006

COLUMBA Y LOS SEGUIDORES DE ROBIN WOOD

La desaparecida editorial Columba fue uno de los máximos ejemplos de industrialización de la historieta en la Argentina.
Su objetivo pasaba simplemente por entretener, tratando que no se les colara ningún atisbo de inteligencia o creatividad, de modo de no espantar a sus lectores.
Siempre nos divertimos con Alberto Wainer, recordando su fugaz paso por Columba, como guionista (puedo decirlo, Oso?, o es una mancha para tu currículum?). Es obvio que un intelectual como él no podía durar mucho en esa editorial.
En algún sentido, sus publicaciones podrían asimilarse a Selecciones del Reader's Digest, que ofrecía narrativa compendiada, de modo que los lectores no tuvieran que hacer demasiado esfuerzo.
Claro que a los de Columba, se les ahorraba muchísimo mas el trabajo, ya que se añadía el soporte de las adocenadas ilustraciones.
La editorial no sólo adaptaba novelas populares, sino también películas, de modo que los seguidores, por el módico precio de esas revistas, tuvieran a su alcance la cultura universal.
No necesitaban gastar en librerías o cine; excelente negocio: al tiempo que ahorraban en pesos, evitaban desgastar inútilmente las neuronas.
También aparecían, en las distintas publicaciones, algunos dibujitos con globos, lejanamente emparentados con el género de la historieta.
Nunca, lo juro, compré una sola revista de Columba. Menos aún, se me ocurriría coleccionarlas.
Sin embargo (lo juro, también), hay gente que lo hace!!!
Es mas, existe una especie de club de fanáticos de Robin Wood, el autor de Nippur de Lagash (personaje estrella de la Editorial), que se regodea citando sus increíbles textos, como si pertenecieran a Borges!!!
El exclusivo contacto que tuve con el susodicho engendro fue a través de la primer Biblioteca de Clarín que, por esas taras que uno tiene, decidí comprar completa.
La única escritura que podría relacionarse con lo literario en ese volumen, es el prólogo de Caparrós, cuyo esnobismo petardista -tengo que confesarlo- me divierte mucho.
Yo creo que estos buenos muchachos (me refiero al grupo de fans), se han educado en la Universidad de Columba y creen realmente haber visto las películas o conocer los libros que han leído adaptados en Intervalo, Fantasía o El Tony.
Y, en consecuencia, creen conocer de literatura o de cine. Y de historieta!!!
Solamente así se explica tamaña deformación del gusto.
Por eso también es comprensible que los enoje tanto lo que se publica en este blog…
Pobres, la inteligencia los subleva.

(aviso: esta nota, motivó que actualizara mi perfil)

jueves, octubre 26, 2006

LA HORA CERO DE CARLITOS


Uno al PyBe le perdona todo... las larguísimas esperas, las promesas incumplidas, las curdas, las caídas en cafúa... Porque el guacho tiene talento. Pero sobre todo, porque es de buena madera.
Pa' los lectores: cliqueen en la imagen pa' grandarla... O mejor, bájensela y veánla en el CDisplay, que vale la pena.
Pa' Oesterheld: sepa, Maestro (esté donde esté), que algunos, entuavía, seguimos resistiendo...

martes, octubre 24, 2006

NUEVA BIBLIOTECA CLARIN DE LA HISTORIETA 3: LOS COLECCIONISTAS SE ALBOROTAN

La tercera es la vencida... Después de tanta mediocridad (Maitena, El Hombre Araña), la Biblioteca Clarín da un respiro y reedita dos célebres personajes de la extraordinaria dupla Oesterheld-Pratt. No tengo nada para decir acerca de aquéllos y éstos que no se haya dicho ya, sobre todo después del muy inteligente prólogo de Sasturain.
Pero he seguido con atención las reacciones de los coleccionistas, aquí y allá, previas y posteriores a la publicación del volumen... De éso sí voy a hablar...
(ACLARACION: tengo presente que prometí no volver a meterme con ellos... pero éstos son de un palo diferente, la alusión es genérica, y además... por qué carajo tengo que ser consecuente con lo que me propongo???)
Muchos han expuesto argumentos en contra de esta publicación . El principal de ellos es objetivo y se refiere a las sempiternas falencias gráficas que adolece tanto esta serie como la anterior, realmente imperdonables para un medio como Clarín. Aquí se evidencian, sobre todo, en los dos primeros episodios.
Otra objeción, que varía en matices de acuerdo a quien la formule, hace hincapié en la selección realizada.
Los restantes "peros" resultan difusos.
Sin embargo, mas allá de la objetividad o subjetividad, de la claridad o confusión, uno sospecha que la mayoría de las objeciones esconden otra cosa.
Parece subyacer en las críticas un sentimiento de violación del círculo iniciático en el que se movían. Aquella información o lectura que hasta hoy estaba reservada para unos pocos "elegidos", ahora está en el kiosco, al alcance de todo el mundo, al ínfimo valor de $ 11,90.

Claro que, una culpa vergonzante, les impide atacar directamente la divulgación de sus arcanos.

Es comprensible... Ellos han pasado años y gastado fortunas para acceder a esto, y ahora...
Pero siempre les queda el consuelo que los antiguos y amarillentos ejemplares de Misterix u Hora Cero permanecen en sus exclusivas manos.
Hasta que alguien, en la Argentina, se decida a reconstruir en serio la gran historieta y edite facsímiles.
Entonces, las objeciones de los coleccionistas se anularían, al tiempo que su desconsuelo sería infinito...

SOBRE EL PASO DEL TIEMPO EN LA HISTORIETA

Como ya me he referido en posts anteriores, Umberto Eco, con la publicación, hace ya mas de cuarenta años, de Apocalípticos e Integrados introduce conceptos nuevos para la lectura de Súperman, entre ellos el del mito inconsumible y la paradoja narrativa que implica mantener, al mismo tiempo, su carnadura humana, a fin de que los lectores puedan seguir identificándose con su doble personalidad. La solución que los guionistas escogen en cuanto a la temporalidad -observa agudamente Eco- es la de plantear “que hubiera ocurrido si…”, del que da cuenta exactamente esta portada del primer anuario, cuya fecha coincide con la aparición del libro deEco (1964).
Pero la problemática del paso del tiempo, está presente también en varias historietas. El caso de Flash, otro super-héroe yankee, es sumamente curioso. El primigenio Flash (1940) era Jay Garrick, un joven estudiante que obtiene su único superpoder (es el primero con poder diferenciado) tras inhalar una sustancia química. Su rapidez sobrehumana hacía innecesario que ocultara sus rasgos, ya que no podían llegar a verlo. Así, su traje remitía al de Mercurio/Hermes (sombrero y botas con alas). La crisis editorial de los ’50 se lo lleva y cuando reaparece en 1961 es otro: Barry Allen. También cambia su traje, que es el que se conoce hasta hoy. Sin embargo, al poco tiempo, ambas versiones se juntan -ver portada del Nº 123-, con la explicación de que Garrick y Allen pertenecen a mundos paralelos. A partir de allí, Garrick sigue apareciendo de tanto en tanto, contemporáneamente a los otros Flash (porque llegó a haber un tercero), y aunque cronológicamente debería representar alrededor de 80 años, tiene solo 50 debido a fantásticos experimentos, consiguiendo de estos modos permanecer vigente.
Aún señalaré un tercer caso, muy alejado de los otros, de solución para el pasaje del tiempo en la historieta. Se trata del género cómico, devaluado a menudo, pero a mi parecer mucho más rico que el otro en hallazgos, en infinidad de ocasiones, por la libertad narrativa que conlleva. El ejemplo y la asociación con el planteo de Eco, me vino a través de mi querido Oso Wainer, por una nota que publicó en Página 12. Allí, Alberto, citando a su vez, dice: “Jorge Luis Borges, al recordar ese episodio en el que Peer Gynt, al final del tercer acto de la obra que –hay que recordarlo– consta de cinco, recobra el ánimo al pensar que nada puede ocurrirle porque aún faltan dos actos para que termine la historia de la que él es el protagonista…”. Metateatralidad que incluye una medida del tiempo en función de los códigos del género. Pues bien, eso es exactamente lo que hace el belga Cézard, en estos cuadros de El fantasma Justiciero…
Arturo, sobre la culminación de la larga saga “La desaparición de los aparecidos”, publicada en la revista francesa Vaillant, a mediados de los ’50, reencuentra a su padre que estaba secuestrado desde hacía cincuenta años y le dice, en el Nº 608: “Se puede decir que no nos vemos desde el Nº 506 de Vaillant, y que yo te busco desde el 552…”. Obviamente que, tratándose de fantasmas, el problema aquí no es el paso del tiempo en cuanto a envejecimiento, sino en cuanto a dimensión. Entre la secuencia conque se terminaba una página -con el clásico (continuará)- y se reiniciaba la otra, en el número siguiente, no había saltos temporales; sin embargo entre ambas, en la realidad, había pasado una semana. Esto es lo que aprovecha brillante y humorísticamente Cézard, para acercar -metahistorieta mediante- a sus lectores, a la diferente dimensión temporal en que se mueven sus personajes. Otro ejemplo admirable es cuando Arturo, regresando al castillo natal, cansado por sus aventuras, se echa sobre un árbol para una pequeña siesta …que termina durando cien años.
Este es un Maestro con mayúsculas y no Quinterno, que la única solución que encontró para el tema fue una versión infantil y otra adulta del indio…

domingo, octubre 22, 2006

El extraño caso del Dr. Jeckyll y Mr. Blotta (p.)

Se recuerda a los Blotta por muy distintas cosas: a Oscar (padre) como creador de El Gnomo Pimentón y a Oskar (hijo) como editor de Satiricón.
Sin embargo, ambos confluyen en esta revista, por los '80. Es decir, tardíamente, ya que la iconoclasta publicación había nacido una década antes, siendo ya clausurada en un par de oportunidades y renacida de sus cenizas, como el Gato Félix.

Blotta padre, además, fue un gran colaborador de Quinterno, al punto que figura como principal animador de "Upa en apuros". Pero, como decíamos, donde se puede rastrear con mas claridad su impronta, en dicha etapa, es en la historieta del Gnomo, que fue publicada en principio por el Patoruzú semanal, después pasó a Patoruzito, y hasta tuvo su propia revista ("2 Campeones", a principios de los '60, junto al Langostino, de Ferro).
El personaje era, como su nombre lo indica, un enano (aunque también tenía características de duende), que siempre andaba enredado en aventuras por los bosques, y rodeado de animalitos, a los que solía sacar de apuros con una especie de aparato de flit, que contenía "polvos mágicos". El tono de la historieta era decididamente infantil, y recogía mucho de los cuentos populares del género.
Pero el Blotta que recala, varias décadas después, en la revista de su hijo parece por completo otro. No sólo se mimetiza con el tono provocador de Satiricón, sino que muchas veces lo supera en audacia y procacidad. Y el vehículo son justamente aquellos tiernos animalitos que acompañaban al Gnomo.
(cliquear en las imágenes pa'grandarlas)
Esta transformación, o desdoblamiento de personalidad, suscita -consecuentemente- dos hipótesis divergentes.
La primera, que sostienen varios analistas anti-quinternianos, es que el viejo moralista sometía a sus colaboradores a un exhaustivo lavado de cerebro. De allí que Blotta padre -afirman- haya tardado tanto en recalar en la revista de su hijo. Debió esperar que se le fueran los efectos de la ñoñez y puerilidad inculcados por "el papá de Patoruzú".
La segunda es que Blotta padre siempre fue un perverso, y que detrás de las fábulas infantiles del Gnomo, se escondían mensajes subliminales.
Si bien la primera de las hipótesis tiene su grado de credibilidad, ya que del viejo reaccionario de Quinterno podía esperarse cualquier cosa, yo suscribiría a la segunda.
Claro que algunos extremistas llegan al punto de aseverar que el origen del tierno personaje del Gnomo es producto de la violación de Blancanieves por uno de los 7 enanitos, lo cual creo constituye una exageración.
Pero sí es cierto que lo de los "polvos mágicos", adquiere otra dimensión si lo leemos desde la segunda etapa de Blotta padre. Su envase, que remite a lo fálico, y estos cuadritos prehistóricos de Patoruzú, donde el duende pretende usarlos para calentar a una niñita, lo confirmarían...

sábado, octubre 21, 2006

EL HOMBRE ARAÑA ES UNA ABSOLUTA BASURA!!!

Mi habitual vagancia y desaprensividad me llevó a postear "NUEVA BIBLIOTECA CLARIN DE LA HISTORIETA 2: EL HOMBRE ARAÑA..." habiendo echado apenas una ojeada al volumen.
Posteriormente, advierto estos cuadritos del '67, sobre la guerra de Vietnam, donde llega carta de un combatiente yankee, y el protagonista y una rubia tarada celebran que escriba que va a hacer mierda a los Vietcongs (Jaaa!!!) ...
...y este otro, sobre el 11-S, donde se lee, dicho desde el protagonista (que supuestamente encarna la voz del pueblo norteamericano): "SABEMOS QUE NUESTRA TRAGEDIA ES MAYOR A LA SUMA DE SUS OFENSAS" (Puuuaaajjj!!!)...
Mi recalificación, en el título de este post... Sorry, men!!!

jueves, octubre 19, 2006

LAS METAFORAS DE SUPERMAN (o Galería de Villanos II: BRAINIAC)

Revisar Súperman a lo largo de su historia, desde una lectura crítica, es un ejercicio fascinante. Umberto Ecco no se sustrajo a ello. Fue uno de los primeros en advertir la carga de significaciones que conllevaba esta historieta, y fueron muchos los que lo siguieron.
Yo -repito una vez mas: sin la idoneidad de mis predecesores- intentaré aportar algo.
No es que la saga del kryptoniano sea gran exponente del género. Por el contrario, en las distintas épocas, encontramos argumentos mediocres y dibujos rutinarios...
Pero que personajes y situaciones para leer el imperio!!!
Arranquemos con la prehistoria...
En la etapa mas arcaica del volador, salvo su origen extraterrestre, todo es realismo puro. O sea que el único detalle fantástico resulta el protagonista mismo, con sus extraordinarios poderes.
Eso es lo que se cuenta en los primeros números de Action Cómics. Las tapas muestran a Súperman parando coches, trenes, tanques, submarinos o aviones.
Y todo sucede en el excluyente escenario “real” de Metrópolis, que sin duda y confesamente, es Nueva York.
Nótese la apropiación del término para denominar el naciente centro del planeta, nombre nada casual, además, del diario donde el “real” Clark Kent oficia de reportero.
Pero rápidamente estos superpoderes son puestos al servicio de los aliados en la 2da. Guerra Mundial. Así, las portadas de principios de los ’40, muestran al Hombre de Acero haciendo trizas artillería y submarinos nazis o parando misiles enemigos con las manos.




Es decir que la historieta se vuelve mas realista todavía. Porque hay que destacar que Súperman no gana la guerra, lo cual podría suponerse que podría llegar a hacer por sí mismo. Sólo ayuda a su ejército, cosa de no opacar demasiado el "real" desempeño de éste. Así, en una tapa, entrega municiones a las tropas yankees en medio del fuego cruzado, y en otra enarbola una enorme bandera estadounidense, que se funde con los colores de su traje.












O sea: la relativamente cercana victoria (la revista es del '43) no será de Súperman, sino de todo el pueblo americano, del cual él es adalid. O dando aún un paso más: uno y otro se identifican, son la misma cosa.
Podría suponerse que esta pretensión realista respondía a la línea de la revista en que se publicaban las aventuras. Nada de eso, Action Comics estaba plagada de malas historietas fantásticas, con seres de otros mundos, monstruos, aparecidos y demás yerbas. El código estético de Súperman era absolutamente deliberado.
También Lex Luthor, el mayor villano de la época (y hasta la actualidad, ya nos hemos ocupado de la película) era "real".
Bastante posteriores a él, y con un tono humorístico, aunque también "reales", aparecieron otros villanos menores como The Prankster (El Bromista,1942) y The Toyman (El Juguetero,1943).
Recién sobre el final de la guerra, surge Mr. Mxyzptlx (o como mierda se escriba), con características de humor, pero decididamente fantástico: un duende de la quinta dimensión, al que se derrotaba solamente, pronunciando su nombre al revés. Quizá el villano más original de la saga, aunque al principio sus intenciones eran traviesas mas que malévolas.
La primer etapa de posguerra se caracteriza, sin embargo, por guiones poco imaginativos sobre los estúpidos amoríos del Súperhombre con las estúpidas Lois Lane o Lana Lang, o su amistad con el estúpido Jimmy Olsen. Las tímidas incursiones en lo fantástico se limitan al enfrentamiento del protagonista con héroes mitológicos o criaturas de leyenda.
Pero en el '51, Action cómics (Nº 158) vuelve al origen sobrenatural del hombre de Krypton, sentado en el Nº 1, reformulando y ampliándolo.



Y es aquí cuando la idea central de Súperman se revela en toda su dimensión: el Redentor, instalado en el "pueblo elegido".
Así, el abandono del realismo y la definitiva incursión en lo fantástico, que se instala definitivamente a finales de los '50, convierte a la historieta en mas "real" que nunca. Sólo que ahora, esa "realidad" no se expresa en la estética, sino a través del lenguaje metafórico.

Están dadas, entonces, las condiciones para que nazca un nuevo archivillano, acorde a los tiempos de la Guerra Fría. En Action Cómics Nº 242 (1958), hace su estelar aparición Brainiac.

Este verdoso personaje es un científico extraterrestre que envasa ciudades enteras en botellas, para estudiarlas desaprensivamente.
Súperman descubre que entre su colección de botellones, se encontraba una de su Krypton natal.
Una vez derrotado Brainiac, la rescata y no pudiendo reintegrar esta ciudad a su medio natural -ya destruído- la lleva a la Fortaleza de la Soledad en el Polo Norte, para protejerla, pensando que quizá, algún día, se den las condiciones para sacarla del frasco y restituírla a su tamaño natural, o sea: devolverle la libertad.
Hasta acá llega mi rastreo, pero me parece recordar de mis lejanísimas lecturas de la infancia, que otras ciudades fueron a parar allí.
Sería de una obviedad ofensiva a la inteligencia de mis lectores, ponerme a explicar la metáfora.
Todos sabemos que, a partir de la segunda mitad de los '70, la Argentina (y buena parte del continente) estuvo encerrada en un botellón, en la Fortaleza del Artico, custodiada por Súperman, para salvarnos de la amenaza verde... o era roja???.
Y el que no lo sabe o no lo crea, que recuerde los vientos helados que corrieron por estos pagos, en aquellos entonces.

RAZON POR LA QUE EL PyBe NO LABURA EN CARLITOS...


Se supo!!!
Parece que el PyBe no está atacado de fiaca, como yo, sino que enganchó un laburo. El Episcopado Argentino le encargó una historieta didáctica, para contrarrestar la campaña de educación sexual en las escuelas. El mismísimo arzobispo Bergoglio se encargó de escribir el guión de "Crecer cristianamente".
Presentamos con exclusividad este boceto de primer cuadrito, donde Bergoglio había imaginado el siguiente globo de texto, en boca de la chica: "Ya debes abandonar el cochecito y el chupete. Hemos empezado a crecer y lo haremos obedeciendo los preceptos de la Santa Madre Iglesia". Así, la historia sigue hasta que se casan vírgenes.
Claro que el PyBe, que no está muy al tanto de la realidad argentina e interpretó mal la consigna, piensa hacerle algunos retoques (cree que es lo mismo que un guión de Dao). En su versión quedaría: "El pitulín de este pendejo no me hace ni cosquillas. Yo me lo meto en la concha de pies a cabeza, con chupete y todo!!!". También planea agregar un texto al osito: "Me dejan afuera de la partusa... Ignoran que estoy lleno de merca..."
Si ésta es la reforma del primer cuadrito, se imaginarán como continúa...
Sinceramente, no creo que le acepten el laburo.

lunes, octubre 09, 2006

NUEVA BIBLIOTECA CLARIN DE LA HISTORIETA 2: EL HOMBRE ARAÑA (...EL OLIMPO DE SUPERHEROES)


Superhéroe tardío y menor. Si te querés gastar $ 11, 90 en el librito, es cosa tuya...

jueves, octubre 05, 2006

Y SEGUIMOS CON EL AUTOBOMBO!!!

TIT '96
presenta:

"EL FIN
Y
LOS MEDIOS"
La más hermosa de las perfidias
según la receta
del Señor Machiavello
por
ALBERTO WAINER

REPARTO:
NICOLAS: MIGUEL DAO-PORFIRIO: JORGE RIEDEL-IGNACIO: JAVIER MARISALDI-REMO: HECTOR HERRERA-HELENA: ANDREA PANNO-OTILIA: NELSA BONESSI
MUSICA EN VIVO:JAVIER ULMETE
ASISTENCIA DE DIRECCION:CECILIA ULRICH-HUGO NOWOTNI
ESCENOGRAFIA Y VESTUARIO:ALICIA LEVY
DIRECCION GENERAL:ALBERTO WAINER

lunes, octubre 02, 2006

QUE-CARAJO-ES-ESTO???

Juro que le mandé al PyBe un guión repleto de citas de Jean Francois Lyotard, Gianni Vattimo y Jean Baudrillard...Todo para qué??? Para que me salga con estas guarradas??? Y está mi firma ahí!!! Dios, qué van a decir mis amistades cultas???...Ma' sí, yo no me hago cargo... Que se los explique el mismo PyBe!!!

SE VIENE!!! YA LLEGA!!! NUEVA TIRA DEL PyBe Y DAO!!!

A PARTIR DE LA EXTRAORDINARIA REPERCUSION DE CARLITOS, ER GATO (UNO O DOS COMENTARIOS DE LA CHECHA), EL PyBe Y DAO HAN PERGEÑADO UNA NUEVA TIRA, QUE HARA HISTORIA...

"EL GUILLE Y EL DIEGO,

DOS FILOSOFOS POSMODERNOS"

EN EXCLUSIVA EN ESTE BLOG Y EN EL DEL PyBe!!!

RESERVE CON TIEMPO SU EJEMPLAR!!!

SE AGOTA!!!