SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

sábado, enero 20, 2007

PRIMERA PARTE: I. PREHISTORIA DE OTRA VIDA (4)

Vuelvo al antes en que iba a una escuela extraña, con pibes extraños, y a las calles de tierra, por las que volvía a mi casa, esperando, temiendo, deseando, que en la puerta se encontrara estacionado un coche fúnebre, que El hubiera muerto, a raíz de una de sus sucesivas enfermedades. Me enfermo, quizá me resfrío porque la palangana en la que me lavo la cara todas las mañanas antes de ir a la escuela está en el patio y el agua de la bomba en ella contenida se escarcha en el invierno. O simplemente porque los chicos tienen que enfermarse y estar en la cama varias veces durante la infancia, como yo ahora. Dejo el dibujo sobre la mesa de luz, y el doctor lo ve. Hasta es posible que lo haya dejado a propósito, orgulloso de mi habilidad, para que no tenga más remedio que verlo. Obvio que reconoce el personaje, todos lo conocen, es el Coronel. Se asombra de la exactitud de la copia. Elogia mis cualidades de dibujante. Ella, entre preocupada y –también- orgullosa, aprovecha para quejarse de que me pase todo el tiempo leyendo, en vez de andar jugando a la pelota con los otros chicos. El doctor la tranquiliza, desestima la supuesta rareza insinuada por Ella. Todavía, al menos para este doctor, las ventajas de los deportes en la salud de los chicos no aparece como discurso. Quizá han pasado demasiados campeonatos infantiles. Quizá este doctor, no tan oligarca, ya que hacía una visita a domicilio en un barrio perdido del pueblo, aunque los doctores de antes eran todos así, es posible, digo, que este doctor asocie el deporte con el fascismo del otro militar de nombre sonoro, pero paradójicamente impronunciable entonces. Sea lo que fuere, yo ya tenía el aval científico para seguir leyendo y no salir a la calle a ver esa realidad que me disgusta, esos pibes tan distintos a mí. Salvo en carnaval, en que, a pesar de las advertencias de Ella, salgo vestido a la vereda, desafiante, con la total convicción que conmigo no se iban a meter, que no me iban a mojar, porque se tendrían que dar cuenta que yo no jugaba con ellos, que era distinto, que mis amigos eran los del centro. Termino entrando a la casa completamente empapado y furioso, porque no advirtieron la diferencia, o la ignoraron, o me atacaron justamente por esa diferencia. Le pido a Ella que me seque, pero no quiero seguir escuchando, mientras lo hace, ¿viste que te dije? ¿por qué ya que estás así, no vas y jugás con los otros chicos?. Me enojo más y me encierro, dando un portazo, dejándola con la toalla en la mano, oyendo todavía: terminá de secarte, te vas a resfriar. Me encierro a leer o a dibujar al Coronel, y es quizá entonces cuando me resfrío y viene el doctor y ve el dibujo.
(continuará)

1 comentario:

  1. la verdad no lo entiendo mucho...
    estaria bueno que aca pongas cosas tipo "bajo la lupa de dao" como en tu blog
    saludos
    n-

    ResponderEliminar