SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

viernes, marzo 09, 2007

SEGUNDA PARTE: XVI. ROBOS, MENTIRAS Y SAQUEOS (2)

-Pasá, sentáte- me invita ALLIPAC, y cierra tras de mí, con llave, la puerta de la diminuta oficina, donde sólo hay un escritorio con un teléfono y una computadora, conectada a FERIA FRANCA.
El rostro de aguilucho de ALLIPAC me causa la misma impresión que la primera vez que lo ví. Me parecía recordarlo vagamente, de otro lado. Pero dado que mi memoria visual es tan deficitaria como la auditiva, no me hago demasiado caso. Por otra parte la situación no da para estas disquisiciones, ya que el otro, después de una pausa, clavándome la mirada, dispara:
-¿Por qué te interesa ése número en particular?
-Me falta...
-¿Es el único que te falta?
-No... Me faltan varios...
-¿Y por qué buscás sólo ése?
-Mi estrategia –invento- es completar primero los más bajos...
-¿Tenés el uno?
-Sí.
-¿Y el tres, el cuatro, el cinco, los que siguen... ?
-No todos...
-Entonces, ¿por qué preguntás por el dos solamente?
-Ya le digo, quiero completar la serie desde los más bajos...
-¿Y por qué compraste algunos de los que siguen, antes de tener el dos?
-No lo encontré hasta ahora...
-¿Y de dónde sacaste que yo lo puedo tener?
-Ya le dije, pasé, pregunté...
-También dijiste que habías andado hace mucho tiempo por este local... ¿Volviste? Yo no me acuerdo de vos...
-No, no volví nunca...
-¿Cuánto hace de eso?
-No sé, unos años...
-¿Cuántos?
-No recuerdo exactamente.
-Yo, al principio, no tenía las del Indio.
-Sí... pero vio cómo es esto... Siempre puede caer alguno a vender y...
-¿Comprás en FERIA FRANCA? -me interrumpe.
Mi cerebro trabaja a mil, calculando qué me conviene contestar.
-No... he visto algunas cosas, pero...
-Ahí aparecieron las diez primeras hace un tiempo. Las vendía un tal ELCOVE. ¿Te enteraste?
-No, no... que lástima...
-¿Y de un original, que ofertaba una tal SOADORA?
No me tengo que traicionar, tengo que controlar la transpiración, normalizar los colores de mi cara, mis cualidades de actor tienen que funcionar a pleno, no me saca la vista de encima.
-¿Un original del Maestro? ¿Cuál?
-Nada, un invento...
-¿Ve? Eso le quería decir. A mí nunca me convenció del todo FERIA FRANCA, me parece poco seria...
-¿Poco seria? Una cueva de mafiosos, eso es lo que es. La imagen que publicó ELCOVE de la dos, correspondía exactamente a la del ejemplar que a mí me robaron. Me di cuenta por unas crucecitas que tenía en la tapa...
-¿Ah, sí? ¿Se lo robaron?
-De mi casa, violentaron la caja fuerte... Pocos conocían que yo lo tenía ahí... A la SOADORA ésa se lo conté, no sabía que era trucha, decía que estaba interesada en ése número...
-Qué macana... ¿Y no hizo la denuncia?
-¿Para qué? ¿Quién se va a ocupar de esclarecer el robo de una revista vieja? Se te cagan de risa...
-Pero FERIA FRANCA tendría que...
-Les importa tres carajos. Oferté en la subasta de ELCOVE para conseguir sus datos, pero se vé que el tipo no es ningún boludo, el telefóno era falso y por correo se debe haber avivado de quién era yo, porque salió con una historia de que se las había vendido al CORSARIO, y es muy sospechoso que lo haya nombrado, porque a justo a ése yo lo conozco, competimos mucho y estamos peleados.
Pienso ahora en los ataques que el CORSARIO le hacía en FERIA FRANCA y además que fue una suerte que estén enfrentados, porque el CORSARIO podría conseguir mis datos a través de JUANJOS (el único que, junto con OQUEDA MENQUEZ, los posee) y pasárselos a ALLIPAC. Simultáneamente, me pregunto cuál, de todos los que respondieron a Elio Coradino Vélez, habrá sido éste... ¿SERTUFILIUS? No me escribió nunca. ¿CORNALITO? Imposible, lo conoce también a JUANJOS y del mismo modo que CORSARIO podría haber llegado hasta mí... ¡Claro! ¡FABIANEDITOR! La siguió mucho tiempo, haciéndose el boludo... Es evidente que quería llegar a encontrarse personalmente con ELCOVE. ¡Qué inocencia haberlo creído un coleccionista inocente!... Y escribía tan prolijamente como ALLIPAC... ¡Comparar cuerpos de escritura! Definitivamente, ELCOVE es un idiota... Ojo, voy bien, estoy zafando... tengo que volver a concentrarme en lo que ALLIPAC me está diciendo ahora...
-El tipo es muy hábil, fijáte que en el último de los mails de SOADORA me dice que se trata de una venganza y firma El Coleccionista Vengador... ¿Te das cuenta? Elco... leccionista.. ve... ngador...
-¡El-co-ve! –descubro.
-Sí, SOADORA, El-co-ve, El... io... Co... radino... Vé... lez, todos una misma persona. Al principio, con SOADORA, pensé que se dedicaba a molestar a los que trabajan, nada más. Pero después me dí cuenta que era...
-Una mente enferma.
-¡Un ladrón! ¡Un mafioso! ¡Podría haber vendido ése ejemplar en mil pesos! ¡Hasta del exterior me lo pedían! Argentinos, radicados ahí...
En medio de mi alteración, tengo que reprimir una sonrisa ante la repetición del mismo verso que había intentado con SOADORA. Sólo me queda ver como liquido rápidamente la conversación con este chanta, hacer que me abra la puerta, irme de acá...
-Creáme que lo lamento muchísimo, tanto por usted como por mí, porque si la hubiera tenido, se la compraba yo, no le quepa duda...
Me saca, por fin, la vista de encima.
-No, disculpáme vos por el interrogatorio... Estoy un poco paranoico... Pero me pareció sospechoso que vinieras así, de una, a preguntar por la dos...
-Si hubiera sido el ladrón, no lo hubiera hecho seguramente- arriesgo, con convicción, puesto que el ladrón no he sido.
Me vuelve a mirar, pero ahora de reojo.
-Claro... Lo que pasa es que... todo esto es tan raro...
Y se interrumpe. Abre la puerta. Salgo al oxígeno, que aspiro a enormes bocanadas.

(continuará)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario