SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

domingo, marzo 04, 2007

XIII. RUPTURA CON ELCOVE (3)

¿Qué significa esto?, es lo primero que nos planteamos con ELCOVE. Aún apartando las paranoias, existen demasiadas coincidencias. La más evidente, es que reaparezca SERTUFILIUS. Después, que lo haga ofreciendo la franja de numeración que obsesiona particularmente a ELCOVE y a mí. Si fueran números correlativos, podría justificarse en que alguien consiguió un lote, pero no lo son. Salteadas, son exactamente las que nos faltan. ¿Quién sabía de esto?. A varios le hemos pasado la lista de las que buscábamos, pero era más amplia que la de éstos números. Le planteamos a JUANJOS sí, algunas preguntas, pero sólo sobre misión secreta... ¡OQUEDA MENQUEZ! A él nos remite JUANJOS, y a él confesamos nuestra particular debilidad por estas historias. Pero queda sin explicar lo de SERTUFILIUS, porque el uruguayo no operaba, que sepamos, con FERIAFRANCA, demasiada dificultad para él vender allí, viene muy de tanto en tanto a Buenos Aires, y los costos de envío desde el paisito encarecerían demasiado. Entonces, habiéndonos vuelto a contactar con OQUEDA MENQUEZ, ya en la etapa de la fundación del IndioClub, después de la venta fraguada de ELCOVE, él no podría ser el allí ofertante SERTUFILIUS. Claro que el uruguayo podría habérselo contado a éste, que escondería por ejemplo, bajo ese nick, al CORSARIO, como insinuó, inventando, ELCOVE ante sus compradores. Sin embargo, ningún vínculo es posible rastrear entre OQUEDA MENQUEZ y el CORSARIOKIOSKO. Descartamos, sólo en tren de atribuir responsabilidades directas, la comprobable relación entre el primero y JUANJOS, porque éste termina confesándole a ELCOVE lo de PILUSO; por qué entonces no habría de hacerlo con SERTUFILIUS, de ser él. ¿Reservarlo para esta venganza? No condeciría con la personalidad que se vislumbra en JUANJOS. Aparte, qué sentido tendría haber intervenido en la subasta con tres nicks distintos. Claro que, no debemos olvidarnos de CORNALITO, que estaba en estrecha conexión con JUANJOS, al punto que le reenvió el mail de ELCOVE, el del cuento de que había sido estafado por el CORSARIO. (Quizá CORNALITO sea también de Mar del Plata, como lo indica su nick, aunque por los datos que envió FERIAFRANCA a ELCOVE, estaría radicado en Buenos Aires. Pero la idea no es descartable, ya que el vendedor balneario Federico Letti, adoptó otro apodo relacionado con la ciudad, ELPESCADO). Y es posible que CORNALITO copiara con SERTUFILIUS la misma estrategia de JUANJOS con PILUSO (o al revés). Y que OQUEDA MENQUEZ, que parece tener una estrecha relación con JUANJOS, le contara a éste nuestra particular debilidad, y el marplatense, a su vez, se lo transmitiera a Pablo (CORNALITO), quien encontró en eso la oportunidad para vengarse de la trastada de ELCOVE, a través de SERTUFILIUS. ¿Pero por qué esperó tanto tiempo? Podría explicarse en que no poseía esos ejemplares y tuvo que conseguirlos, o al menos las tapas, seguramente las tapas, porque la venta tiene todo el aspecto de ser fraguada y con la intención de que caiga en la trampa un único comprador, ELCOVE (también puede ser extensiva a mí, si se traicionó el secreto de su identidad). O quizá Pablo haya esperado para no despertar sospechas, al igual que lo hizo Elio con el lapso que fue desde los originales de SOADORA a su subasta de las primeras diez. Pero si no quería despertar sospechas, ¿por qué no operó con otro nick?; ¿creyó que ELCOVE lo iba a olvidar?; ¿cómo podría pensar eso si, de ser CORNALITO el propio SERTUFILIUS, ELCOVE lo mencionaba expresamente en la carta que le envió?. Lo que podría explicar la inmediata incredulidad de Pablo ante los argumentos de ELCOVE, no tan inverosímiles, por otra parte, dado que alguien evidentemente culto, como FABIANEDITOR, los aceptó... ¿Cifra algún significado ese nick? SER-TU-FILIUS... Ser- tu-... ¿hijo? ¿Hijo de quién? ¿De ELCOVE, en tanto imita sus procederes? Pero si SERTUFILIUS apareció antes de que ELCOVE revelara su mistificación... ¿Adivinó que en él se cifraba el coleccionista vengador, que adelantara SOADORA? Pero entonces no puede ser CORNALITO, ya que éste creyó al principio en la subasta, sino una víctima de aquélla... ¿Volvemos al CORSARIO? ¿O habría que remontarse al BAHIENSE, que se venga porque lo dejó su mujer? Aunque sería impensable tal estratagema en ese chico... También está ALLIPAC, el de la galería, que pareciera ser más vivo. Pero ése está demasiado ocupado en hacer negocios... De todos modos, cualquier hipótesis en relación a ellos nos devuelve al interrogante inicial: ¿cómo se enteraron de nuestra particular predilección por ésos números?... Las garras de OQUEDA MENQUEZ no podrían llegar hasta ellos.
Demasiadas incógnitas, que derivan en la primer disputa seria que tengo con ELCOVE. El sostiene que, a pesar de lo dudoso de la publicación, convendría ofertar, aunque más no fuera con un nick falso. Yo objeto que, de todos modos, nos pondríamos en evidencia: ¿quién otro que nosotros estaría interesado en la totalidad de ese lote y a esos precios?; nuestra astucia no merece correr el riesgo de caer en una trampa tan burda. Por otra parte, de ser real, el costo resulta disparatado y el que tendría que conseguir los fondos soy yo, no ELCOVE, y ya no tengo amigos a quien recurrir para que me cambien un cheque posdatado. ELCOVE sugiere que se los podría pedir a Graciela, mi actual mujer y yo me niego rotundamente, porque a Graciela ya le debo mucho. ELCOVE utiliza entonces el golpe bajo de mencionar el revistero de Caram, argumenta que no puedo dejar pasar la oportunidad de mi vida de saldar aquella cuenta con el pasado, cueste lo que cueste. La especulativa apelación a algo tan íntimo me enerva y le hecho en cara lo artero de su recurso, le espeto que yo no pienso satisfacer a ultranza sus caprichos de pretendido coleccionista exquisito y me dirijo al lugar donde tengo ocultas las reediciones de todos esos números, se los muestro y le digo: ya los leí todos, de punta a punta, acá, en Selección de las Mejores. ¿Te creés que me voy a gastar una fortuna para ver los cuadritos que les faltan? Estoy cansado de tus pruritos. Al final de cuentas es una pose tuya. O no estabas vos cuando compré ejemplares a los que le faltaban tapas, páginas, escritos, agujereados, destruidos. ¿Y acaso objetaste las fotocopias de la uno a la cinco de Andanzas que conseguí de Obstein? No, porque sabías muy bien que en la puta vida ibas a tener la guita para comprarlas. ¿Sabés lo que voy a hacer ahora? Bajo las tapas de Internet, se las pego a éstas de Selección de las Mejores y las añado a la colección. El imbécil ése de SERTUFILIUS, sea quien fuere, me va a terminar haciendo un favor. Y cualquier opinión tuya al respecto, me resbala...
Reparo en la palidez extrema del rostro de ELCOVE, que me está mirando estupefacto, con una mueca que, paulatinamente, se va transformando en asco, incredulidad, decepción. Quiere hablar pero no le salen las palabras. Finalmente, opta por irse. Su sombra se esfuma en uno de los ejemplares perfectos de la segunda colección, cuando me deja, dando un portazo.
(continuará)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario