SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

jueves, agosto 23, 2007

UN ORIGINAL QUE TRAE PROBLEMAS

Hace unos quince años, yo usaba, para mis excursiones por el Parque, una remera en la que me había hecho estampar la imagen de la ranchera del indio (chivo: más datos en mi NOVELA). Había ideado ese señuelo para el reconocimiento con otros coleccionistas, dado que la comunicación no tenía las facilidades de ahora. Surtía efecto. Así me contacté con varios, entre los cuales estaba el que me pasó esta fotocopia de un original que le había hecho y dedicado especialmente Quinterno. Lo que constituye una rareza absoluta, porque el viejo era muy reacio a estas cosas. Parece que el amigo César (su nombre me lo trae la dedicatoria, su apellido no) le había caído en gracia.
Ahora, revolviendo material a raíz del tema de la evolución del trazo, rescaté el dibujo.
Calculo que data de fines de los '70... y don Dante anduvo siempre cerca del siglo XX en edad .
Lo tenía olvidado -por negación, seguramente-, y me crea un problema.
Descartaba que este estilo de Patoruzú (uno de los que menos me gusta) hubiera pertenecido al viejo.
Creo que la memoria de quien fue un excepcional dibujante, no se merece que lleguemos a esta etapa de análisis.

EL REGRESO DEL INDIO (55)

miércoles, agosto 22, 2007

CRONOLOGIA DE LAS ANDANZAS DE PATORUZU (3)

Sigo haciendo aclaraciones sobre la marcha de este proceso de clasificación:
Ante todo, que los errores que consigno de listas anteriores, no son para descalificarlas, sino -en la medida de mis posibilidades- para perfeccionarlas. E incluso para que algún tercero dirima posiciones, con datos fehacientes.
Valoro mucho el trabajo de los coleccionistas que me han antecedido en esta tarea. Sin ellos, no podría -por carencia de material- realizarla.
Considero ésto como un verdadero work in progress, donde no importa tanto la autoría, sino el resultado final.
Claro que -y ya vamos por la segunda aclaración- el criterio clasificatorio puede diferir.
Yo tengo desde hace tiempo, a más de la lista de La Bañadera, que cruza El Mundo con Patoruzú y Andanzas, otra donde están separadas. Sergio me acaba de alcanzar una tercera, que se guía básicamente por las tiras de El Mundo, y las reediciones que se hicieron de ellas.
Opino que el criterio más adecuado sigue siendo el cronológico de La Bañadera. Lo que sucede es que allí se han deslizado varios errores, inexactitudes y ambiguedades.
Otro tema es qué se debe consignar, aparte de la cronología.
Coincido, sí, en que vale la pena reseñar las republicaciones. No sólo como curiosidad, sino también como guía para el coleccionista.
Lo que me parece innecesario es apuntar la numeración de las tiras, lo cual puede resultar en un verdadero galimatías, que ha hecho ya naufragar muchas buenas intenciones. Las tiras se numeraban y renumeraban con un criterio bastante caprichoso. No considero, además, que esos datos aporten demasiado.
No así el dejar sentado la cantidad de episodios de cada aventura, lo cual informa de su extensión de una manera más clara que la numeración.
Por eso he agregado, en las dos entregas anteriores, el total de tiras al lado de cada título. Y lo seguiré haciendo, por supuesto, de aquí en más.
Sigo aclarando: cuando no tengo datos de extensión en las listas (pasa sobre todo respecto a Patoruzú, ya que las de El Mundo, cotejando unas con otras, terminan siendo bastante completas y coincidentes) me guío por la republicación en Las Grandes Andanzas. Lo que puede dar por resultado algunas en menos, ya que para adecuarse al formato se suprimían episodios no sustanciales. Además, no siempre se puede determinar con certeza donde termina un título y comienza otro, ya que solían aparecer tiras cómicas intermedias, como una especie de descanso entre aventuras.
Por otra parte, ya he pedido ayuda a coleccionistas de los grossos, en caso de dudas importantes.
Y por supuesto, como menciono ut supra, se agradecerá todo aporte fundamentado.
11: "GARFIO, EL PIRATA" (95 tiras) PATORUZU: Nº 15 - 07-09-37//ANDANZAS: Nº 17 (*)- Mayo 1958
12: "DISCIPULO DEL DIABLO" (181 tiras)EL MUNDO: 24-09-37//PATORUZU: Nº 55 - 03-10-38//ANDANZAS: Nº 1 - Octubre 1956
13: "UPA HIDROFOBO" (32 tiras)PATORUZU: Nº 21 - 07-12-37//ANDANZAS: Nº 6 - Junio 1957
14 (*): "EL RESCATE DEL IDOLO" (89 tiras)PATORUZU: Nº 23 - 04-01-38//ANDANZAS: Nº 5 - Mayo 1957
15: "EL MISTERIO DEL OJO DE VIDRIO" (146 tiras)

EL MUNDO: 23-03-38//PATORUZU: Nº 70 - 16-01-39//ANDANZAS: Nº 8 - Agosto 1957

(*) La Bañadera consigna erróneamente el Nº 6.

(*) Como se vió en la nota a la décima ubicación, ya vengo desfasado con la lista de La Bañadera. Aquí me distancio una vez más. En este lugar, la referida publicación coloca "Un regalo de la Patagonia", aparecido en el Libro de Oro del '38 (que ni tengo ni tendré nunca, a menos que lo cartonee de milagro, ya que no pienso pagar los disparatados precios que los ávidos mercaderes piden por él). Pero me llamó la atención que en la susodicha lista sea la única inclusión de tiras de un Libro de Oro. Podría ser que lo justificara la extensión de la aventura. Inusual, ya que en ellos no se excedía los 8 episodios, siendo más frecuentes los de 4. Y si habría que incluír a éstos, la tarea resultaría interminable, ya que cada edición traía varios de ellos. Así, me autofijé para esta lista el límite de 16 episodios -ej: "Urraca regenerado"- . El criterio responde no sólo a acotar la tarea, sino también a delimitar lo que considero cabalmente "historieta", de "tira cómica" (no es el lugar de fundamentarlo, tampoco tengo muchas ganas ahora, ya que lo discutí profusamente hace poco en otros ámbitos). De "Un regalo..." el único dato que poseo es la reproducción de una página en el libro de Muzio, que me hace sospechar que no escapaba a la métrica general de los Libros de Oro. Deduzco, de ser así, que el coleccionista que la incluyó en la lista consideró que merecía mencionarse por tratarse de un retorno a los gags del avestruz que acompañó al indio en sus inicios con Gilito y Julián. Y si bien sería atendible la razón histórica, no obedecería a un criterio riguroso. Por lo tanto, no la consigno aquí, a menos que me confirmen que la extensión no es la que supongo.

martes, agosto 21, 2007

CRONOLOGIA DE LAS ANDANZAS DE PATORUZU (2)

A raíz de un comentario de Sergio, me parece pertinente dejar bien en claro que la cronología que establezco no es la de las publicaciones en el diario El Mundo, sino (en consonancia con la publicada en el libro de La Bañadera) un cruce entre éstas, las de la revista Patoruzú, y (si llego) también de Andanzas.
La última sólo está reseñada en La Bañadera a título de las reediciones. Pero así como hubo un período de contemporaneidad entre las tiras del diario y las nuevas historias de la revista semanal, también lo hubo, aunque breve, entre la semanal y Andanzas.
En junio de 1961 comenzaba en Patoruzú "Guerra en el hampa". En julio, en el nro. 55 de Andanzas, aparece "La extraña herencia", la primera inédita. Le sigue en orden "El espía X-113". Y allí hay que volver a la semanal, donde el 21 de agosto comienza "Duque, Borgia y Cía.", la última en continuará de dicha publicación.
A partir de ese momento, la cronología sigue exclusivamente por el lado de Andanzas, ya que en Patoruzú comenzarán las tiras cómicas autoconclusivas, que no entran en este análisis.
La razón que en Andanzas se abandonaran las reediciones, era que se les estaba agotando el material. Las últimas aventuras de semanales estaban demasiado cercanas para volver a publicarlas.
Al mismo tiempo, ésto determinó que la sede de las historias largas quedara instalada solamente en la revista mensual.
Por último, puntualizo que los títulos de las aventuras, responden al que se les dió en Andanzas, ya que en El Mundo y en Patoruzú -a excepción de unos pocos-, no los tenían.
En los casos de las que nunca salieron en la revista mensual, se deben a la identificación que les daban los coleccionistas, y que terminaron imponiéndose por el uso.
6: "AL CAMPO DEL HONOR" (67 tiras)
EL MUNDO: 09-12-36
PATORUZU: Nº 31 - 18-04-38
ANDANZAS: Nº 6 - Junio 1957
7: "SE CASA EL INDIO" (32 tiras)PATORUZU: Nº 3 - Enero 1937
ANDANZAS: Nº 2 - Febrero 1957
8: "JOYAS Y PIRATAS" (178 tiras)
EL MUNDO: 14-02-37
PATORUZU: Nº 37 - 30-05-38
ANDANZAS: Nº 7 - Julio 1957
9: "UPA Y EL MISTERIO DE LA GRUTA" (161 tiras)PATORUZU: Nº 5 - Marzo 1937
ANDANZAS: Nº 2 - Noviembre de 1956 (*)
10 (*): "FLOR DE SOCIOS" (43 tiras)EL MUNDO: 09-08-37
PATORUZU: Nº 52 - 12-09-38
ANDANZAS: Nº 9 - Setiembre 1957
(*) Es frecuente el error -y la Bañadera cae en él- de consignar febrero del '57, como fecha de aparición del nro. 2 de Andanzas. Al respecto ( VER ).
(*) Otra gaffe de La Bañadera (o de Grodecki-Heredia-Piñeyro, autores de la lista): se consigna esta aventura como la 11, poniendo en el lugar de la 10 "Honorable John", que en realidad es el nombre del villano de "Joyas y piratas". Esta ocupa 177 episodios en El Mundo y comienza en el 423. Se consigna el 601 como inicio de "Flor de socios"; o sea que en el medio, en el diario, no existió otro título.

lunes, agosto 20, 2007

NUEVO CUESTIONARIO (2)

Mi nuevo cuestionario ha pasado totalmente inadvertido.
Supongo que es demasiado erudito, así que no me calentaré en postear sobre los datos y trampas que contiene, dedicándome a otros asuntos que sean de interés de los lectores de este blog.

Que le vamo' a 'cer, el rating manda.

CRONOLOGIA DE LAS ANDANZAS DE PATORUZU

Anduve en una reunión de patorucenses celebrada en La Plata.
Esta iniciativa del Pirata está buena, y puede que salgan cosas interesantes del grupo.
Por lo pronto, en esta oportunidad, se habló -entre otras cosas- de concretar distintas tareas, que finalmente serán publicadas en la página de Sergio.
Así, se está llevando adelante la clasificación de Selección de las Mejores. Otro integrante está abocado a localizar los episodios faltantes en Andanzas clásicas.
Yo me acoplé a la propuesta del amigo Mario Melendi, respecto al análisis de la evolución del trazo de Quinterno.
Para ello, el primer paso es necesariamente ubicar de forma cronológica las aventuras, ya que como se sabe, las reediciones en semanales no responden al orden de publicación en El Mundo, y a su vez, en Andanzas tampoco se respeta uno u otro.
Me dediqué entonces a la tarea, seleccionando un episodio de cada una, cuyas imágenes iré volcando aquí, junto con la data.
Una buena guía para ubicarlas es la lista de la Bañadera. Así y todo, hay allí algunos errores que trataré de subsanar.
El resultado final del trabajo con Melendi, una vez concluído, se verá -como dije- en la PATORUZU-WEB.

1: "EL GITANO JUANIYO" (48 tiras)

EL MUNDO: 11-12-35

PATORUZU: Nº 1 - Noviembre 1936 (hasta la tira Nº 29, no continuando en el Nº2)

2: "EL LOCO DEL CASERON" (24 tiras)

EL MUNDO: 02-02-36

3: "EL AGUILA DE ORO" (172 tiras)

EL MUNDO: 01-03-36

PATORUZU: Nº 4 - Febrero 1937

ANDANZAS: Nº 3 - Marzo 1957

BIBLIOTECA CLARIN: Tomo 7 - Marzo 2004

4: "INDESEABLES DEL TURF" (111 tiras)

EL MUNDO: 20-08-36

PATORUZU: Nº 19 - 02-11-37

ANDANZAS: Nº 5 - Mayo 1957

5: "URRACA REGENERADO" (16 tiras)

PATORUZU: Nº 2 - Diciembre 1936

ANDANZAS: Nº 4 - Abril 1957

LOS 50 AÑOS DE EL ETERNAUTA

La última edición de la revista VIVA, de Clarín, le ha dedicado unas páginas al aniversario de la creación de HGO.Se sabe que este tipo de publicación está destinada a un público tan genérico que su contenido termina siendo anodino y no aporta nada nuevo a ningún tema.

Sin embargo, no está mal que cada tanto se reitere la tragedia de los Oesterheld, para refrescar la memoria o para enterar a algún despistado.
Pero además, resultan interesantes algunos tramos de la nota:
La anécdota de los Oesterheld esperando que Hora Cero llegara a los kioscos de Retiro.
El testimonio de Solano, manifestando su disconformidad con la ideología de la segunda parte de la historia.
Y el dato que los originales de El Eternauta están en manos de un coleccionista italiano, que se los compró al imprentero que cagó a los Oesterheld (poca ética la de algunos coleccionistas).

martes, agosto 07, 2007

VUELVE LA CRITICA CINEMATOGRAFICA A ESTE BLOG: "ZZZ"

Fuí a ver “XXY”, de la hija de Puenzo.

Si bien la filiación no era un buen referente... Si bien me había clavado hace poco con una película argentina, dirigida por otra mina (“Una novia errante”, o “perdida”, o algo así, ya la borré de mi memoria)... Si bien tengo una marcada aversión hacia los films protagonizados por Darín, con ese estilo suyo de no actuación, tan “creíble” y tan al gusto yankee... Si bien desde hace mucho que no le doy ninguna pelota a los críticos vernáculos, que son tarados posmodernitos en su mayoría, ni a los premios europeos, que son otorgados por otros posmo, quizá no tan tarados, pero sí snobs...
...soy desde siempre -que le voy a hacer- un militante de la industria nacional.
Así me va.
El bodrio en cuestión trata el tema de la androginia, más precisamente el hermafroditismo en un sujeto (de algún modo hay que llamarlo) de 15 años.
Pretende ser sutil y resulta tan obvio y chabacano como una de Olmedo y Porcel. Algunas brillantes líneas de diálogo: "Te estuviste pajeando" o "Querés que te la muestre?".
Sofovich no hubiera desdeñado, por ejemplo, la escena donde la madre del/la protagonista corta una zanahoria, mientras habla de la posible operación de éste/ta.
Pero el argumento, que amenaza ir por ese lado desde la primera escena (es ineficaz el suspense que se pretende crear, ya que se adivina todo de entrada), y constituirse en "valiente alegato a favor de la elección sexual" (postura encarnada por cara-de-conflicto-interior-permanente-Darín), se bifurca en una absurda historia de "atípico amor entre púberes".
Quizá esta línea hubiera sido más interesante que la previsible vertiente clínico-panfletaria, si la hubiera tenido en manos un director de talento.
Por si lo dicho fuera poco, ya finalizando la película, la realizadora se cree en el deber de explicar las tendencias homosexuales del adolescente que tiene sus atributos en orden y le otorga una escena confesional con el padre. El diálogo merecería figurar en una antología del absurdo.
Qué más? Ah, sí... eligió a la Carolina Pelleriti, que como todos sabemos no se sabe si es macho o hembra, para uno de los roles protagónicos. Y a la Bertuccelli, que tampoco resulta muy definida que digamos, y que encima hace juego con Darín, poniendo siempre cara de preocupada.
Hay muchos otros despropósitos como estos, pero espero que con los enumerados les alcance para pasar lejos de la puerta de las salas donde se exhibe.
Así que a mi lista negra de mujeres realizadoras criollas (donde ya figuran Lucrecia Martel y la aludida de la novia, que es a su vez novia de Daniel Heller -cómo no va a perderse esa chica, con semejante compañía?-), añado desde ahora a Lucía Puenzo.
Y para que no se diga que me gusta tirar mierda, rescato de lo último de la industria nacional “El Otro”. Esta sí vale la pena.
La dirige un varón.

lunes, agosto 06, 2007

CONVENTILLO, POR HECTOR L. TORINO (2)

Me había reservado las páginas del Conventillo (VER) para saborearlas en las vacaciones de invierno. Me llevé más de una sorpresa...
El vendedor las había anunciado como extraídas de "Leoplán", del año '40. O sea, reedición de lo publicado en "Aquí Está!". Si bien me pareció curioso que a tan poco tiempo de la tira original volviera a aparecer en otra revista, no dudé de su versión, ya que -de no ser así- iba en contra de sus propios intereses (no siendo originales, cotizaban menos).
Promediando la lectura, una mención en la historieta a "Aquí está!", me puso en alerta. Podría ser que se le escapara a Torino, y que no la hubiera adaptado, pero era raro.
He dicho ya que me fueron entregadas en folios. Su disposición era de a dos hojas por cada uno de ellos, o sea que la página de atrás de la tira quedaba oculta. Ya había echado un vistazo a algunas contracaras, dado que tuve que volver a acomodarlas, porque el orden no siempre era el correcto. No me habían llamado mayormente la atención. Correspondían a notas de interés general, propias de las revistas de la época, o a publicidades.
Noté, sí, que la forma de encuadernación primitiva había sido otra. Todas presentaban tres agujeritos en el encabezamiento, denotando haber estado cosidas, posiblemente.

Y muchas de las hojas tenían un pequeño reborde adicional al recorte, donde figuraban números secuenciales anotados a lápiz, que supuse eran el orden que les había impuesto el primigenio compilador.

Comprobé también que la página de Torino no se ubicaba siempre en el mismo lugar de la revista, lo cual daba diversidad a las contracaras (de lo contrario, podrían haber correspondido a una misma sección fija).
Me dispuse, entonces, a revisar más sistemáticamente esos reversos y en lo primero que reparé fue en las publicidades con cupones para recortar y enviar por correo.
Esto lo aprendí de las Andanzas y Correrías. Se estilaba anotar marginalmente en esos cupones una sigla que indicaba de que revista provenían. Así, por ejemplo, podía aparecer en un anuncio de Andanzas Nº 25, la leyenda "AND 25". Una suerte de marketing primitivo que le indicaba al avisador el éxito de su inversión, y lo orientaba acerca del medio gráfico en que debía seguir o no invirtiendo en publicidad.

A poco de revisar las contracaras de las páginas del Conventillo, apareció en un aviso de Escuelas Zier ("Las escuelas modernas, de más prestigio y fama en las Américas") lo buscado: "A.E.300". Lo cual, no podía querer decir otra cosa que "Aquí está! Nº 300". Encima, "300" era también el número anotado marginalmente a lápiz.

No obstante la evidencia, mi obsesividad me llevó a corroborarlo en otras publicidades, y en sus correspondientes anotaciones. No me alcanzaba con eso, sin embargo. En algún lugar tendría que aparecer la mención a la revista, con todas sus letras. Finalmente, muy avanzada la requisa, me topé con una sección de comentarios radiales firmada nada menos que por Héctor Bates, el legendario actor de radioteatros. Su título: "Transmite AQUI ESTA!".

Ahora, quedaba por determinar la fecha. En una crónica cinematográfica apareció la mención al año 1939.
La data de mis páginas quedaba así casi completa: 73 episodios del Conventillo, publicados entre el número 299 y el 384 (la diferencia en cantidad radica en que hay algunos saltos de continuidad), en la revista "AQUI ESTA!". Me faltaría determinar las fechas exactas, lo cual podría hacerse con un cálculo, a partir de un solo dato, teniendo en cuenta que la publicación era semanal. Pero mi meticulosidad de coleccionista ha quedado ampliamente satisfecha con los hallazgos referidos. Sumado esto a la sorpresa de la valorización adicional de lo adquirido. Posiblemente la confusión del vendedor provenga de que "Leoplán" era otra revista de la misma editorial, Sopena, que no sólo se dedicaba a este tipo de publicaciones, sino también a la gran literatura.
Pero el real valor, sin duda, radica en la historieta en sí.
Muchas veces el amigo Carballo me ha dicho: "Lo mejor de Torino hay que buscarlo en "Aquí está!". Es rigurosamente cierto.

A lo largo de estas páginas se suceden dibujos increíblemente elaborados, con un estilo personalísimo, e historias muy imaginativas, con una mezcla de costumbrismo y delirio absolutamente infrecuentes para la época. No me cabe duda que el gran Battaglia ha abrevado en esta fuente. Un pequeño ejemplo: el loro Pascualito frena la prepotencia de un comisario, dándose ínfulas con una falsa llamada telefónica al presidente Ortiz.

Don Nicola, en estos episodios, pasa por: aventuras en un circo, en el castillo de un inventor loco (que resulta ser el padre de los sabios Turbina y Lamparita), el hallazgo de un tesoro en los sótanos del conventillo, la vida de potentado que se da con él, un viaje a Africa en busca de los profesores, el encuentro con un falso científico que transfiere a humanos características de animales, la vuelta a la Boca y la destrucción del conventillo por un incendio... Pavada de historietas. En el medio hay algunas páginas de gags independientes, como el del "yettatore", que aquí reproduzco. En el remate se puede advertir la modernidad del recurso metahistorietístico.

Mención aparte merece el extenso episodio del hallazgo del tesoro, dejado por antiguos contrabandistas en el sótano del conventillo. Si bien Don Nicola y el enano Sansón son quienes lo descubren, es disputado por un inquilino turco. La desopilante lucha entre tano y otomano, me remite nuevamente (ya hablé de esto en otro post sobre Torino) al "Mustafá", de Discépolo, estrenado a principios del '20. No descarto que el creador de Don Nicola conociera y admirara la obra de don Armando.

Un dato interesante en el lenguaje -a más del divertido cocoliche del protagonista y la jerga de otros inmigrantes- son las muletillas que acompañan a distintos personajes, y le dan fuerza a la caracterización: "Ejem!...hip" (el sabio loco y su mascota el loro, que la repite); "No faltaba más! sssssss!" (el comisario, al que el loro también parodia). Y los extraños juegos de palabras entre el enano Sansón y los profesores: "Pues si pretende que el enanito deje de ser lo que es, seremos nosotros quienes evitaremos lo que él pretende hacer con quien no quiso ser menos de lo que fue". Es posible que estos intríngulis hagan referencia a alguna frase popular, perdida en el tiempo.

Un momento histórico de la tira!: los hermanos profesores aún no tenían, en esta etapa, los nombres de Turbina y Lamparita. Es más, el último no portaba una lámpara en la cabeza, sino un gorro. Es el sabio loco, quien se descubre padre de ambos, quien la lleva y posteriormente su hijo la adopta.
Es una verdadera lástima que en la época en que surgió Torino no se valorizara a la historieta, sobre todo cuando hoy en día, cualquier bazofia del género es considerada arte por muchos imbéciles. Así, lo mejor de la producción de don Héctor apareció muy temprano, en su juventud, donde supongo poseería un gran entusiasmo por su creación. Después, no ayudado por el medio, apenas si la sostuvo. Y si bien Quinterno cuidó mas a sus personajes, no es menos cierto que la gran etapa del indio fue la de los comienzos .Y para finalizar, me pongo reiterativo con las quejas: es un verdadero crimen que los responsables de la Biblioteca Clarín de la Historieta hayan dejado pasar la oportunidad de reeditar este gran clásico argentino del género, prefiriendo en cambio ocuparse de Stan Lee.

domingo, agosto 05, 2007

EL GALPON CIBERNETICO (4): MAS DE BILLIKEN

Dos hallazgos más, de las grandes historietas del Billiken:

1) Cuando hablé de los muchos aciertos de la revista, respecto a la historieta, omití referenciar a Chick Bill, el Cow-boy, una interesante mirada sobre el oeste americano, hecha por el belga TIBET. No creo que aquí haya aparecido en otra publicación, pero en Francia y en España abundan los álbums de la prolífica serie (supera los 60 títulos). La entrega que reproduzco pertenece a la edición de Billiken del 20 de junio de 1966.

2) Una verdadera joyita. El final de "Le départ des revenants", de Arturo, el Fantasma Justiciero (Cèzard). Si bien en España se tradujo como "Los fantasmas huyen", creo que es mas fiel al juego de palabras original "La desaparición de los aparecidos” (VER). Como ya he dicho en el post referenciado, la historia se publicó en Vaillant, a mediados de los '50. Preciso aquí la fecha: desde el 08/07/56 al 24/03/57.
Podrán observar al pie de página del Billiken, que la aventura terminó en la revista el 13 de julio de 1959. O sea que la serie llegaba a la Argentina con apenas dos años de atraso. Se trata de una de las más interesantes historias de Arturo, que aún no poseo completa (pero andamo' en eso).

EL GALPON CIBERNETICO (3): SONASTE, MANECO!

Los muchachos de La Bañadera rescataron del olvido una frase de enorme popularidad en los '30: "Sonaste, Maneco!". Tal era la exclamación que profería el personaje del mismo nombre, en el cuadro final de una tira ("Las Desventuras de Maneco") que publicaba Caras y Caretas, y cuyo autor firmaba como LINAGE. Maneco era el típico chanta porteño de la época: en la lona, pero con ansias de figuración social, cazafortunas empedernido y cuyas avivadas -huelga decirlo, dado el título de la tira y la frase de remate- terminaban siempre mal. Exactamente el mismo modelo sobre el cual Quinterno diseña a Isidoro Cañones. Me he referido hace poco al tema, a propósito de la película. O sea, que Maneco es un argumento más para sostener mi (esbozo de) tesis de los prototipos historietísticos necesariamente contextuados en el socio-histórico que los produce, y las dificultades -que no son tomadas en cuenta- de cualquier "actualización".
Mi tarea de desempolvar cajas arrumbadas en antiguos galpones ha dado nuevos frutos: unos ejemplares de Caras y Caretas de finales de los '30, de donde extraje estas páginas de Maneco, que aquí les dejo de regalo.