SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

miércoles, diciembre 31, 2008

martes, diciembre 30, 2008

“Yo hago historietas con tipos tomados de la realidad” (Héctor L. Torino) - 2da. Parte

Quiero terminar el año con Torino. Supongo que es redundante aclarar que no se trata de autos ni de vinos, sino del entrañable don Héctor Locuratolo.
La frase que titula este post y el anterior, responde a un auto reportaje - también enviado por Luis Del Pópolo, cuya inestimable colaboración no me cansaré de agradecer- aparecido en “Leoplán”, revista en la que el autor de Don Nicola publicó Esculapio Sandoval, otra maravilla olvidada
(ver).
El tono que utiliza Torino para hablar de sí mismo es humorístico, en ese estilo del que la revista "Patoruzú" abusó luego. Pero la frase que rescato es seria. Como es seria su afición por las curvas femeninas. Aunque relate en broma, refiriéndose a sus comienzos en el dibujo, que en la academia a la que concurría, resolvió ser corto de vista, para que lo colocaran en la primera fila de observación de las modelos. En tren de interpretar el chiste que ilustra la nota, se podría decir que revela -a la manera de un Dr. Merengue sutil- que al autor le importaban más las minas que la historieta. Otro interés prioritario suyo -que también se insinúa en este dibujo, pero que no es una interpretación, dado que varias veces lo declaró- fue hacer guita. Nunca la hizo, porque su bohemia se imponía. Y ésta es otra razón para que lo sienta muchísimo más cercano que al témpano Quinterno. Y en cuanto a las mujeres, la publicidad de “Bicho Feo”, en la misma edición del auto reportaje, indica que al menos, sus intereses estaban divididos. Pasa con algunos espíritus curiosos, con los que humildemente me identifico. Son tantas las cosas que lo atraen a uno, que termina desperdigando sus talentos. Por eso no hay que confundirse con Torino, al que suele pintarse como despreocupado de cuestiones creativas. Una interesante asociación entre éstas y las minas, surge de un reportaje en serio, que en algún momento tomé del blog de Maganás, pero que ahora no encuentro para linquear (creo que era de la revista “Dibujantes”). Dice allí Torino: “Hasta el momento lo que más dificultades me ha ofrecido ha sido encajar la figura femenina dentro de mi estilo un tanto exagerado sin que la misma pierda su gracia y belleza”.
Una propiocepción de lo más ajustada. Las mujeres de Torino -lo he dicho y lo reitero- no tenían nada que envidiar a las de Divito. Sin embargo, al lado de Don Nicola y la fauna que lo rodeaba, resultaban demasiado contrastantes. No porque el gringo, aún con su veta sainetera y hasta grotesca, no tuviera asiento en la realidad, sino porque las minas que solían aparecer por el conventillo resultaban en extremo estilizadas para ese ambiente.
La realidad y la fantasía han jugado constantemente entrelazadas en la creación y en la vida de Torino. Cómo se explica, sino, un conventillo de La Boca donde aterrizaban naves espaciales? O un aspirante a millonario, que tocaba el violín en piringundines
(ver)?
El post que antecede es otro ejemplo de este aserto. El delirio de un ingeniero, al que mucha gente daba crédito, es tomado paródicamente por Torino en el plano creativo, y lo termina convirtiendo en un concurso muy real. Pavada de complejidad, detrás de un humorismo de aparencia inocente.
Por supuesto que estas ideas no le sirvieron a don Héctor, como lo anticipé, para cumplir su sueño de convertirse en millonario (...no puedo dejar de asociarlo con Arlt, al que se asemeja en más de un aspecto). Por el contrario, según múltiples testimonios, terminó buscando changas que estaban muy por debajo de su maestría y negado por varios que habían comido gracias a él, en las épocas de bonanza de Ediciones Torino.
Una idea de como manejaba sus negocios, la da una historieta que realizó para “La Barra de Pascualín”, en 1960. El pié de la primera página exhibe una publicidad de “El Rubio Millán” (otro gran éxito del radioteatro sudamericano). Eran épocas en que las compañías de Juan Carlos Chiappe, Héctor Miranda, Audón López, Rolando Chávez, tenían una enorme audiencia radial, al tiempo que recorrían los pueblos con la versión teatral de sus melodramas. Liberto Pecci, protagonista -y posiblemente también libretista- de “El Rubio Millán”, no es de los que han quedado inscriptos en la memoria popular y no creo que tampoco, en su momento, gozara de la popularidad de los nombrados. Sin embargo, por los pocos pesos que debe haber pagado por la publicidad en “La Barra de Pascualín”, Torino le concedió el plus de dedicarle un episodio de Don Nicola. O quizá eran amigos de farra, y ni siquiera le cobró el anuncio.
Las peripecias por las que pasan el tano y El Maestro son más o menos las previsibles en este tipo de historietas (la clásica confusión entre el gorila disfrazado y el auténtico). Pero el clima de “terror” del inicio, y el remate en el último cuadrito, resultan impagables. Ni hablar de la portada, que está dedicada al episodio.
La aventura es cortita, apenas 4 páginas tabloides. Pero sumadas a la tapa y como regalo de fin de año, en La Colección de Dao, no está nada mal, me parece... Mejor que un calzoncillo o un par de medias, no?
Ya está bien por el 2008. He posteado bastante, y en varios lados. Espero que volvamos a encontrarnos en el 2009.
Felicidades y esas cosas...

LA COLECCION DE DAO: DON NICOLA EN LA BARRA DE PASCUALIN

"Nuevas Aventuras de Don Nicola y el Maestro"

por HECTOR L. TORINO
4 páginas y portada de La Barra de Pascualín Nº 19
Enero de 1960
(para mas información ver)


“Yo hago historietas con tipos tomados de la realidad” (Héctor L. Torino) - 1era. Parte

Hace setenta años, a comienzos de 1939, cuando apenas faltaban meses para que se largara la 2da. Guerra, el Führer ya venía aplastando con la bota no sólo a Alemania, sino también a los países vecinos. En la Argentina gobernaba Roberto M. Ortiz, producto del “fraude patriótico”, y en la Pcia. de Bs. As., Manuel A. Fresco, un admirador de Mussolini. Sin embargo, los porteños, como de costumbre, miraban las nubes. Parece que el calor arreciaba y la sequía era prolongada.
Juan Baigorri Velar fue un ingeniero que en la década del 30 se proclamó inventor de una máquina para hacer llover.
Según una nota pintoresquista de Clarín (ver), "el mago de Villa Luro", como se llamaba a Baigorri Velar, demostró la eficacia de su aparato el 2 de enero del 39. Sin embargo, otra nota, aparecida en Nro. 288 de la revista “Aquí está!”, poco después del supuesto éxito del ingeniero, el 20 de febrero del mismo año, y que me fuera gentilmente enviada por el amigo Luis Del Pópolo, contradice la versión:
“Lo profosore son do fonómonos!”, declara Don Nicola después del experimento de la lluvia.
Historia de un invento, de un concurso y de un éxito que fueron lo que debieron ser porque nunca dejaron de ser lo que habían sido.

El país y sus alrededores han vivido durante estos últimos días una emoción extraordinaria. Después del fracaso de Baigorri Velar, que apagó tantas esperanzas agrícola-ganaderas, que hizo sacar en vano a la intemperie las cubas de los viñateros y los tarros de leche de los tamberos, ya se daba por definitivamente acabada la posibilidad de un aparato para hacer llover. Pero surgió una voz:
- Nosotros, que somos los que debemos ser, pero podríamos haber sido diez veces más de lo que somos, si los que no fueran mucho menos de lo que parecen ser, hemos inventado un aparato que, ése sí, hará llover lo que debía haber llovido si el que quiso hacer llover hubiera podido hacer llover lo que esperaban que lloviera... (1)

- Lo profosore!... Lo profosore hano enventado l’aparato para hacerte caer lo choporrone!...- gritó don Nicola con extraordinario entusiasmo. Dio el grito en el conventillo de nuestra historieta. Gritar en un conventillo es difundirlo por el altoparlante de las vecinas a todo el barrio. El barrio se lo cuenta a la ciudad. La ciudad al país. El país al mundo. Y así supo todo el mundo que los profesores creados por la imaginación de nuestro dibujante Héctor L. Torino, habían realizado el milagro que el ingeniero del enchufe no había podido llevar a cabo: la máquina para hacer llover!
Pero nunca faltan espíritus descreídos o malintencionados que echan sombras sobre los más preclaros talentos. Lo mismo que dijo el mundo de Einstein, de Galileo, de Marconi y del doctor Giacobini (2), dijo también de los profesores: -Son unos macaneadores!
Y el mundo se lo dijo al país, el país a la ciudad, la ciudad al barrio, el barrio al conventillo, y el conventillo a don Nicola. Y enterado nuestro ilustre tano de aquella terrible injusticia que pesaba sobre el prestigio de sus dos hijos predilectos, los llamó una noche a su pieza de encargado, les sirvió de su vino favorito y les dijo:
-Mochachos: ostede se hano enterado de lo romore cercolante que cercola sobre lo asunto de lo aparato que te manda la yuvia de agua?
-No nos hemos enterado, pero nos podríamos haber enterado si hubiéramos querido enterarnos antes de que se enteraran los que no debieron enterarse...
-Boeno. De todo modo, tenemo que salvare lo prestiquio de lo conventiyo, de lo profosore, de don Necola e de lo aparato para hacerte abrire lo paragua. Semo lo tre moscotero: todo para uno e uno para todo! Vamo a lanzare lo reto a lo encrédolo. Vamo a pedire que te mándeno a decire lo día que quiere que llueva, e te le hacemo yovere. Ya va sapero lo mondo falace e descreído lo que somo capace nosotros, e que se yo!
Así, esa noche, con vino y misterio, surgió la idea del concurso. Torino recogió la sugestión, la llevó al director y el director la llevó a la revista, la revista la llevó al taller, el taller la llevó al canillita y el canillita la llevó al lector. Y el lector empezó a mandar cupones. Estaban en juego treinta y tres premios: un traje para hombre, de la casa Muñoz; un impermeable, un paraguas de fina seda y treinta originales de la historieta dedicados y firmados por su autor...
Fueron largos días de expectación. Los profesores dieron un plazo: entre el 15 de febrero y el 15 de marzo. Mientras los lectores votaban desesperadamente, los dos sabios aceitaban su complicado engranaje, probaban el pedal, observaban en la bóveda celeste las reacciones atmosféricas y sentían cada vez más confianza en sus medios. Las multitudes vivían pendientes de la nueva creación del talento científico de los dos colosos. Comenzó la lluvia..., pero era la lluvia de cupones, porque la otra estaba contenida por los sabios hasta el momento oportuno.
14 de febrero de 1938 (3). Día histórico si los hay. La humanidad estaba con sus ojos puestos en el cielo. Las nubes comenzaban a hacer sus dibujos amenazadores. Y el aparato funcionaba incesante. Los profesores se reemplazaban mutuamente en el pedal. Taca-taca, taca-taca, taca-taca...
En ese ruido palpitaba la esperanza de la humanidad, latía el corazón del mundo!
Tan, tan, tan. Las 24 del día 14, la hora 0 del día 15, la fecha reservada para el milagro!
Crecía la expectación, crecía la emoción. La máquina seguía su ruido monótono. Don Nicola, nervioso, se arrancaba los pelos del bigote. Paseándose inquieto ante la puerta de la pieza donde los profesores actuaban, echaba miradas angustiosas. Parecía que cuando alguien apareciera por ella iba a preguntar:
-E varoncito?
Así pasaron diez horas. Las nubes seguían amontonándose. Las diez y un minuto. Las diez y dos minutos. Las diez y tres minutos. Las diez y cuatro minutos. Las diez y cinco minutos (menos mal que no fue a las diez y cincuenta y nueve).
“A las diez horas y cinco minutos del día 15 de febrero comenzó la precipitación pluvial sobre la capital” - Afirma un certificado expedido por la Dirección de Meteorología a nuestra solicitud (4).


Este es el éxito definitivo, la consagración de los profesores, de su manager don Nicola y de su secretario Sansón! (5). Esto es asegurarle a la humanidad una vejez descansada y feliz!
Qué más podemos decir? En este momento nada. La emoción nos ahoga. La lluvia también. Pensar que estos dos beneméritos sabios han realizado lo que el ingeniero no pudo lograr con todo el apoyo del periodismo y del gobierno de Santiago del Estero! Y pensar que lo han hecho con un aparato a pedal, sin gastar corriente de la C.A.D.E. (6) ni nafta de Y.P.F.!
(1) Ya me he referido a esta curiosa forma de expresarse de Turbina y Lamparita (ver) .
(2) Médico de barrio, creador del Partido de Salud Pública por el que fue electo Concejal Metropolitano entre 1932 y 1935.
(3) Es sic de la revista: un error indubitable.
(4) En efecto, ilustra la nota una carta con membrete oficial -fechada en Febrero 16 de 1939- y dirigida a la redacción de la revista. Imagino que el Director de Meteorología habrá estado encantado de formar parte del juego, en tanto, como asevera Clarín, era acérrimo adversario del "mago de Villa Luro".
(5) Sansón es el enano que puede verse en la nota referenciada en la primera llamada.
(6) Compañía Argentina de Electricidad.

Me ha divertido mucho la controversia que descubrí a partir de esta nota, respecto a lo que realmente sucedió en el cielo de la Capital, el 2 de enero de 1939. Será tarea de algún historiador que la tome, pelear contra el periodista de Clarín y contra el inconciente colectivo, que seguramente no ha aceptado la derrota del mago. Supongo que a poco de cumplirse el plazo fijado sin noticias, alguien empezó a decir que en su barrio cayeron algunas gotas, y así el rumor, como se describe en la nota de “Aquí Está!”, fue creciendo hasta provocar un diluvio. Aclaro que la referencia a Santiago del Estero no se me pasó por alto y la he rastreado. Parece que el mismísimo gobernador de la provincia, le había encargado a Baigorri hacer funcionar su aparatito en una estancia suya, donde no llovía desde hacía tres años. Y como le dio resultado, se convirtió en su más ferviente creyente y patrocinador (Fuente:
http://www.lagazeta.com.ar/). A eso se debe referir el escrito. No me cabe duda que el fracaso de Baigorri (y el consecuente triunfo del Director de Meteorología, que convengamos, resulta un personaje antipático, en esta historia, al lado del ingeniero) sucedió en Bs. As. En cuanto al titular de la quinta edición de “Crítica” del día 2 de enero, al que hace referencia el periodista de “Clarín”, que lo consiga y me lo muestre...
Pero si me he tomado la molestia de transcribir íntegra la nota no ha sido precisamente por esta cuestión accesoria. Toda ella destila un humor que aventuro es de cuño del propio Torino. Sino íntegramente, al menos en gran parte. También, sin duda, la idea del satírico y disparatado concurso ha sido suya. Pero la revista lo llevó a cabo con toda seriedad y tuvo mucho éxito. Se reseña que recibieron 37.480 cupones, de los cuales acertaron día y se aproximaron a la hora sólo once. Entre ellos se sortearon los premios que se describen. Pero, además, entre los que la pegaron únicamente con el día, se agregaron como premios 22 originales de “Conventillo”, con dedicatoria de Torino. En la nota se enumera a los agraciados. Ya estoy en la tarea de rastrear a sus herederos, pa’ ver si los guardaron y se los saco por unas chirolas. Esos eran premios! Ma que paraguas de fina seda ni que traje de Muñoz!
El amigo Luis Del Pópolo, a quien agradezco infinitamente la oportunidad que me ha dado de escribir este post (y el que seguirá), me ha enviado además la página de Conventillo del Nro. 288 de “Aquí está!”, que más allá de estar dedicada al carnaval, hace referencia a la nota. Esta asociación es un motivo más para creer que fue el propio Torino quien la escribió. La viñeta... una gloria! Prohibido dejar de cliquear para agrandarla!

lunes, diciembre 29, 2008

ISIDORO BATACAZO Y PASCUALIN


Don Gil Contento (1927-"Crítica"), Julián de Montepío (1930-"La Razón") e Isidoro Batacazo (1931-"El Mundo") se terminan fundiendo en Isidoro Cañones (1935-"El Mundo"). De los dos primeros se ha hablado mucho. No así de quien llevó por primera vez el nombre del padrino de Patoruzú. Quizá porque la condición de oficinista de Batacazo lo alejaba del Isidoro definitivo, aunque compartiera con él la característica de burrero empedernido. En el libro "La Historieta Argentina-Una Historia" (ver) se cita:
"El dibujante y coleccionista Elenio Pico atesora los ejemplares del diario en el que, con la forma de aviso publicitario, se publicaron leyendas que decían "palpítelo con Isidoro", "Isidoro tiene una debilidad, los burros" o "Isidoro es el rey de los palpitadores". De hecho, las carreras eran el tema en el que se centraba gran parte de los chistes de esta tira, en la que el personaje abusa de los términos lunfardos."
Nótese que "el rey de los palpitadores" termina convirtiéndose, casi cuarenta años más tarde en "el rey de los play-boys" (1968-"Locuras de Isidoro"). Quinterno, como Ferré, ambos grandes empresarios, no desaprovechaban una sola idea, un solo personaje, una sola frase.
Rastreando en la web datos de Liotta, me encontré con un página muy interesante (ver), donde se puede consultar la biografía de historietistas argentinos. No pude dejar de chusmear la de Quinterno, y saltó este dibujo suyo que veía por primera vez (lo que no es poco decir, en mi caso). Si bien no tiene data alguna, se ve allí a Isidoro Batacazo a punto de entrar en un Monte Pío (casa de empeños), en lo que se podría leer un guiño metahistorietístico en relación a Julián.
En la misma página consulté a Torino, y apareció otro original. En este caso de Pascualín, al que aquí se le da el sobrenombre de Cachafaz. Otra curiosidad: se menciona a Juan Mondiola. Dado que la creación de Bavio Esquiú aparece a mediados de los '40, y el personaje de Torino una década más tarde, es posible que -sumado este dato al apelativo con que se lo llama en la tira- nos encontremos ante un proto-Pascualín.

sábado, diciembre 27, 2008

MIL DISCULPAS, PERO...

...no puedo dejar de cacarear estos hallazgos:El Conventillo de Don Nicola Nº 40 - Abril del '64
Franja de numeración muy difícil de conseguir. Muy buen estado. Comprado ayer a 10 mangos.

PI-PIO: EL INFORME MAS COMPLETO DE LA WEB REALIZADO HASTA EL DIA DE HOY SOBRE EL PERSONAJE (...PARADOJICAMENTE POR UN TIPO QUE HABLA PESTES DE FERRE)

Las búsquedas de algo, siempre me terminan llevando a otra cosa. En este caso a Pi-Pío. Después del post en que rescataba una secuencia (ver), me puse a escannear las páginas que tenía, que eran bastantes. No conforme con eso, empecé a recopilar data en la web.
Advierto que en general, los seguidores de Ferré sólo mencionan al pajarito linyera para decir que en esa historieta nacieron Hijitus, Oaky o Calculín. Salvo honrosas excepciones (
blog.de.Omar-cito:Fanas.de.García.Ferré y blog.de.Carlos.Carella:Sombreritus, de los que he recogido algunas páginas y datos), poca bola se le da a lo que yo considero lo mejor del autor. Es por eso que me dedico aquí a salvar omisiones y rectificar errores.
- Según los elementos que poseo, Pi-Pío arranca en Billiken en el año 1952, presumiblemente a principios del mismo,
(ver.dos.primeras.páginas) y concluye en 1960, sin repeticiones. A grosso modo, entonces: son 9 años, a razón de 48 entregas por cada uno de ellos, lo que da un total de 432 páginas.
- Los encabezados en Billiken cambiaban, más o menos de acuerdo a la índole de la historia, a manera de portada. En Anteojito, en la primer tanda de reediciones- siempre fue el mismo y correspondía al primer cuadro que allí se republicó.
- Ferré, para la republicación en Anteojito, deja afuera aproximadamente un año de Billiken, arrancando con Pi-Pío como sheriff de Villa Leoncia y enfrentándolo con Paco-Pum. O sea que borra el pasado de lustrabotas y de linyera del pajarito, dándole un status superior.
- Estas fueron las únicas dos alteraciones importantes, aparte de nombres y características de algún personaje, en la primer tanda de reedición en Anteojito. En las posteriores, el dibujo se fue “modernizando”. El criterio pasaba por traer a primer plano las figuras. Además, se aplicaron técnicas digitales al color. Así se perdió tanto el abigarramiento que caracterizaba a las viñetas de Ferré, como su cualidad artesanal.
- Anteojito se publicó durante 37 años, por lo que -descontado el primer año de Billiken- a su cierre iban por la quinta tanda de reedición. La cuenta es aproximada, ya que ignoro si el final de Anteojito es el mismo que el de Billiken, o si se interrumpe antes, lo cual es posible (ver Pi-Pío y Pe-Te-Te).
- El nombre de Calculín solía cambiarse por Formulín en Billiken. Ignoro si se justificó por una transformación en algún capítulo, o si fue deliberada ambigüedad o descuido del autor.
- El sombrero de Hijitus fue redibujado en Anteojito, para que no se lo reconozca naciendo en la historieta de Pi-Pío, ya que las características con que se terminó fijando al personaje no tienen que ver con las primigenias (ver episodio de Egipto).
- Aunque al menos en un arcaico episodio de Billiken aparece la palabra
“FIN”, Pi-Pío siempre dio la impresión -sobre todo en Anteojito, donde se repetía cíclicamente- de ser un cuento de nunca acabar. Pues no es así. Las historias pueden diferenciarse con bastante claridad, aún cuando el comienzo de una esté enlazada con el final de la anterior. Hasta ahora, con grandes baches seguramente, y con bastante imprecisión, computo las siguientes:

1) “Fuente Serena” (título que aparece en el encabezamiento): Pi-Pío ayuda al chino Ta-Te-Tí, a buscar la fuente del título, que supuestamente lo hará crecer de estatura (episodios publicados en 1952).

2) “Los Piratas y la Isla Perdida” (título que aparece en el encabezamiento): Se trata en realidad de un relato de Pi-Pío, ante una audiencia de gauchitos, de una de sus aventuras como linyera. Primera aparición de Calculín, quien se convertirá en fiel compañero del pajarito hasta el final (1952).

3) “Justicia en el Far-West” (título que aparece en el encabezamiento): Pi-Pío deja su atado de linyera, es sheriff de Villa Leoncia y monta a Ovidio; primera aparición de Paco-Pum, con sus sempiternos compinches Pepe el Largo y Toto.
Comienza el 4.5.53 y es el arranque en el número uno de Anteojito (1953).
4) Con el mismo título, se pasa por el rapto de Maida, el juicio a Paco-Pum y su posterior alianza con los malones de Indios Locos para atacar Villa Leoncia. Paco-Pum será una presencia constante en los siguientes episodios, hasta 1957 (1953/54).

5) Aventura en Groenlandia (1954).

6) Don Palmiro, sus encapuchados y la construcción de un puente en Villa Leoncia, que queda a cargo de Paco Pum (1955).

7) “Viva Villa Leoncia” (título que aparece en el encabezamiento). Primera aparición de Hijitus (5.9.55), como un misterioso personaje, que habla con supuestas declinaciones en latín, y del cual se desconoce filiación y procedencia (1955).

8) Viaje al antiguo Egipto, verdadera procedencia de Hijitus: Pakot-and-Pumk, sosías de Paco-Pum es un faraón, que ordena el encierro de Pi-Pío y sus amigos, por considerarlo culpables de las siete plagas. Finalmente Hijitus es entronizado como nuevo faraón (1956).

9) Aventura en una curiosa isla de antropófagos, con cocinero francés. La gobierna Perejil III, que luego pasará a llamarse Manuelo, como el personaje que aparecerá una década más tarde en Anteojito, guardando también parecido con él (1957).

10) Episodio de 21 páginas (*) con pescadores de perlas en la China, cuya protagonista es Flor de Almendro, y donde reaparece Ta-Te-Tí (**). Ultima aventura donde registro la presencia de Paco-Pum (1957).
(*) Puede leerse íntegro en el blog de Omar-cito, quien lo escanneó de lo que creo es la primera reedición en Anteojito. O si lo prefieren, descargar
el rar. que armé con él. (**) Salvo que hubiese otra aparición intermedia de Ta-Te-Tí, después del ciclo de Villa Leoncia, no se entiende -en Anteojito- de dónde se conocía éste con Pi-Pío, ya que en dicha revista, como apunté, no fue publicado el episodio que tenía como protagonista al chino.

11) La isla Alondra de los Mares, donde termina Pi-Pío la aventura anterior entra en guerra con la de los Chinos-Negros, cuyo rey es Cuello Real, padre de Rastrillo, que es quien desencadena el conflicto (1958).

12) La rivalidad con Rastrillo, lleva a que Ovidio sea sometido a un juicio, donde donde debe responder adivinanzas (1958).
13) Episodio con personajes prehistóricos esclavizados en viñedos. Sigue colgado el logo con Rastrillo (1958).

14) Pi-Pío y Formulín instalan un taller mecánico en el pueblo de Adelita, dominado por Guante-Blanco. Primera aparición de Oaky, como su secuaz. Para combatirlos idean el Pie Terroris, una enorme gallina mecánica. Al principio, sigue colgado el logo con Rastrillo, luego cambia por el del auto (1958/59).
15) Al pueblo de Adelita llega el Gran Circo de los Pobretes, dirigido por el Signore Franchesco. Formulín se convierte en su estrella, desplazando al forzudo Fércules-Tubércules, quien de allí en más será su rival. Sigue colgado el logo con el auto (1959).
16) La última aventura de la que tengo registro comienza el 2.11.59, cuando Pi-Pío y Formulín llegan a un nuevo pueblo, dominado por El Cruzado. Dentro de esta historia aparece por primera vez el nombre de Pe-te-te, que es un auto, a quien El Cruzado busca convertir en malo, poniéndole como instructor al Autófago. Al principio, sigue colgado el logo anterior. Pero en el encabezamiento de la última tira que poseo, no sólo cambia la gráfica de una forma abrupta, sino que también Pi-Pío, por primera vez, comparte cartel (Aventuras de Pi-Pío y Pe-te-te). Además, desaparece la clásica firma de García Ferré, quedando la mención de autoría. Sospecho que este episodio no fue republicado en Anteojito (1959/60).
- En las últimas etapas de la historieta observo un súbito cambio de estilo, sobre todo en algunos personajes secundarios. Aventuro que Ferré podía haber incorporado un colaborador para su tira. E incluso, por el trazo, me juego por un nombre: Liotta.
Bien. Hasta aquí este informe. Reitero que soy conciente de posibles inexactitudes, debidas a la fragmentación del material que recopilé hasta el momento, y que ojalá pueda acrecentar con los Billiken que consiga en el futuro y lo que suban a la web los seguidores de García Ferré.
En cuanto a éstos últimos, espero que cuando tomen mi trabajo -y también espero, lo corrijan y lo amplíen- me citen como fuente, a pesar de la inquina que, con fundadas razones, me tienen.

miércoles, diciembre 24, 2008

35 LAMINAS CENTRALES BILLIKEN ANTEOJITO ANTIGUAS







Publicidades, figuras para armar, próceres, historietas, figuritas.

BILLIKEN ANTEOJITO NAVIDAD FIN DE AÑO



Buen estado general, con pocos faltantes y algunos recortes.
(Al agrandar imagen y posar flecha del mouse sobre ella, aparece número y fecha)

13 NROS. DE BILLIKEN CON TAPAS DE LINO PALACIO





Décadas del 40, 50 y 60.
Buen estado general, con secciones habituales y lámina central. Algunos números presentan recortes.
(Al agrandar imagen y posar flecha del mouse sobre ella, aparece número y fecha)