SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

viernes, enero 30, 2009

DOS DE QUINTERNO

I) “Jonás y la Ballena” es el décimo octavo episodio extenso de Patoruzú, dibujado integralmente por Quinterno. Fue publicado en principio en el diario El Mundo, en formato de tiras, a partir de agosto del ’38. Menos de un año después, fue republicado en la revista semanal, desde el Nº 84, a razón de 4 páginas por número, en lo que se denominaba “Colección Patoruzú”. Finalmente, se recopiló en 115 tiras, en el Nº 19 de Andanzas, de Julio de 1958. Desde entonces, nunca más. Sube ahora a La Colección de Dao, con una calidad muy superior a la de “El Gran Duque de La Mancha”, dado que he retocado cada una de las páginas con el Photoshop, trabajo al que no siempre puedo dedicarme. Debo aclarar que el escanneo fue realizado desde una excelente fotocopia del ejemplar de Andanzas, y que me limité a la historieta principal, porque no considero relevante el material de relleno (dos tiras del indio y Aventuras de Isidoro, dibujadas por Lovato). La portada también fue retocada por mí, dado que la de la fotocopia y la del original que poseo, no están en óptimas condiciones.
II) El amigo Raúl me ha realizado la siguiente consulta: Estimado Miguel: Yo sé que estás un poco podrido de Patoruzú, pero como sos un experto en el tema, te quiero hacer una pregunta y mucho agradeceré tu respuesta: en Andanzas la primera historia "inédita", que no reproduce aventuras ya publicadas en Patoruzú semanal es la Nº 55, "La extraña herencia". Mi pregunta es la siguiente: ¿cuál es la primera historia "inédita" de Correrías?...es decir, la primera que no recopila aventuras aparecidas en Patoruzito.
Cumplo ahora en contestarle: las inéditas en Correrías comienzan en el Nº 22, “El Castillo Maldito”, de octubre del ’59 (*1).
O sea que, según mis cálculos, hasta el Patoruzito semanal Nº 468 -final de "El Zurdo", Nº 18 en Correrías (*2)-, fue reeditado prácticamente todo. Entre el Nº 469 y el 492 se desarrollan las dos historias con el marinero Julián (la del profesor Stug y la del escultor loco), que nunca fueron republicadas. De las siguientes, algunas son rescatadas a partir de mediados de los ’70: (*3) Nros. 495 al 528 (corresponde al Nº 174 de Correrías: “El Templo sumergido”), Nros. 559 al 580 (Nº 173, “El Reino de los Narizburgo”), Nros. 582 al 610 (Nº 294, “Abominable Regalón”, abominablemente mutilada), Nros. 611 al 620 (Nº 176, “El Pequeño Marciano”), (*4) Nros. 632 al 638 y 639 al 646 (Nº 283, “Diabólico Angelito”, con el orden de las historias invertido).
Hasta acá puedo responder con documentación. De la Nº 284, “El Extraño Payador”, no tengo el dato de numeración de Patoruzito semanal, pero es indudable que proviene de allí.
Aparte, estoy seguro que hubo otras reediciones en Correrías de épocas posteriores de la semanal, como “Salven al Testigo” (Nº 191), “Al Túnel del Tiempo” (Nº 196), “La Misteriosa Valija” (Nº 198), “Operativo Pizzerías” (Nº 200), “Dinero que quema” (Nº 201), “La herencia Fantasma” (Nº 202). Además del dato obvio que en la mayoría de éstas, Isidorito vuelve a los pantalones cortos, abandonado hacía tiempo en Correrías, la diferencia de trazo con el dibujante habitual de esa etapa de la revista es abismal (*5).
Finalmente, sospecho -por la mezcla de estilos- que algunos argumentos de la semanal fueron re dibujados en Correrías, como es el caso de la Nº 287, “Los Carozos de Ben Jui”.
(*1) Además de la documentación que poseo, la aseveración surge de que, por primera vez, la narración en Correrías es fluída. En la semanal, después del logo, el primer cuadrito de cada entrega era una síntesis de lo publicado, en texto, y prácticamente una repetición del último del número anterior, en imagen. La reedición hasta el Nº 21 de Correrías fue fiel al formato original. Sólo que, en lugar del logo y el resumen, se agregaba un cuadrito intermedio, con algún detalle redundante de la misma acción. Así, cada 4 páginas (que respondían a las dos tabloides de la semanal), había que soportar la morosidad de tres cuadritos donde, con variantes, se contaba lo mismo.
(*2) El orden de republicación no era cronológico.
(*3) Creo recordar que los gags de Isidorito, aparecidos en los números 493 y 494, fueron utilizados como relleno de otra recopilación en Correrías.
(*4) Entre los Nros. 621 y 631 de la Patoruzito semanal se desarrolla una historia sobre el rescate de una galera egipcia, que llevaba un cargamento de oro destinado a Patoruzek Iº. También tengo el dudoso recuerdo de haberla visto en alguna Correrías, como segundo episodio, pero no puedo ubicar en cual.
(*5) No me cabe duda que “Salven al Testigo”, “Al Túnel del Tiempo” y “La Herencia Fantasma” (finales del '71, comienzos del '72) fueron hechas por el mismo creador de maravillas como “La Montaña del Trueno”, “El Islote del Diablo”, “Las Islas Felices”, “Millonario en Peligro”, “El Sombrero de Napoleón”, “Puente al Otro Mundo”, para nombrar sólo algunas de su primera y brillante época; y al que se puede reconocer hasta mediados de 1969, aproximadamente, cuando los argumentos dejaban ya de acompañar la calidad del dibujo. O sea que se registra una llamativa ausencia suya de más de 2 años.

LA COLECCION DE DAO: PATORUZU, por QUINTERNO en "Jonás y la Ballena"

Serie completa de 115 episodios, tomada de

Las Grandes Andanzas de Patoruzú e Isidoro
Nº 19
Julio de 1958
Total: 58 páginas de historieta, más portada
DESCARGAR (para más información ver)

lunes, enero 12, 2009

PREGUNTITA


Cuando uno intenta la escritura, no puede dejar de plantearse los problemas que encierra la enunciación. Siempre y cuando, claro, busque comunicarse con los demás. La preguntita que lancé expiró, con escaso éxito. Allí estaba presente un jueguito de enunciación, como lo advirtió el amigo Violi. No interrogué, por ejemplo, acerca de cuántas tapas aparecían en el encabezamiento del blog. Supongo que todos, salvo algún distraído al que se le perdiera la Locuras de Isidoro, estaríamos de acuerdo, en dicho caso, en que son 34. Ahora si el planteo hubiera sido cuántas tapas de revistas, empezaría la dificultad, ya que Chick Bill, Spirou, Tintín y Arturo, no son revistas, en rigor, sino tomos. Más aún, si la pregunta fuese cuántas revistas de historietas. Allí no sólo habría que excluir a las mencionadas, sino también a Billiken y Anteojito, que no lo eran. Ahora, siendo la pregunta cuántas historietas se muestran, hay que fijarse en otras cosas. La primera distinción que debe hacerse es que hay títulos que no responden a nombres de historietas, como Hora Cero o Frontera, pero que sí muestran escenas de historietas o personajes de las mismas. Fierro, en cambio, no es una historieta, ni tampoco muestra ninguna de las que contiene la publicación, en su portada. Y en Anteojito, que es una revista escolar, están los personajes de su historieta principal, la del título. Cosa que no pasa en Billiken. En el caso de Patoruzú semanal o Rico Tipo, lo que muestran son chistes. Y en el de 2 Campeones, hay que contar dos, ya que en la tapa aparecen tanto Langostino como el Gnomo Pimentón. Finalmente, se debe diferenciar las Correrías de Patoruzito de la Patoruzito semanal, que a pesar de referirse el título a un mismo personaje, pone en su portada otra historieta, por lo que vale computar ambas. Así, de las 34 tapas, hay que restar 4 (Fierro, Billiken, Patoruzú semanal y Rico Tipo) y sumar una imagen (por la doble de 2 Campeones). Lo que da 31, como resultado.
Ah… me olvidaba: 32 con Dao. Porque Dao, es Historieta!
Los dos ganadores pueden pasar a retirar sus premios (un ejemplar de Andanzas Nº 1, para cada uno), previa acreditación que el voto les pertenece.

viernes, enero 09, 2009

NUEVAS TAPAS DE MAZZONE EN LA COLECCION DE DAO



Siempre afirmé que del trío Quinterno - Torino - Mazzone, era don Adolfo quien se llevaba las palmas al mejor dibujante. Y que brillaba particularmente haciendo las portadas de sus publicaciones. Es por eso que uno de los primeros archivos que subí a La Colección de Dao fueron las tapas de Capicúa. Ahora acabo de compilar las de Piantadino, y más adelante, lo haré también con las de Cariseca.

jueves, enero 08, 2009

LA COLECCION DE DAO: TAPAS DE PIANTADINO


37 portadas, realizadas por Mazzone para la revista Piantadino, entre los nros. 1 y 83 (enero 1961-abril 1966)
2 portadas de Afanancio Nº 3 (setiembre 1963) y Nº 20 (febrero 1965)
1 portada de Batilio Nº 5 (mayo 1965)
Total: 40 imágenes
DESCARGAR

CAMBIOS

Como estoy al pedo, me dediqué a hacer algunos cambios en este blog. Acabo de incorporar la verificación de palabra, que es una hinchapelotez, lo sé. Pero curiosamente, entre ayer y hoy, recibí la inusitada cantidad de 120 spam en los comentarios.
También cambié el contador de visitas, porque el anterior dos por tres no funcaba. Lo había incorporado bastante después de empezar con el blog y desde cero. Ahora, pongo el número real de visitas, desde el inicio del mismo, tomado del Adsense de Google.
Subo acá la captura de la imagen de mi cuenta pa' evitar suspicacias de gente competitiva.
Ah, che... voten en la encuesta, que va en serio, y falta poco pa' que termine. Pistas, acá.

OESTERHELD Y CACHAVACHA

Como es costumbre, César Da Col ha aportado datos invalorables para ubicar el asunto Oesterheld - García Ferré en su justo lugar.
En principio, remite a un reportaje en Radar a la viuda del autor de El Eternauta, donde se lee (ver.completo):
Para Elsa no hay dudas: aunque el tiempo la haya olvidado, y haya pocos que conserven aún sus ejemplares, Gatito es mucho mejor que El Eternauta. “Era una belleza”, se entusiasma. Personajes como los mencionados Parmesano y Gorgonzola, así como el ogro Rompococo, la princesa Tilina o el rey Panza I, aún hoy le iluminan el rostro y logran arrancarle una carcajada con sólo pensar en ellos. Y ni hablar de la Bruja Cachavacha, que una década y media más tarde utilizaría García Ferré, pero que apareció por primera vez en las páginas de Gatito, gracias a la pluma de Oesterheld.
Al parecer -relata César-, HGO habría guionado 2 episodios de la historieta de El Hada Patricia, y allí introdujo a una bruja de nombre "Cachavacha", volviendo a utilizar, presumiblemente (*), el de un personaje suyo anterior. Pérez Aguero la dibujó, con la fisonomía que hoy se conoce. A Ferré le gustó el nombre del personaje "y se lo compró" (según palabras del propio Pérez Aguero) a Oesterheld.
(*) No poseo ningún ejemplar de "Gatito" -Editorial Abril, comienzos de los '50-, pero estuve revisando el primer libro de La Bañadera del Cómic sobre Oesterheld ("En Tercera Persona", no lo tengo) y en lo referente a la revista , se menciona a una bruja de nombre "Coquita".

MULTITUDES, JAIMITO... Y CACHAVACHA

Los abigarrados cuadros de García Ferré, y también los de Torino, en formato gigante, han merecido comentarios en este blog. Sin duda, el antecedente más remoto de este estilo, puede encontrarse en pintores como El Bosco o Breughel, señalaba Cinzcéu (ver). En el segundo, particularmente, son comunes las grandes escenas costumbristas. Como ejemplos están “Combate entre el carnaval y la cuaresma”, “Juegos de niños” y “Proverbios flamencos”, donde se plasman literalmente 118 refranes de la época, algunos de los cuales persisten hasta el presente (ver en el detalle el personaje que tira margaritas a los chanchos).
Por otra parte, la mención de Fabio Blanco
(ver) al tarragonés Ricardo Opisso (1880-1966) hizo que desempolvara viejas láminas y encontrara el poster que venía junto a un fascículo de La Historia de los Cómics, de Toutain. Se trata de un almanaque realizado por él para la revista “Chicos”, sin aclarar fecha, que aquí reproduzco (no sólo porque viene a cuento del tema, sino también por su valor; nótense las alusiones metahistorietísticas).
La Historia de los Cómics da pocas referencias del artista. Pero rastreando datos de Opisso, encuentro una precisión acerca del período en que realizó las portadas de la revista de historietas “TBO”: desde 1919 hasta su muerte. Por lo que no es descabellado pensar que García Ferré, que llegó a la Argentina a los 18 años, en 1947, conociera la obra de Opisso y se inspirase en ella.La otra posible influencia que señala Fabio es la de José Cabrero Arnal, del cual rescato una viñeta, extraída de la enciclopedia de Toutain, de “Guerra en el país de los insectos” (1933).
Por último, revisar La Historia de los Cómics me deparó una sorpresa. Sabido es que los chistes de Jaimito retoman la tradición quevediana. Pero no que también fueron los gallegos quienes dieron nombre al personaje.
PD: Cuando estaba por subir este post, un colistero de la Argenta tiró un dato que acrecienta la polémica respecto a las fuentes de las creaciones de García Ferré. La nota completa está referida a HGO, y se puede leer aquí, pero extracto el pasaje pertinente:
Otra anécdota lo muestra (a Oesterheld) como creador de un personaje popular del cómic infantil vernáculo, la bruja "Cachavacha". Gociol contó que, aunque un grupo de seguidores fanáticos de Cachavacha sostiene que fue una creación de García Ferré, "un personaje con ese nombre apareció quince años atrás en la tira 'Gatito', que Oesterheld firmó con el seudónimo 'Sánchez Puyol'".

martes, enero 06, 2009

...Y FERRE SIGUE LEVANTANDO POLVAREDA

En primer lugar hay que decir que Amillán (el ilustrador Atilio Millán) se tomó muy en serio lo de desagraviar al creador de Pi-Pío, e inició una campaña de escrache a un servidor, por la web. Lo cual, por supuesto, me divierte horrores. Habrán advertido que a las justas palabras de Cinzcéu que reproduje en el encabezamiento, sobre el objetivo de este blog, agregué el de hinchar las pelotas. Una vez más, objetivo cumplido.
Claro que siempre surgen voces lúcidas que ubican las cosas en su justa medida, como la del gran dibujante Walther Taborda. Yo no podría haber expresado con más exactitud lo que me aleja de las creaciones de Ferré, en tanto ñoñez, moralina y sensiblería barata (siempre exceptuando a Pi-Pío, lo digo por centésima vez).
A quien le interese lo escrito por Taborda, puede leerlo aquí, junto a los demás comentarios. Sólo rechacé de los recibidos aquellos que demuestran algún grado de discapacidad mental. Un ejemplo es el que ubica en mi culo los cojones que me ha atribuído Walther. Como chiste, demasiado fácil. Como agresión, ineficaz. Como argumentación, nula. Este tipo de imbecilidades, que siguen llegando a menudo, son las que justifican que modere.
Por suerte -decía-, a más de Walther, suelo contar con la colaboración de personas a las que respeto y admiro.
A raíz de las llamadas en el artículo sobre Pi-Pío, de Gociol y Rosemberg (ver), lancé en la Argenta un ofrecimiento de recompensa a quien me aportara imágenes de "Filipito Pistolero", de Juan Oliva y de "Perky", de Lazarus.
El merecedor de la prima, en el primer caso, ha sido César Da Col, quien -me desayuno ahora- ha sido co-curador en el 2005 de una muestra dedicada a Oliva, en Cataluña (ver) . El fue quien me envió esta página.
Es menester aclarar que Gociol y Rosemberg no dicen que Filipito sea igual a Pi-Pío, sino que era un pajarito pistolero, concepto que lo acerca mucho a la concepción de Ferré.
Esta similitud, se suma a otras que he venido recogiendo con el tiempo. A pesar de muchos rastreos, no he podido dar con los antiguos episodios de Félix el Gato, donde recuerdo utilizaba un sombrero mágico. Pero sí he encontrado, por ejemplo, El Señor Bang, de Mazzone (ver). Y recientemente, el nombre de Pío-Pío, en un personaje de los '30 (ver). También al crítico Fabio Blanco las creaciones de Ferré le provocan algunas asociaciones (ver).
Hay quien realiza la distinción, respecto a García Ferré, que no se lo puede responsabilizar de lo que hacían sus colaboradores. Así, si el dibujante o guionista de Hijitus se fijó demasiado en otras creaciones, aquél no sería responsable. No lo creo un argumento válido, en tanto el sello Producciones García Ferré aparecía en todas las historietas, sin mención de autoría.
De todos modos, notarán que soy en extremo cuidadoso y no utilizo aquí la palabra "plagio". A lo sumo, calificaré estas coincidencias de "inspiraciones con ausencia de agradecimiento".

lunes, enero 05, 2009

AIRES DE RENOVACION...


...parecen soplar en Editorial Universo.
En la página oficial de Patoruzú se corre el telón.
Isidoro, como maestro de ceremonias, Upa, Ñancul y la Chacha con bombos y platillos, presentan los 80 años del indio, mientras llueven papelitos.
También se anuncia allí, como anticipó este blog en exclusivo, las Nuevas Locuras de Isidoro.

domingo, enero 04, 2009

FLOR DE LANGA!


(...el de la izquierda, del brazo del bombonazo, es Torino)
Imagen tomada del blog de Laino, que vale la pena visitar!

sábado, enero 03, 2009

...Y SIGUIENDO CON GARCIA FERRE

Otro libro de consulta, pero que sí se puede leer de un tirón, es el de Siulnas, “Aquellos personajes de historieta (1912-1959)” (PuntoSur Editores, 1987).
La original concepción del maestro Vázquez Lucio, que relata tanto en texto como en viñetas, lo hace de lo más ameno.
De allí rescato dos datos. El primero vinculado a una tira que publicó García Ferré en “Billiken”, y que yo desconocía. El segundo a una curiosa coincidencia con el nombre del pollito sheriff.

SIGUIENDO CON PI-PIO

“La Historieta Argentina, una Historia”, de Gociol y Rosemberg (Ediciones de La Flor, 2000) es un libro de consulta. Sus 600 páginas no se leen de un tirón, sino que uno va deteniéndose en ellas, a medida que necesita algún dato. Cuando escribí el post sobre Pi-Pío no se me ocurrió consultarlo, ya que estaba absorto con la cronología de “Billiken” y las asociaciones que iban surgiendo. Ahora, trabajando en otra cosa, me encuentro con el capítulo que se le dedica al pollito en ese volumen. Lo transcribo íntegro, ya que concuerda con mi análisis y aporta elementos de lo más interesantes, que cada quien sabrá descubrir sin mi ayuda. Sólo indico que no obvien leer las notas al margen...
Los cowboys argentinos son, en general, protagonistas de una historieta de
estilo realista: hombres curtidos por un desierto tan caluroso como solitario.
En este sentido, Aventuras de Pi-Pío constituye la excepción de la regla. No
sólo porque el personaje principal en lugar de ser un hombre es un pollito, sino
porque se trata de una creación fantástica, absurda y delirante por donde se la
vea. Más que a sus colegas historietísticos, Pi-Pío pertenece a la familia de
los dibujos de animación.
"Es una creación muy moderna para su época-sostiene Pablo Sapia, dibujante y fanático del pollito-. No utiliza el estilo
realista que impregna esos años, y eso ya la convierte en innovadora. Se puede
decir; incluso, que es una protoestética del Cartoon Network."

AVENTURAS DE PI-PIO"Yo nunca prometeré lo que no pueda cumplir"
Aventuras de Pi-Pío es la primera, y tal vez la mejor, creación de Manuel García Ferré. El protagonista nace como un linyera en 1952, en la revista infantil "Billiken". Por entonces no habla a través de globos sino de rimas al pie de los cuadritos, pero ya en diciembre de ese año recurre a los recursos característicos del género, incluido el "Continuará". Por entonces, el personaje se ha transformado en un simpático pollito (1) que, después de tomar clases por correspondencia, reemplaza al viejo Willlis, quien lleva setenta y cinco años como sheriff de Villa Leoncia.
"Yo me imaginé un pollito que al nacer se le queda el cascarón atascado en el cuello, y al no poder quitárselo del todo, debe usarlo de vestimenta. Por eso, originariamente se llamó el linyerita Pi-Pío, pero luego lo transformé en una especie de vaquerito de su pueblo. El era el sheriff, el héroe", recuerda el autor.
(2)Pi-Pío toma mate, lleva un cinto con revólver, un sombrero de cowboy y un pañuelo al cuello. En sus aventuras monta a Ovidio, un caballo blanco capaz de correr a la velocidad de veinticinco animales por hora; también habla, envía a los malvados al antiguo Egipto con sólo pegarles una coz y utiliza su olfato -con características más caninas que equinas- para resolver casos.
Además de Ovidio, el protagonista también cuenta con la ayuda de Calculín (3) -en algunos episodios rebautizado Formulín-, un chico sabio que tiene el pelo en forma de libro abierto, usa anteojos (como casi todos los personajes de García Ferré) y, viste un guardapolvo con cierto aire al camisolín de Yellow Kid. A veces consume vitaminas para realizar sus cálculos y en otras oportunidades sus parlamentos incluyen información didáctica. En alguna historia también se lo presenta como Director del Banco de Villa Leoncia. Si Ovidio es la fuerza bruta, Calculín es la inteligencia. En el medio armoniza Pi-Pío.

La presentación actual de la tira.
A pesar de que jamás abandona al sheriff de Villa Leoncia, con el tiempo Calculín es protagonista de sus propias historietas, que tienen, en principio, un sentido netamente didáctico. Hasta llega a formar parte de una campaña de vacunación. Sus historias siguen el derrotero del pollito: primero "Billiken" y después "Anteojito".
(4)Calculín no es el único personaje que nace en Pi-Pío y después continúa en otras historietas. También aparecen junto al sheriff Hijitus (que surge el 5 de septiembre de 1955 como un "chico importado en observación" que desciende de los faraones) y Oaky, que cuando aparece -en enero del '59- no es el travieso hijo del multimillonario Gold Silver sino el temible cerebro de la banda de Guante Blanco.
Cándido amigo de la ley, el simpático pollito es presentado como un ser íntegro: "Yo nunca prometeré lo que no pueda cumplir", le dice una vez a Calculín. Pi-Pío trabaja por la justicia de modo inquebrantable.
Sin embargo, a veces utiliza métodos que lindan, implícitamente, con los apremios ilegales. En una tira, por ejemplo, para hacer confesar a su archienemigo, le hace colocar los pies en una palangana con vinagre y a través de golpes de martillo y ondas eléctricas determina si lo que dice el detenido es verdad o mentira.
Si bien la historieta muestra un importante contenido moral, no tiene todavía la moralina del resto de la producción de García Ferré. Eso no quita que los buenos sean buenísimos y los malos, malísimos. No hay matices. Cuando Calculín analiza los líquidos estomacales del malvado Paco-Pum, advierte que la reacción contiene gérmenes de pereza, envidia, rencor y rebeldía, y concluye que el delincuente "es altamente virulento y malo".
Paco-Pum planea tomar Villa Leoncia y promete que su primera medida será vivir sin trabajar. "Es el hombre que tiene mejores no virtudes", dice Pi-Pío. Pensamientos similares se deslizan sobre otros contendientes, como Palmiro y sus encapuchados o Toto y el cacique Rompehielos.
A ningún personaje se le conoce novia o sentimiento amoroso alguno, excepto al caballo Ovidio, el cual finalmente se casa con Ovidia y se marcha de las viñetas tras escuchar la aprobación del sheriff Pi-Pío: "Me parece muy bien, Ovidio, ante todo la familia".
Esta historieta -donde los personajes viajan por el tiempo, las momias hablan y las columnas (dóricas, corintias y jónicas) cobran vida-, se publicó en "Billiken" durante algo más de siete años. Desde 1964 hasta hoy se reedita, sin que hayan aparecido nuevos episodios, en la revista "Anteojito". Republicadas de manera circular, sólo se alterna el orden de las historias. A lo largo de los años, la tira sufrió leves y sutiles modificaciones. Si bien los guiones y las ilustraciones son los mismos, con el tiempo el trazo de los dibujos se hace más estandarizado y los textos tienen menos vuelo, un lenguaje más llano y sin los viejos juegos de palabras.
También hubo cambios que tuvieron que ver con los vaivenes políticos del país. Durante la dictadura de los años 70, por ejemplo, se produjeron algunas curiosas modificaciones en los textos, que ponen en evidencia un típico caso de autocensura. Mientras que en la versión original se habla de sargentos, en la de los tiempos dictatoriales se emplea el término agentes. Y si en una viñeta de la primera época un personaje dice "Empadronado, ya puedo votar", en años del último gobierno militar el globo dice "Censado y no me dolió".
El caso más elocuente es, tal vez, cuando Pi-Pío se refiere a unos malvados acusándolos, en 1957, de "malas personas, sin conciencia y sin moral. Y sin solvencia electoral". En la versión maquillada desaparece la última oración.
En estos últimos años el aggiornamiento en los textos consistió en la incorporación de términos del slang actual ("trucha", "me recopa"). A la vez que desaparecieron las menciones al tranvía o a algún viejo futbolista como Angel Labruna. Sí se mantiene, en cambio, cierto juego con la fonética del inglés: alguna vez Pi-Pío dice "zenqiu", en lugar de gracias, y Calculín dice "plis" para pedir por favor.
Casi medio siglo después de su nacimiento, Pi-Pío continúa con su tarea de resguardar a los colonos de Villa Leoncia. No parece haber envejecido. (5) De todas formas, si es tan longevo como Willis, el sheriff que lo precedió, aún le resta por lo menos un cuarto de siglo en actividad.
1 Juan Oliva, pionero del dibujo animado en la Argentina tenía un personaje, Felipito Pistolero, que era una especie de pajarito armado.
2 Sin firma, “Para los chicos el papá de Chifuleta”, “7 Días”, 9 de enero de 1980.
3 Lazarus publicó, en 1945, un personaje llamado Perky, de aspecto muy similar al que después adquiere Calculín.
4 En la década del 90, Calculín incorpora como compañero de aventuras, en su propia historieta, a una computadora llamada Piiipi.
5 Pi-Pío sólo aparece envejecido cuando participa, como invitado, en un episodio futurista de Hijitus, citado adelante, en el capítulo 12.

(PD: Me parece pertinente aclarar, en base a datos que han aportado colisteros de la MLargenta en relación a la llamada (1), que: Juan Oliva fue el creador de un personaje llamado Filipito, una especie de pajarito, que en uno de sus episodios, "Filipito Pistolero", aparece armado.)