SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

martes, junio 30, 2009

TURAY, UN INTENTO DIGNO

En octubre de 1974, o sea pocos meses después que Skorpio saliera a pelearle a Columba el monopolio de la historieta “seria”, aparece el Nº 1 de Turay, hermano de aventuras.
De formato apaisado, con 64 páginas -16 centrales a color-, la revista reivindicaba desde su editorial el latinoamericanismo (“turay” se llamaban los incas entre sí), la amistad y la aventura. Conceptos, sin duda, de raigambre oesterheldiana.
El sumario del Nº 1 incluía:
-“John Juan”, por Mandrini y Dalfiume
-“Historias de Tierra Bárbara”, por Euman y Meler
-“Manuscritos apócrifos de la conquista”, por Morhain y Fernández (central, a color)
-“El viaje imposible”, relato de Mandrini, ilustrado por Mandrafina
-“La cantina del soldado desconocido”, por Albiac y Olivera
-“Supervivencia”, por Morhain y Succhio.
Fue un buen intento editorial de ofrecer historieta nacional de calidad, con miras a un público amplio, que desgraciadamente duró muy poco.

lunes, junio 29, 2009

QUE LA HISTORIETA VUELVA AL KIOSCO!!!

Bien...
-Siendo las 2 y media de la mañana del lunes, el mejor presidente que tuvimos los argentinos desde el restablecimiento de la democracia, acaba de reconocer, con muchísima altura, la derrota. La izquierda ciega le hizo el juego a la derecha, como históricamente ha ocurrido en este país. El aparato duhaldista contribuyó con la reacción. Gran parte del electorado no votó por sus propios intereses, sino según lo que le vendieron los medios de comunicación, con parodias de candidatos en TV incluídas. Pobre país.
-No seguiré posteando de política, así que al/los autor/es de los cobardes anónimos que están llegando en ese sentido, le/s aviso que no se gaste/n, es al pedo, no los publico.
-La interna trulalera ha vuelto a ser sorda, porque parece que cuando yo me corro, ya nadie tiene nada para decir. Más cobardía.
-Las necrológicas las evito, apenas si encontrarán alguna mención al final de este post.
-Para noticias pelotudas abrí una sección a la derecha, que mantuve unos días, con la versión televisiva de Isidoro. La usaré de nuevo cuando la ocasión lo amerite.
Así que, volvamos a la historieta...
QUE LA HISTORIETA VUELVA AL KIOSCO!!!
Hago pública esta denuncia, sin que me importen las consecuencias: a la ciudad donde reina Monseñor Aguer, con sus disparatados anatemas, no llegan las revistas de historietas!!!
En general no me importa mucho. Pero este mes tuve una pausa en mis actividades en Capital, y sufrí el no poderme hacer de algunos títulos (dos primeros números, entre ellos) que se anunciaban... en kioscos!!! Podría haberme corrido hasta la comiquería de calle 7, pero quería comprarlas en el lugar que correspondía.
Finalmente me di el gusto. El jueves, camino para Pcia., tuve que pasar por la AAA, y a la salida se me ocurrió hacer media cuadra hasta Entre Ríos. En un kiosco conseguí Los López Nº 1. Y en el de enfrente Comic.ar Nº 1 y Comiqueando, Edición Especial 15 Aniversario.
Claro que el gustito me costó 32 mangos!!!
La edición especial de aniversario de Comiqueando, por calidad de impresión, papel, y cantidad de páginas, justifica sobradamente los $ 14,90 que cuesta. En cambio, Los López ($ 11,90), según estos mismos parámetros, resulta carísima. Y supongo que la Comic.ar -la más barata, pero la de impresión más pobre y de menos páginas- no se podía vender a menos de $ 4,90.
La cuestión es que el gasto superaba el placer de comprar tres revistas en kiosco y de un saque, así que no tuve más remedio que leerlas para compensar.
Empecemos por la que menos me gustó. Los López ostentaba como crédito previo a Luis Ordóñez, lo que me generó expectativas. Tendría que haber pensado que un excelente caricaturista no necesariamente es un buen historietista. Tampoco puede decirse que sea malo. Es ni fu ni fa, lo mismo que el guión. Se pretende una comedia costumbrista, con toques delirantes, pero hay poco de comedia, poco de costumbrismo y menos aún de delirio. El relato resulta moroso y el dibujo dista de tener el grado de detalle que Ordóñez exhibe en sus caricaturas. Se lo nota, de todos modos, más cómodo en los rostros. Así, salvo unas pocas páginas del principio, se abusa de los primeros planos y están ausentes casi por completo los fondos. En cuanto a éstos, el relleno con color digital es de una absoluta falta de creatividad, por lo que la revista podría haber estado impresa tranquilamente en ByN. A pesar de lo expuesto le abro un crédito para un segundo número. Ojalá mejore.
Comiqueando, por más que esté en los kioscos, es ante todo un producto para el ghetto que va a comiquerías, se sabe. Así y todo es un mérito haber permanecido incólume, aún con altibajos, en ese mercado durante 15 años. También es paradójico que una edición nacional sobre historietas se haya sostenido cuando es prácticamente irrelevante la edición impresa de historietas nacionales. Claro que al ghetto que la sigue no le interesa precisamente ese campo. Los friquis que consumen la Comiqueando lo hacen por notas como las de Wolverine, Final Crisis o Avatar, que aparecen en portada. Pero hay que reconocer que Accorsi suele darle un lugarcito a la temática nacional o a otras no precisamente pochocleras. En esta edición, se puede ejemplificar con el reportaje a Agrimbau y la nota sobre Copi, en lo nacional, y las de Carlos Giménez y el Tío Rico (aunque ésta satisface a la franja más nerd del ghetto). De eso, algo leí.
A Agrimbau le preguntaría -en serio, porque respeto su laburo- cuál es la conexión que encuentra entre Discépolo y Oesterheld. A primera lectura me parece osada la comparación. Me quedé en ascuas, porque Accorsi e Hildebrant -autores del reportaje, que no deben conocer a don Armando- la pasaron por alto completamente.
En el artículo sobre Copi me detuve en el copete, ya que arranca con un desatino: suponer que a Damonte Taborda se lo descubre ahora, obviando -por supina ignorancia- la enorme popularidad que siempre tuvo en la Argentina, tanto en su faz de autor teatral, como en la de historietista. Hildebrandt, el articulista, debería haber reparado, al menos, en una de las fuentes que él mismo cita: la nota que Primera Plana le dedica a Copi en el año ’65. Sabrá Hildebrandt qué era Primera Plana? Las actuales generaciones creen que la humanidad nació con ellas...
Otro copete que me impidió avanzar fue el de la nota dedicada a Carlos Giménez. Esta vez se trató de algo que me aterrorizó. Lo transcribo: “Mientras tantos dibujantes de diversas calidades aprovechan el boom del cómic autobiográfico para contarnos que fueron a la panadería a comprar churros y -como no había- compraron medialunas, uno de los máximos autores de la historia del cómic español acumula más de 30 años de magníficas (y a veces dolorosas) obras dentro de este género”. Lo firman Martín Fernández Cruz y Andrés Accorsi. Ignoro quien de los dos escribió lo trascripto, pero por las dudas fuera el último, no avancé con la lectura. La posibilidad de seguir coincidiendo con Accorsi me resultaba horrorosa.
En cambio, la nota de Fabio Blanco la leí completa porque sabía que iba a disentir (y tampoco me inquietaba acordar en algo, en su caso).
Fabio sigue -y seguirá hasta el fin de sus días- su inútil cruzada contra un libro escrito hace casi cuarenta años y que hoy día ya es un clásico: “Para leer al Pato Donald”, de Dorfman y Mattelart, a los que llama “payadores marxistas". Los consabidos, reiterados y endebles argumentos que esgrime en su contra el payador barksista son básicamente dos:
a) que Dorfman y Mattelart desconocían la existencia de Barks, y por ello atribuyen todo al perverso ingenio capitalista de Disney (como si Barks -un anónimo dibujante y guionista- no hubiera trascendido justamente por la industria de Disney, a la que era absolutamente funcional);
b) que existen algunas historias que contradecirían la teoría expuesta en el libro (esto resulta parecido a la autodefensa de los racistas que alegan tener un amigo negro o judío).
Eso sí, no se puede dejar de reconocer a Fabio su tozudez.
En cuanto a las pocas historietas que trae la revista, en la sección Comixtrip, la más floja de ellas (Wini the punga) no es peor que muchas de las que se publican en Fierro, y la mejor (Diez años de...) no desentonaría al lado de sus aciertos, que los tiene. Y si traigo a colación a Fierro es porque la línea de Comixtrip se le asemeja, y porque los trabajos deben haber sido rebotados allí, si no, sus autores no los publicarían gratis en la Comiqueando. Una muestra más de las arbitrariedades de Sasturain, para quien el staff de historietistas argentinos se reduce a unos pocos entenados. Aunque Ariel López V., que es de los buenos que publica en Comixtrip, algo logró meter en Fierro, si mal no recuerdo.
Ojalá algún día, sin perder su identidad informativa y de opinión, Comiqueando amplíe el espacio de publicación de historietas y se abra a un público más amplio y de intereses un poco más elevados que los del ghetto al que se dirige.
Pasemos ahora a lo que para mí constituyó una auténtica revelación: Comic.ar.
Confieso que de antemano tenía prejuicios. El título mismo no me gustaba nada. Aborrezco que se use la palabra cómic para nuestra HISTORIETA. Además, ese parentesco de lo impreso con lo virtual no me gusta, y tampoco el contenido de la publicación lo justifica. Supongamos que se pretenda decir que las historietas salen de los blogs a la calle... demasiado rebuscado. Y si quieren significar, mediante un juego de palabras, “cómic argentino”, es una absurdidad como expresión idiomática, ya que tenemos -repito- una palabra que representa a ese lenguaje.
Tampoco el formato me conforma. Hay que desdoblar la publicación para leerla, lo que lleva a alguna confusión en la secuencia. Las originalidades en ese campo deben estar respaldadas por contenido, cosa que aquí no sucede. Tranquilamente, en vez de 12 páginas tamaño diario desplegado, podían haber sido 24 de un tabloide chico. Aparte, mi mentalidad de coleccionista no admite que una tira esté plegada por la mitad, ya que con el tiempo, allí se va a generar inevitablemente un corte.
Sigamos con lo negativo, para ir luego a lo auténticamente valioso. Con apenas doce páginas no se justifica destinar una íntegra (sección El Ojo de la Historieta) a asuntos tan poco interesantes como el reportaje a Sole Otero, el panegírico de Loewy y las novedades “en bateas”. Tampoco veo lógica la inclusión de tiras cómicas y chistes, que encima son mediocres. Dedíquense a las historietas unitarias o en continuará, muchachos, y déjense de joder. Y el día que aumenten las páginas, entonces sí, metan cosas de relleno que no se va a notar tanto.
Vamos ahora a la historieta propiamente dicha donde aparece lo realmente bueno de esta publicación.
La única serie unitaria, El Exhumador, es excepcional en su capítulo inicial. No tengo referencias de sus autores, Curci y Centurión, pero si son jóvenes prometen muchísimo.
Respecto a las series en continuará, no obstante que con primeras entregas de pocos cuadros es imposible arriesgar juicios contundentes, sí puede afirmarse que arrancan muy bien en argumentos y dibujos.
Entre ellas, destaco Alienígena, de Valdearena y Greco, por la originalidad del planteo.
La más floja es Nacho Paparazzo que apunta al modelo del primer Loco Chávez, sin que sus autores sean ni Trillo ni Altuna, y encima, intentando reflotarlo 34 años después.
Pero más allá de públicos, regularidad, distribución o calidades, la cuestión es que actualmente se pueden conseguir en kioscos una docena de títulos diferentes en revistas de historieta argentina. Según mis cálculos, a las nombradas deben sumárseles los cuatro títulos de Thalos (Magma, Pandemonium, Manuela, Nekrodamus), los tres sobrevivientes de Universo (Andanzas, Correrías, Locuras) y Pinlú, la sucesora de Lúpin.
Es poco todavía, pero es algo.
Lamentablemente, el deceso de Guillermo Guerrero, pone en duda el destino de Pinlú, publicación con la que enfrentó hidalgamente las absurdas cuestiones de derechos planteadas por los herederos de Dol, con el sólo objetivo que la legendaria revista creada por ambos -con el padrinazgo de Divito- no desapareciera.
Y por esas casualidades del destino, el mismo día que Guerrero, murió Andrés Cascioli, quien para mi generación fue, ante todo, uno de los referentes de la resistencia a la dictadura, con Humor Registrado. Pero también un defensor y promotor de la historieta nacional, con Ediciones de la Urraca. Se le deben hitos como Chaupinela, Súper Humor y la primera etapa de Fierro.
Esperemos que el ejemplo de estos dos tenaces creadores y editores ya esté siendo recogido.
Que la Historieta vuelva al kiosco, carajo!!!

martes, junio 23, 2009

VOLVIENDO A LA SERIEDAD

Fabio Blanco, que es muy vago para escannear, mencionó en la Argenta un artículo aparecido en SuperHumor sobre “La Isla del Tesoro”, que recientemente subí (*). Dao, mucho más laborioso, desempolva la nota completa, ya que además contiene otros datos interesantes:

Lo que no fue

Hablando de revistas de historietas, no todo lo que ha tenido éxito de continuidad resiste una lectura más o menos rigurosa. A la inversa, hay bastantes ejemplos de proyectos y realizaciones parciales, abortadas a corto plazo, que han quedado como gestos memorables de lo que pudo ser.
Sobre todo, cuando se trata de ideas originales no confundidas por el elitismo o la presunción sino válidas como propuesta comunicativa para un público mayoritario. Habitualmente, los insondables misterios de la distribución, los apuros financieros o los desencuentros entre editores, guionistas y dibujantes se encargan de hacer naufragar algunas ideas brillantes. Quedan algunos ejemplares, el gesto.
Vale la pena hablar de tres casos muy diferentes, líneas de desarrollo posible en cualquier momento.
La Colección Altamira, de David Lipzyc Editor -sí, el de la Panamericana- no llegó más allá de su primer titulo: La Isla del Tesoro, adaptación de la novela de Stevenson que realizó el tano Hugo Pratt en 36 inolvidables páginas a pluma. En formato gigante y presentación impecable, el primer y único número salió a fines de 1966 y se anunciaba la aparición inmediata de Los Tres Mosqueteros y El Hombre de la máscara de hierro, de Alejandro Dumas, en versión de Arturo del Castillo. Nunca se supo. Se le había encomendado también al notable Leopoldo Durañona la ilustración de Moby Dick, de Melville, que quedó inconclusa. No hace mucho, Record reeditó la historieta de Pratt en formato menor que sólo en parte mantiene el brillo de la primera versión; también para Record, Enrique Breccia terminó a color la ilustración de Moby Dick, que salió integra en "Tit-Bits". El poco desarrollo del intento de la Colección Altamira no invalida la excelente idea, siempre lista para editores emprendedores e inteligentes.
En otro sentido fue original la propuesta de Epopeyas Argentinas, una revista mensual que tampoco trascendió el primer número, en 1970. Dirigida por Héctor G. Oesterheld, con una larga lista de colaboradores en la parte histórica y un grupo de dibujantes novatos, Epopeyas Argentinas intentaba reproducir el esquema de un anterior éxito del notable guionista: Batallas Inolvidables, basada en los grandes enfrentamientos de la Segunda Guerra Mundial. Ahora, el tema era la independencia argentina tratada "a la manera Oesterheld": vigor, humanismo, el episodio individual intercalado en la historia conocida. Esa única entrega, ilustrada con poca fortuna por Campdepadros y Gatti, y mejor por Desimone, estuvo dedicada a La Batalla de Chacabuco. El episodio siguiente, dedicado a Güemes, el guerrillero, no salió jamás. Una lástima, porque la visión no era la acartonada y típica del bronce y el "Billiken".
La última publicación que recordamos fue un fenómeno realmente marginal, fruto de un momento especialísimo. Se trata de Doña Robustiana, que logró poner cuatro o cinco números en los kioscos entre 1972 y 1973. Dirigida por Jorge Sarraute y sin que figurasen guionistas y dibujantes, la revista que "sale cuando puede" -como decía su tapa- intentó hacer humor con política y sociología a partir de las aventuras cotidianas de una ama de casa de ruleros, lenguaje popular y problemas eternos: la vivienda, los precios, la educación... El dibujo era primario, intencionadamente rudimentario y feísta a veces, a la manera -por ejemplo- de "Il Male" italiano, y la propuesta fue clarificándose con el correr de los números. Más allá de desniveles, ingenuidades y proselitismos demasiado evidentes pero comprensibles en el momento, Doña Robustiana constituye un caso singular, digno de ser recordado y estudiado en su especificidad: no conocemos nada similar antes o después.
(SUPERHUMOR Nº 5, Marzo 1981, Sección “Lo Bueno, lo Malo y lo Feo”)

También en la Argenta, Rodrigo Baeza, había descubierto esta nota, respecto a otro trabajo rescatado de Pratt, el Sandokán, así como la portada del libro (pinchar en los subrayados).

(*) La había subido al Rapid, que rápidamente agota la posibilidad de descarga. La vuelvo a ofrecer ahora en el 4Shared, que no tiene ese límite. Al costado derecho la van a encontrar.

(Agradecería que cualquier comentario referente a posts anteriores se haga en el lugar correspondiente)

LA COLECCION DE DAO: OSWAL EN SATIRICON

Dos episodios extractados de suplementos de

Humor Negro de Satiricón (1974)
8 páginas en total
Gentileza de Daniel Martino
DESCARGAR

domingo, junio 21, 2009

LA COLECCION DE DAO: ANUARIO RICO TIPO 1957 (2da. entrega)

57 páginas secuenciales, gentileza de Ricardo Mascaro
DESCARGAR

(Para más información ver )
Información agregada el 28/07/09:
Por cuestión del peso de este archivo, he debido subirlo al RapidShare, que sólo admite diez descargas. Las mismas ya se habían cumplido, por lo cual he renovado el link.

LA COLECCION DE DAO: SONOMAN EN ANTEOJITO (3)

2 nuevos episodios completos de la creación de Oswal
Gentileza de Juan Ignacio

4 páginas en total
DESCARGAR

YA ESTAMOS AHI...



20:49: FALTAN 14...
20:59: FALTAN 9...
21:08: FALTAN 2...
21:16:
100.003 VISITAS!!!
(Violi dice que fue el nro. 100.000... no se si creerle)

21:52: Increíble, Tomás Violi envió la prueba!!!

viernes, junio 12, 2009

BAJA DE ACA!!!

Después de haberme divertido horrores con Jorgitus, Antoninitus (*) y Se-bala-stián Agujero (o sea Sebastián Boero, nick que usa Sergio Orellana para despotricar contra Otacehé porque no le dió un puesto en la Municipalidad de Merlo para limpiar los mingitorios de caballeros -lugar muy apropiado para sus inclinaciones sexuales), continúo con el tema de este blog, que es la historieta y -a veces- el cine o el teatro (...mañana Dao en Bernal y el domingo en el Círculo Popular de Cultura de Zárate, recuerden!).
Como verán, inauguré una nueva sección -debe haber pasado inadvertida con tanta transcripción de párrafos delirantes y fotos tenebrosas de los aludidos infra (o los infra aludidos)- intitulada “Bajá de acá”, donde me propongo subir alguna que otra cosita que me alcancen o que encuentre perdida por ahí, y que no tenga cabida en La Colección de Dao, que como se sabe, está dedicada a la historieta cómica argentina. Dí el puntapié inicial con el Nº 1 de “Barricada”. Pronto subiré el 2 y el 3, si me pongo de acuerdo con Fernando Sosa en el orden de las páginas (él dice que es el correcto y a mí me parece que no).
No resistí la tentación de “recortar” y compilar “La Isla del Tesoro”, de Pratt, publicada en Gaceta Junior, por los motivos que apunté antes
(ver) .
Ahorrándoles trabajo, Dao se las ofrece en “Bajá de Acá”. Si alguno tiene la edición de Récord, le sugiero que compare.
En la misma revista española, a lo largo de tres números, aparece “El Misterio del Kain Merah”, con guión de “E. Ventura” y el enorme Alberto Breccia. Es posible que se haya publicado originariamente en Argentina, y que el autor del argumento sea Oesterheld, bajo uno de los tantos seudónimos que utilizó. Supongo además que el coloreado pertenece a los yoyegas. Si alguno tiene datos, bienvenidos. También en “Bajá de Acá”.
En los archivos de las revistas no figuran los créditos del escanneador original, por lo que no he podido consignarlo.
Aclaro que la oferta es por tiempo limitado, ya que no se cuando voy a necesitar ese espacio para nuevos puteríos (todo no se puede, che!)
Aprovecho también para avisarle al amigo Ricardo Mascaro que recibí gran parte del Libro de Oro Rico Tipo del ’57, del que ya había mandado un adelanto, y que pronto lo subiré a La Colección de Dao. Muchísimas gracias!
Lo último en La Colección es, como podrán apreciar al costaú, la Correrías de un Pequeño Gran Cacique Patoruzito Nº 85, de Enero de 1965, que como le adelanté a Fernando Sosa en un comment “pertenece a una época brillante de la revista, aunque no es lo mejorcito de esa etapa. Claro que comparado con lo que vino después, resulta genial. Hay rastros del Urtiaga del que vengo hablando en el dibujo.” También reproduzco el comentario dejado por el amigo Ricardo, que da cuenta del valor que tienen estas revistas perdidas en el tiempo:
“La descarga de este número es especial para mí, aunque todas son importantes. Es uno de los Patoruzitos más disfrutados y recordados de mi infancia. Nota al margen, saber lo que "decía" Patoruzito fue un gran incentivo para aprender a leer.”

(*) Si algún lector de este blog vive en Mar del Plata, y en una de las dos manzanas de alcance que tiene la FM trucha donde hace el programa Wilson, que lo sintonice y me cuente después lo que dice de mí, así me cago un rato de la risa (..me meo no, porque sería una redundancia con mi apellido)

lunes, junio 08, 2009

ESTE SABADO PLATENSES Y PORTEÑOS NO TIENEN EXCUSA

...si querés llegar, llegás
(Dao te la hace re-fácil, viste?)...

Imprimítelo, fierita, y te vas -planito en mano- a disfrutar tiatro del bueno...

(...y atenti los zarateños: Domingo 14, en el
Círculo Popular de Cultura!)
Sitio del autor:

domingo, junio 07, 2009

CONCURSO

Más allá de mis gustos, cumplo con un pedido que me hizo el amigo Carlos Carella. Para más datos, visitar http://sombreritus.blogspot.com/
(Y ya que estamos con los pocos amigos ferretianos, debo decir que lamento enormemente que http://omarcitus-omar-citus.blogspot.com/ haya dejado de postear Pi-Pío. Iba día a día a ese blog a bajar y leer con interés las entregas. De todos modos, el trabajo hecho hasta ahora es enorme, ya que Omar publicó nada menos que diez episodios completos de esa extraordinaria historieta. Mi agradecimiento)

sábado, junio 06, 2009

LA COLECCION DE DAO: CORRERIAS Nº 85

CORRERIAS DE UN PEQUEÑO
GRAN CACIQUE PATORUZITO
“JIBAROS FOOTBALL CLUB”
Nº 85 - Enero 1965
Aventura completa
74 páginas, más portada
DESCARGAR

viernes, junio 05, 2009

MAS OSWAL!!!

Daniel Martino me ha enviado dos páginas adicionales de Sónoman que se le habían traspapelado, siendo una de ellas el final de la primera aventura, la del Discóbolo. Aproveché y escaneé otras siete que tenía guardadas, con lo que ya recopilamos un total de 64, y vamos por más... a ver quien tiene alguna para aportar.

Daniel nos regala además tres páginas de una curiosa publicidad que hacía Oswal en forma historieta, para las mermeladas Cap y que no conocía. Según me dice, se publicó en Anteojito a fines de 1967 y debieron ser no más de diez entregas.
Ya están en La Colección de Dao, junto a las Sónoman adicionales, a las que acomodé la numeración para ser incluidas en el archivo anterior (*).
Y por si todo esto fuera poco, el amigo Daniel me envía 22 páginas de la versión que hizo Oswal en Anteojito del Robinson Crusoe, de Defoe, en los años 1966-67. Se disculpa del maltrato de las páginas “por manos infantiles hace más de 40 años”. A lo que le respondí que los recortes no importaban a la hora del rescate, lamentando de no haber confiado en mis gustos de pibe, lo que me hubiese llevado a guardar todo lo que tenía. Daniel me sorprendió con la siguiente comparación:
“... Sónoman y tantas buenas cosas, son como el arte del prestidigitador: lo disfruta el chico pequeño que lo cree, pero ya no el adolescente, que no quiere ser engañado. Recién lo recupera el adulto, que, ubicado ahora junto al mago, disfruta de los mecanismos de esa magia. Por eso generalmente uno, de adolescente, por mera vergüenza de mostrarse inseguro, se deshace de estas maravillas.”
Ese fue exactamente mi tránsito, y yo no podría haberlo expresado con tanta claridad y belleza.
Un lujo tener visitantes de este nivel y generosidad.
* (Aprovecho para aclarar que en el archivo anterior se deslizó un error de numeración. La página 47, corresponde en realidad a la 56, ya que en la 55 se anuncia el comienzo del episodio de Daumier Tic-Toc, que arranca en la "47", y que aparte marca la vuelta al ByN.)

LA COLECCION DE DAO: PAGINAS DE ROBINSON CRUSOE

Sobre la novela de Defoe

Adaptación y dibujos de Oswal
Revista Anteojito, años 1966-67
22 páginas discontinuas
Enviadas por Daniel Martino
(para más información ver)

LA COLECCION DE DAO: Páginas de Sónoman y Capitán Cap


por Oswal
9 páginas de Sónoman, para ser añadidas al archivo anterior
3 páginas de Capitán Cap, publicadas en Anteojito a fines de 1967
Gentileza de Daniel Martino
(para más información ver)

EL MEJOR SASTURAIN (II)

La mención de Fernando Sosa, en el banner, a la historieta como “9no. arte”, me retrotrajo a las extensas discusiones que mantuve en este blog y en otros lares, respecto del origen de esa denominación, su lógica, su sustentabilidad y utilidad. No fatigaré con los argumentos que se esgrimieron. Al que le interese puede rastrearlos aquí. Baste decir que mi opinión se resume en que la operación de prestigio que se hizo con la historieta al intentar incluirla en ese ámbito tan dudoso y escurridizo del arte, contribuyó a alejarla de la cultura -y el consumo- popular, que es el ámbito donde nació y al que pertenece. En contrario, los argumentos van desde el tautológico “la historieta es arte porque involucra la plástica y la literatura, que son artes”, hasta algunos de personas valiosas como Federico Reggiani, quien cree que el prestigio alcanzado permitiría que jóvenes creadores lleguen a realizar obras maestras, por fuera de los condicionamientos de mercado y el logro de subvenciones de organismos de cultura oficiales o privados. Si esto de verdad sucediera sería, a mi modesto entender, poca ganancia para tan alto costo.
Hace poco, y a raíz del post anterior sobre Sasturain
(ver) se me ocurrió rastrear las notas recopiladas en “El Domicilio de la Aventura”.
Me encontré con una de mayo de 1979, titulada Alternativas, que refleja con la lucidez que caracterizaba a aquél lejano Sastu, el dilema al que se enfrentaba la Historieta Argentina de entonces, y que se graficaba justamente en reivindicar su origen, al margen de la “Cultura con Mayúsculas”, o en el intento de integrarse a ella, perdiendo así su inserción popular. Pero en el epílogo de la nota, Sasturain lo expresa con mucha más claridad que yo:

"La marginalidad se resuelve en dos alternativas: la asunción de un territorio tangente por asimilación -en este caso la literatura, acaso el cine por similitud de origen y modalidad de consumo-; o la reivindicación de la marginalidad, como identidad primero, como posibilidad de individualidad absoluta después. Por ahí anda NUESTRA HISTORIETA. En el mundo -léase Europa- corre la moda del noveno arte y el experimentalismo, la historieta erótica o intelectual refinada para un público no masivo. Mientras, el lector habitual sigue consumiendo tontería. Aquí, la escisión es sólo cuestión de tiempo: no tardará en llegar la revista sofisticada para un público que la compre sin vergüenza de leer historietas. Es el peligro esnob, el despegue del piso, la pérdida de una tradición de cultura popular que hizo la grandeza y el sentido último de la creación, la tentación de la vanguardia.
Dos tareas, entonces: RECUPERAR LA LEGALIDAD DE UN ESPACIO PROPIO a partir de un planteo no euro céntrico, que supere las limitaciones de la mera vanguardia o la fantasía de que lo ideal es convertirse en una de las ARTES a través de la negación de las raíces; ENCUADRAR ESE ADEMAN DE IDENTIDAD JUNTO AL DESTINO DE LOS DEMAS SECTORES DE LA MARGINALIDAD, comunes residuos en el reparto de la gran torta cultural. Porque acaso el equívoco resida en no tener claro si lo que se quiere es definirse ante La Cultura o incorporarse a ella. Empecemos por ahí."

El problema, claro, es que el mismo Sasturain fue quien editó, cinco años después de escribir esta nota, “la revista sofisticada para un público que la compre sin vergüenza de leer historietas”. Fierro terminó siendo la profecía que se cumple a sí misma.
Y el problema es también que la distribución de los pocos álbumes de historieta nacional que se editan, pasan por las comiquerías y no por los kioscos.
Y que la mayoría de los historietófilos se han vuelto cultores del mongo y de los superhéroes. Un ghetto.
Hay un espacio de resistencia, que son los blogs, donde los dibujantes se autoeditan, a la manera de los fanzines pre-informáticos.
Pero la web, por más que los que la frecuentan crean que es el más popular de los espacios, no llega a todo el mundo.
Y de cualquier forma no sirve para el tipo que se compraba las de Quinterno, Mazzone o Torino, o las "serias" Misterix, Hora Cero, Patoruzito Semanal o Skorpio, inclusive -depende de las épocas-, para leer en el subte o en el tren.
Hace muy poco, observé a un cuarentón, leyendo de parado en el bondi, una Selección de las Mejores Correrías.
Ya dije que no me interesan las revistas de Meriggi. Pero estaría bueno que Magma o Pandemonium o Manuela poblaran los kioscos del país. Y que los muchachos de Banda Dibujada, también pelearan su lugar en las estanterías. Y que aparecieran nuevos productos, no necesariamente de edición tan cuidada, de historieta cómica y seria, para poblar el revistero.
La consigna es recuperar el kiosco para la historieta. Me han hablado de problemas de distribución y otras yerbas. No creo que sean insalvables. No hay que regalar fácilmente ese espacio a Editorial Universo y a los libritos de Gaturro. Que se animen los editores. No van a vender, claro, como en las épocas de oro de los ’40, ’50 o ’60, pero igual van a ganar plata.
Hay que recuperar al lector histórico de historietas, aquel que consumía esos productos marginales, que se vendían a dos mangos en los kioscos. Y los historietistas tienen que empezar a laburar para él, darle calidad, sí, pero junto a entretenimiento y aventura, y no seguir “la moda del noveno arte y el experimentalismo, la historieta erótica o intelectual refinada para un público no masivo”, como bien decía aquel Sastu que, desgraciadamente, ya no es el que era.

jueves, junio 04, 2009

SIGUEN LOS GRANDES REGALOS: SONOMAN -GENTILEZA DE DANIEL MARTINO- EN LA COLECCION DE DAO!!!

Señores: este blog suele transitar por caminos diversos. Tener momentos inteligentes y otros donde se sumerge en la más burda chabacanería y en el más ramplón de los puteríos. Y sin transición. En pocos minutos, el comentario de un visitante puede hacer que se pase de lo sublime a la abyección más absoluta. Obviamente, tal fluctuación se debe a mis características ambivalentes, y a mi incapacidad desde siempre de tomarme demasiado en serio nada. Pero en mi favor, puedo alegar que al menos se reconocer cuando me hallo ante un gran momento.
Este es uno de ellos, y no por mis méritos, precisamente, sino por el de mis lectores. Al maravilloso banner que me ha regalado Fernando Sosa, se suma -sin transición entre grandes momentos, en este caso- el envío que me acaba de hacer Daniel Martino.
Se trata de 56 páginas de Sónoman que van del primer anuncio de su aparición en Anteojito, el 8 de diciembre del ’66, hasta diciembre del ’68. Las iniciales en ByN, más tarde en color, pero siempre desplegando en ellas Oswal esa agilidad en la narración y en el dibujo que lo hace único en la historieta argentina y lo emparenta con el monstruo de Eisner.
Afirmo con absoluta convicción que Sónoman es el gran superhéroe argentino, y distinto, además, a todos los superhéroes. Sabemos: Patoruzú no tiene poderes sobrehumanos (aunque a veces lo parezca) y Súper Hijitus, más allá de los muchos fans adultos que tiene hoy en día, estaba dirigido a un público exclusivamente infantil. Sónoman, en cambio, abarca una franja más extensa de lectores y está dotado de una originalidad y una sutileza que el trulalense nunca poseyó (tampoco Batman ni Súperman, para ser justos). Su valor no sólo radica en el extraordinario dibujo, sino también en las peripecias que Oswal imaginó para él y la riquísima galería de personajes con que lo acompañó desde sus comienzos.
Las páginas enviadas por el amigo Daniel no siempre son secuenciales. Pero como pasó en oportunidades, tengo la esperanza que otros coleccionistas completen los episodios. Eso, mientras tanto -como suelo aclarar- el anunciado, insustituible, y largamente demorado volumen que recoja sus aventuras, no salga por fin a la luz.
Este blog tiene entonces el grato privilegio de anunciar a Sónoman, y La Colección de Dao, el orgullo de alojarlo.
De pie, señores. Aplausos para el maestro Oswal que lo creó, para Daniel que nos lo acerca... y por qué no? para García Ferré que tuvo la lucidez de editarlo en su momento.

LA COLECCION DE DAO: SONOMAN EN ANTEOJITO


Por OSWAL
56 páginas
Diciembre del ’66 a diciembre del ’68
Gentileza de Daniel Martino
DESCARGAR
(para más información ver)

miércoles, junio 03, 2009

DAO ESTRENA BANNER DE LUJO!!!

Y de lujo también son los lectores que uno tiene. Fernando Sosa se copó realizando el banner que a partir de hoy, luzco con orgullo en este blog. Se inspiró, como él mismo lo declara, en el arte de Derek Riggs. Ahora, las afirmaciones que mi locura se constriñe a la historieta, y que ésta es el 9no. arte, corren por su exclusiva cuenta...
Para admirar los trabajos de Fer, ya saben:

martes, junio 02, 2009

PARA DESCARGAR: REVISTA PATORUZITO COMPLETA Y EL MASCARIN, DE OSWAL

Todavía hay gente que ningunea a Quinterno, como si siempre hubiera sido la Selección de las Mejores de Editorial Universo. O las peliculitas de uno de los novios de la diva que reclama la pena de muerte y la vuelta del servicio militar obligatorio. Quinterno no sólo fue el genial creador de Patoruzú, sino también el editor de Patoruzito, una de las publicaciones que más hizo en favor de la historieta argentina. Supongo que los que creen esas pelotudeces, aparte de no preocuparse por investigar, nunca han visto un ejemplar de Patoruzito. Ahora, gracias a Oscar Grillo, pueden desasnarse en La Colección de Dao. El maestro Grillo escanneó completo el número 167 del 16 de Diciembre de 1948. Allí pueden encontrar a grandes como Cortinas, Premiani, Breccia, Salinas, Lovato, Roux, Ferro y Blotta.
(...una cosa es que yo critique a Quinterno, y otra muy distinta es que la hagan algunos pichis ignorantes)
Por otra parte, hace poco, Diego Parés, subió a El Oficio del Plumín, algunos episodios de El Espíritu de Mascarín, de Oswal, aparecidos en la revista Chaupinela (una especie de puente entre Satiricón y Humor Registrado), por mediados de los ’70. Yo agregué otros que tenía, de modo que entre ambos completamos la nada despreciable cantidad de 13 dobles páginas a color, más la presentación, que salió en el Nº 1 (11/74), en una página (ByN). Ya está para descargar en La Colección de Dao.
Mascarín es una verdadera maravilla. Oswal tributa allí a The Spirit, de Eisner, al mismo tiempo que anticipa en décadas a Los Simuladores (...o por ahí le chorearon la idea, vaya uno a saber). Y como siempre, brinda personajes delirantes como el obsesivo inspector, la flor-computadora Eulalia, la villana Rubí “Veneno” Olarry, el infeliz Pedro Ratón, el maldito Matías Invierno y una galería de esas frescas muchachitas que tan bien dibuja. Pero además, homenajea a Dickens y a los inicios de la historieta, con el Yellow Kid. Un grande, báh!
Por la misma época de Chaupinela, la recién nacida Ediciones de la Urraca -que la editaba-, publicó unos pocos números de la revista de Sónoman, que tenía y perdí en alguna mudanza. Pero el amigo Pablo, de Flores Azuladas, me ha enviado tres páginas del Nº 2. Abrigo la esperanza que pronto me envíe más.
Como verán La Colección de Dao sigue lozana, y las colaboraciones crecen. Lo que no ha crecido es la solicitud de invitaciones. Quedan todavía unas 60. Aprovéchenlas, que vale la pena. Basta que me envíen un mail a
migueldao57@gmail.com. Si no pueden aportar algún archivo en este momento, no importa. Confío que en algún momento lo harán.

LA COLECCION DE DAO: EL ESPIRITU DE MASCARIN

de OSWAL

Episodios aparecidos en la revista Chaupinela nros. 1, 2, 3, 6, 14 y 15 (subidos por Diego Parés en su blog El Oficio del Plumín, y recopilados aquí) y nros. 4, 5, 7, 8, 9, 10, 11 y 16 (provenientes de mi colección)
Noviembre de 1974 a Junio de 1975
(para más información ver)

LA COLECCION DE DAO: PATORUZITO Nº 167

Patoruzito Número 167

16 de Diciembre de 1948
Completo - 24 páginas
Colaboración de Oscar Grillo