SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

domingo, agosto 11, 2019

EL LADO OSCURO DE LINO PALACIO

Mucho he -y se ha- hablado sobre los aspectos reaccionarios de Quinterno, los cuales nunca mezclé con la admiración y el respeto que me merece como creador.
Pero poco se habla -y poco hablé- de Lino Palacio y su incorrección política. Lo haré dejando a salvo las mismas consideraciones respecto a Quinterno. 
Me indignó años ha encontrarme con una tapa de Avivato ridiculizando a Perón en el exilio. Cuando se la mencioné a Francho, me recitó de memoria el versito que acompañaba el dibujo. Y me comentó que durante la década peronista, Lino Palacio tenía una foto del General en su escritorio de la redacción. Habría que calificar la actitud, siendo benévolos, de oportunista.
Flax no fue tan severo con Hitler y Mussolini hay que decirlo, más allá de la genialidad de sus caricaturas en La Razón, compiladas luego en los tomos de Historia de la Guerra.
Ahora, es en Billiken, en esas tapas maravillosas que atravesaron varias generaciones, y que siguen deslumbrando hoy día, donde se esconde quizá el aspecto más reprobable de Lino Palacio.
En octubre del año pasado, subí, con él título de "POLITICAMENTE INCORRECTOS" dos portadas de la revista Figuritas. Lino Palacio no le iba en zaga.
La reiterada ridiculización de gorditos y "tragas" habrán sido apoyatura gráfica para un bullying que existiría previamente, tampoco hay que exagerar.
Queda claro que el genial dibujante estaba de lado de los "atorrantes" y eso se ve en las tres versiones, de distintas épocas, del tema "el debut de los largos". Nótese que en la más antigua no los lleva quien merecería llevarlos. En la intermedia, a diferencia de la precedente, el portador advierte lo que genera su atuendo. Y en la última, sigue su paso indiferente, mientras que los que todavía no llegaron al estatus simbólico de adulto miran asombrados, sin asomo de burla. Más allá de las variables, el andar del portador de los largos, se torna cada vez más alambicado.




La burla reaparece en la escena de playa, donde quien viste el anacrónico traje de baño usa anteojos, lo que denota arquetipo de "traga", además. Dos en una. O tres, si volvemos a computar la actitud del bañista.


Ni hablar de la antiquísima tapa del dueño de la pelota, cuya postura semeja la de la matrona que escolta, probablemente su madre.


Si bien la constante consiste en el apartamiento del "distinto", hasta acá uno no se atreve a pensar que Lino Palacio se metía con el amaneramiento infantil, lo cual ya sería ir bastante más allá de los estereotipos medianamente disculpables por la mentalidad dominante en la época.
Pero las dos últimas portadas que muestro, la del chico que imita a la cigueña (que lo mira feo) y la del que bebe un refresco, parecieran confirmar ese paso hacia lo inexcusable.



Por más que a uno no le guste, hay una distancia considerable en reflejar parte de un imaginario social en revistas adultas como Avivato, o en un diario como La Razón, que hacerlo desde una publicación infantil, donde mínimamente tendría que haberse planteado qué daño podía hacer, a qué temprana estigmatización podía contribuir.

miércoles, agosto 07, 2019

EN MEMORIA DE BABY - CRITICAS

Ya aparecen las primeras opiniones sobre el espectáculo...
Podés consultar una de ellas AQUI

La otra pertenece a Luis Mazas, uno de los más prestigiosos críticos teatrales de la Argentina, y la transcribo de su sitio Teatrísimo/Radiozónica/CríticaPorCríticos

Miguel Dao a favor de lo ambiguo
¡QUÉ PRETENDE USTED DE MI!

Por Luis Mazas


Gente perdida, que no encuentra el rumbo; la dirección, simplemente. Gente en el tránsito inseguro. Se halla en el lugar equivocado, al que no debió llegar. Esta inquietud se descubre ya como disparador de anteriores dramaturgias de Miguel Dao (“Angelito Luciarena, el psicólogo del barrio” o "El más allá"; “Indoamericano”), Ahora, “En memoria de Baby” toma similar camino. Los personajes como los niños perdidos de las historias infantiles repiten ese momento de extravío y extrañeza. Lo hace la madura heroína de este relato, cuando por el simple acto de llamar a la puerta equivocada, queda atrapada “sin salida” en una extraña trama. Así, sobre el juego del gato y el ratón, también los espectadores salimos inadvertidamente, fuera de la tranquilizadora apariencia de una comedia de confusiones; sujetos a la sospecha de lo incierto. El personaje anfitrión, se desdibuja a partir del decadente maestro que aparenta y toma paulatina semejanza con una araña en su tela. Nos remueve esas fobias inconscientes que tenemos, de sospechar que las personas no son lo que dicen ser ni nos cuentan sus reales intensiones. A partir del encuentro fortuito de Torcuato y Peralta, vamos a precipitarnos en un tenue absurdo donde la propia ambigüedad de los géneros nos conduce a la sospecha de una apropiación de identidad sexual y algo más.
El texto, de sumo interés, juega la máscara de un cierto aparente costumbrismo cotidiano que se oscurece a medida que la exuberante criatura animada por el propio Dao, desdibuja la imagen del docente de pobre escuela barrial hasta tornarse una caricatura peligrosa y voraz. 
Responsable integral de la puesta en escena, (más escenografía, luces y vestuario) Marina Wainer da otra vez vigorosa cuenta de un texto de Dao; lo redondea, le imprime la desmesura apropiada; la sutil ambivalencia; un matiz siniestro que se va trasparentando bajo la amable sonrisa coloquial. Miguel Dao otorga a su rol, la vida graciosa y oscura, la dualidad casi demente, sobre la que se recuesta con fruición histriónica. Lo acompaña eficaz, Rosario Zubeldía trazando una suerte de tenue semejanza con Alicia de Carroll, inquirida por La Oruga. “En memoria de Baby” esconde más de lo que aparenta. Vayan a indagarla.

EN MEMORIA DE BABY
De Miguel Dao. Dirección, Escenografía, luces y vestuario: Marina Wainer. intérpretes: Miguel Dao, Rosario Zubeldía. Espacio de Teatro Boedo XXI (Boedo 853, Caba). Viernes a las- 21:30 hs. $ 250 60 minutos
MUY INTERESANTE


martes, agosto 06, 2019

EN MEMORIA DE BABY - FUNCIONES - BOEDO XXI



Viernes 2 / 9 / 16 / 23 y 30 de agosto

domingo, agosto 04, 2019

BILLIKEN: FIN DE UNA ETAPA

Sigo encontrándome con ejemplares significativos de Billiken. Este, de febrero del '65, corresponde a las postrimerías de una etapa, asociada a mi generación.
Ya venían insinuándose cambios gráficos en la revista que, necesariamente, debía modernizarse en función de la competencia de Anteojito, aparecida apenas unos meses antes, en octubre de 1964. 
Nótese que desde la portada misma, Lino Palacio comienza el tránsito hacia una estilización del dibujo, que marcaría su último período. A principios del '68 se produciría un cambio radical, el dibujante que marcó su impronta en la publicación durante 25 años, desaparecería definitivamente de las tapas.
Pero todavía -en febrero del '65- estábamos en la gloria. Vacaciones significaba poco material didáctico y mucha historieta.
Gloriosa historieta.
Ann y Dan (o Ana de la jungla), de Hugo Pratt. El Chick Bill, de Tibet. Blake y Mortimer, de E. P. Jacobs, representante de la línea clara franco-belga. Rumbo a las estrellas, guionado por Oesterheld. El fantasma justiciero en el antológico episodio del viaje a la prehistoria, el último que se publicó en el semanario (la serie llevaba ocho años ininterrumpidos). Y como cereza del postre, ilustraciones de Breccia.
Qué bien la pasábamos de pibes...