SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

miércoles, enero 31, 2007

NI UN VOTO PARA MAZZONE???

Este es un país bipolar.
Peronistas - Radicales
Boca - River
Borges - Sábato...
Lejos de mí el querer influir en la encuesta.
Pero en este blog se ha hecho abundante campaña por Quinterno o Torino...
Quizá no se ha difundido en la misma medida a Mazzone.
De allí este post...
Para recordar de quien estamos hablando:
LA ENCUESTA CIERRA EL
SABADO 4!!!
(...ver a la derecha abajo)

martes, enero 30, 2007

CABEZA A CABEZA!!!


RESULTADOS PARCIALES:
50 % DE VOTOS PARA TORINO
50 % DE VOTOS PARA QUINTERNO
(LA ENCUESTA CIERRA EL SABADO 4
...QUE ESPERAS PARA VOTAR?
TU VOTO VALE!)
...ver a la derecha abajo

lunes, enero 29, 2007

NUEVA BIBLIOTECA CLARIN DE LA HISTORIETA 10: CLASICOS

De todas las Pato Donald (El Pato Donaldo) que tenía de la época clásica, sólo me ha quedado esta ajada tapa y contratapa del año '51.

Las negocié hace un tiempo, y ahúra me arrepiento (...báh, un coleccionista siempre se arrepiente y termina pagando el doble por aquello que vendió o canjeó a la mitad!).
Eran muy buenas revistas.
Aclaro que las que yo leía de pibe, eran ya las de edición mexicana (no me den mas años que los que tengo, que son bastantes).
Sin embargo, en ésas de los '60, creo recordar que el dibujo tenía la misma calidad que en las de Editorial Abril.
El libro de Clarín, rescata en este volumen dedicado a Disney (atrasado respecto al plan original, por material gráfico que no llegaba, parece), lo mejor de aquellas épocas, salvo un episodio del 2000, que a primera vista no está mal.
Ahora, lo que realmente no tiene desperdicio, es uno de los primeros de Mickey, del año '30.
Con Gottfredson hay que sacarse el sombrero (...traduzco: es una maza!).

WALTER CIOCCA: OTRO OLVIDADO

En este blog, una cosa va a llevando a otra.

Y muchas veces, eso es gracias a los aportes de los lectores.

A raíz del post sobre Rapela, el amigo Carballo me trajo a la memoria a Walter Ciocca y a su "Lindor Covas, el cimarrón".

A decir verdad, nunca lo seguí demasiado en las décadas que duró en La Razón, y no tengo noticias de que se haya recopilado en ningún lado.

Pero ahora lo gugleé y, para mi sorpresa, apareció un sitio web del gaucho (ver).

De allí extraje esta primera tira del 9 de noviembre de 1954.

Mirénla con detenimiento que vale la pena, canejo!

domingo, enero 28, 2007

ENCUESTA

CELEBRANDO LOS
150 POSTS,
LARGAMOS LA PRIMERA
ENCUESTA
DE ESTE BLOG!!!
VOTA!!!
TU VOTO VALE!!!
(ver a la derecha abajo)

viernes, enero 26, 2007

ENRIQUE RAPELA: UN OLVIDO INJUSTO

Enrique Rapela fue ante todo un gran dibujante.

Como historietista, sus creaciones más importantes -en realidad desconozco otras de él-, Fabián Leyes y El Huinca, que datan de los '50, se han publicado extensamente en numerosos diarios, en forma de tiras continuadas. 

Esos trabajos, aparte de ser joyitas del género, tienen hoy un enorme valor documental, en cuanto a usos y costumbres del gauchaje.

El Huinca también  salió en Patoruzito Semanal. Cuenta Mirco Repetto,  director de la revista, que le había propuesto varias veces a Quinterno publicarlo allí. Quinterno no lo quería a Rapela porque, más allá de su calidad innegable de dibujante, era peronista y eso se reflejaba en las aventuras, a través de su mirada de la historia. Rechazó una y otra vez El Huinca, hasta que Repetto, en ocasión que Quinterno se va a EEUU por siete meses, la publica sin autorización y hasta la manda a tapa. Fue un suceso, cuenta Repetto. Cuando vuelve Quinterno, nota que las ventas en el interior habían crecido en su ausencia, y como si nunca la hubiese rechazado le ordena a Repetto poner más frecuentemente en tapa la historieta de Rapela. En este caso, el olfato empresarial de Quinterno primó sobre su ideología reaccionaria, y permitió que se difundiese una gran obra.



A fines de los '60, Cielosur reeditó, de forma bastante cuidada, Fabián Leyes y El Huinca, en sendas revistas que llevaban los nombres de los personajes.

Después, no volví a encontrar referencias ni del autor, ni de sus creaciones.

Los responsables de la Biblioteca Clarín, demasiado ocupados con El Hombre Araña, El Increíble Hulk o los X-Men, no lo tuvieron en cuenta.

Era una buena oportunidad.

Lástima.

jueves, enero 25, 2007

LA BAÑADERA DEL COMIC Y OESTERHERLD

En varias oportunidades me referí en este blog a la gente de La Bañadera del Cómic. Y en distintos tonos. Yo chicaneo muchas veces porque me divierte, pero un lector me hizo notar que eso se interpreta como agresividad, así que últimamente estoy tratando de cuidarme, porque no es mi intención ser agresivo. Así, volviendo a los de la Bañadera, he rescatado que si bien tengo diferencias con el libro de Patoruzú, respeto la labor de difusión que realizan, y -agrego ahora- la pasión que ponen en sus publicaciones.
Ese respeto me llevó a comprar OESTERHELD EN PRIMERA PERSONA.
Una rápida ojeada me indicó que el trabajo es serio y muy completo.
Anoche empecé a leerlo. Al terminar el reportaje a HGO, que le hicieran en el ’75 Trillo y Saccomano, me detuve (pág. 33). Y no fue por cansancio de la vista.
Nuevamente -y lo lamento- aparecieron mis diferencias con estos muchachos.

El libro se inicia con un prólogo de los mismos Trillo y Sacommano, confeccionado -según se aclara- para la 5ta. Bienal Argentina y la Historieta, “El Humor hacia la Democracia 1976 1984”, en ese último año. O sea, no para este volumen, aunque Ferreiro, Formosa, García, Ostuni, y Rodríguez Van Rousselt lo hagan suyo.
Primer equívoco, ya que -también lo aclaran- el texto “contiene leves adecuaciones temporales”. No se que opinarán Trillo y Saccommano de esas “adecuaciones”. Supuestamente, han dado el visto bueno para la publicación del reportaje, o sea que deben acordar.
Yo creo que es un error.
Evitar meterse con la faz política de Oesterheld y con las circunstancias de su secuestro y asesinato, para no caer en esa “fascinación del horror” (Trillo y Saccommano dixit), de la que súbitamente estaba imbuida la sociedad argentina, era en 1984 una loable actitud ética.
Hoy resulta un sinsentido.
Porque aquello es historia. Reciente, pero historia al fin.
Y las nuevas generaciones siguen recibiendo información confusa al respecto, que -sospecho- tampoco les interesa aclarar demasiado.
Entonces, la publicación de todo el reportaje a HGO, sacado del contexto de como se conformaba el pensamiento de un militante popular en los ’70, resulta en un empobrecimiento de su figura.
Si el propósito de los de la Bañadera era solamente reseñar su fecunda trayectoria como guionista, hubieran debido extractar o elaborar del reportaje los aspectos pertinentes.
Ese afán por publicarlo por primera vez completo, de lo que se ufanan, los traiciona.
Afirmaciones -en boca del entrevistado- como que la historieta es un género mayor, por tener mayor cantidad de lectores, y en consecuencia, tener mayores lectores que Borges significa superarlo, suenan hoy, descontextualizadas, al menos chirriantes y posibles de interpretar en función de las leyes de la sociedad de consumo.
Tampoco se puede entender muy bien, sin remitirse al contexto de los ’70, qué significó la decisión de Oesterheld de aceptar trabajar para la industria historietística de Columba (evito citar, en pos de la seriedad prometida, los jugosos párrafos referidos a la editorial), y negarse a hacerlo para la yankee. La distinción aparece como caprichosa.
Sin la significación profunda -sólo perceptible, para los no avisados, por contexto, repito - de éstos y otros párrafos, HGO parece quedar fijado como un guionista demasiado preocupado por sus internas con los dibujantes. Por sus rencores hacia Pratt o Breccia.
Repito que no es responsabilidad de Trillo y Saccommano (salvo la del asentimiento que el reportaje se publicara así) este reduccionismo de la dimensión del autor de El Eternauta.
Como bien señara Borges, en el Corán no se mencionan los camellos. Quiero decir que en el ’75, lo que hoy es historia se estaba viviendo, no se necesitaba reseñar contexto.
Lo que se vive hoy en día en el plano del pensamiento -si algún pensamiento existe- es diametralmente distinto.
En el medio ocurrió un genocidio. Y la década menemista, además.
En este mismo blog, para mi sorpresa, apareció en un comentario -a raíz de un mención mía a la ideología de Quinterno- Rodríguez Van Rousselt (VER) explicando que en general, en La Bañadera, trataban de no meterse con la ideología de los autores que se trataban. Y parece sugerir que una de las causas de esa postura, proviene de las diferentes formas de pensar de los integrantes del grupo.
Con todo respeto, opino que en el caso de HGO, era insoslayable hacerlo.

No es posible la neutralidad, a riesgo de -como creo que sucede- empobrecer su figura.

EL LARGO ADIOS A QUINTERNO

Las claves del Indio (VER), ya arranca su segundo capítulo.
Si bien 200 visitas en pocos días no es desdeñable, los escasos comentarios no me han sido favorables (...diga que uno está acostumbraú).
Se me reclama que vuelva a Patoruzú bajo la Lupa, por ejemplo.
Lamento no poder hacerlo.
Los posts de esa serie que subí a este blog, habían sido escritos tiempo atrás, para la web del Pirata, cuando todavía me quedaba algún entusiasmo por Quinterno.
Los que hayan seguido de cerca lo aquí publicado, sabrán que a poco andar ya empecé a tirarme contra el Viejo.
Hace un par de semanas, en el Club del Cómic, estaba seleccionando unos cuantos ejemplares de arriba del 200 de Andanzas, intentando encarar así la postergada tarea de completar mi colección -incluídas las fotocopias, aclaro pa’ los chicaneros de siempre-.
De pronto me dí cuenta que ya no me interesaban en absoluto (sobre todo las de esa franja numérica) y las volví a la pila
Ahí creo que puse punto final a una obsesión de décadas.
Eso no quiere decir, claro, que liquide mi colección, ni que de tanto en tanto, no relea algún ejemplar de la época de oro.
Pero la obsesión acabó.
El exorcismo se empezó a gestar con Elcove (Elio Coradino Vélez -El Coleccionista Vengador) y alcanzó su ritual más eficaz con la novela.
Lo del blog para difundirla, tuvo sus antecedentes en la presentación al concurso Clarín, la venta por Te Bajo el Martillo y finalmente la subida a la mula.
No tengo empacho en decir que me interesa que se lea, aunque ni se me cruza por la cabeza trajinar inútilmente editoriales, y menos aún gastar un mísero sope en autoedición.
Aviso que el título del blog (Quinterno Patoruzú Patoruzito Isidoro Isidorito) respondió a la estrategia de atraer gente del palo.
No se si fue buena idea.
No van a encontrar ahí lo que creen buscar.
Pero si se tomaran el trabajo de leer, creo que -mas allá de los méritos que pueda tener la novela- hallarán otra cosa: una historia común.
Y lo del trabajo de leer va también para el que, en comentarios, me recomendó un sitio donde se explican las leyes de la escritura, en lo que respecta a unidades de discurso.
Si este amigo leyera detenidamente lo que se explica en dicho sitio, encontraría que la narrativa tiene sus licencias.
Podrán gustarle o no las que me tomo, pero eso no implica necesariamente que yo no sepa escribir.
A pesar de estos inicios no muy auspiciosos seguiré posteando diariamente una o dos páginas de mi novela.
Cuando llegue a la palabra FIN, habré terminado de despedirme de ese viejo a quien, muchas veces a un tiempo, amé y odié con igual intensidad.

miércoles, enero 24, 2007

OTRO "CLASICO ILUSTRADO": QUEDENSE DE PIE, SEÑORES!!!

LLa Isla del Tesoro mucho antes de conocer a Pratt.
No. Me corrijo, porque el gringo ya me atraía -sin saber muy bien quien era- del Billiken, que publicaba Ann y Dan.
O sea que la formulación correcta es que en mis lecturas, el original precedió bastante a la adaptación.
En este caso, si el orden hubiera sido inverso, no me cabe duda que hubiera ido volando al encuentro de Stevenson.
La Isla del Tesoro, de Pratt, data de 1965.
Once años después Récord la editó en su Serie de Oro, de tapa dura (qué flor de editorial!). La habré comprado mas o menos en la fecha que salió.
Calculo que para el ' 76, haría unos diez que yo había leído las aventuras del grumete Jim y el pirata John Silver. Fue en el librito de tapas rojas de la Biblioteca Billiken. Aquella canción que decía "quince hombres sobre el cofre del muerto, jo jo jo, y una botella de ron...", aunque sin música, se me había pegado para toda la vida.
Cuando abordé la lectura de Pratt, fue como si volviese a los nueve años.
El tomo de Récord se perdió en alguna mudanza.
A raíz de estos últimos posts, fijé mi atención en él, en la cueva de R. Peña y Corrientes.
Pregunté el precio y el flaco me disparó treinta mangos. No discutí (raro en mí).
Debe haber otras ediciones más modernas y mejores por poco mas de ese precio. Pero yo quería el tomo de Récord.
Con esta relectura de Pratt, volví a los 19.
En cualquier momento me topo con el librito de tapas rojas de la Biblioteca Billiken, y me lo compro.
Aclaro que no espero volver a los 9, porque en realidad ahora, volviendo a leer a Pratt, crecí un poco.

PARACUELLOS DEL JARAMA: SEÑORES, DE PIE!!!

Hace poco mencioné mi descubrimiento, años ha, en la Superhumor, de Carlos Giménez y su Paracuellos.
La serie tiene como escenario exclusivo los asilos de huérfanos de la España franquista; en uno de ellos el autor estuvo internado de chico.
Me pareció que valía la pena subir algún capítulo, para los que no la conozcan.
Este es uno de mis favoritos.
Espero que lo disfruten (o lo sufran, depende de que hablemos)...

martes, enero 23, 2007

LA BALLENA BLANCA (3)

Aunque aparentemente nadie le da pelota, yo igual sigo jodiendo con Moby Dick...
En la búsqueda de la ballena, me topé con algo curioso: un ejemplar de Classics Illustrated Nº 5, sin fecha, pero que por el precio debe datar de mediados de los ' 60, calculo.
Este tipo de revistas, editadas en castellano por editorial La Prensa, y posteriormente por Novaro, se dedicaba a la adaptación de novelas famosas a la historieta (aún cuando el título de la publicación reduzca al género a la ilustración de aquéllas).
Hace un tiempo, un columbiano para nada lúcido, se defendía de mis ataques argumentando que Miráme la Palomita había publicado muchas adaptaciones de grandes textos (citaba al fascista Hugo Wast, entre otros!).
Yo repliqué -inusualmente moderado- que tenía la duda de si esas versiones fomentaban o no la lectura del original.
En Clásicos Ilustrados, el propósito didáctico era explícito.
La leyenda con que termina la historieta, reza: "Ahora que ha leído la edición de los Clásicos Ilustrados, no se pierda el disfrute de leer el original, que puede obtener en su escuela o en la biblioteca pública" (mi inglés es deficiente, se aceptan correcciones).
Después de semejante experiencia, no creo que nadie haya acudido a Melville, aún cuando en la última página se agregaba una reseña sobre el autor.

Se dice que de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.
Subyace en ese propósito didáctico el prejuicio de que el camino a la cultura debe ser progresivo.
También implica una sobrevaloración de lo que se piensa como "cultura" (la historieta forma parte de ella, aunque no siempre sea arte), pero además, contradictoriamente, la idea que esa "cultura" puede resultar un plato indigesto, si se lo come de golpe.
Sinceramente, no creo en lo del acceso escalonado.
En algún momento comenté mi propia experiencia, cuando de chico descubrí una novelita del oeste de mi hermano, y eso me abrió una nueva perspectiva de la narrativa, además de la historieta.
A primera vista, esto parecería darse de patadas con lo que afirmo.
Sin embargo, y perdón por la inmodestia, creo que en mi caso había una predisposición a la lectura, y si en mi casa hubieran estado Verne, London, Stevenson o Melville, me los hubiera devorado de entrada, sin tener que pasar previamente por Patoruzito o por M.L. Stefanía, y sin daño para mi aparato digestivo.
Todos los días compruebo en los grupos de historietas, que en cuanto algún iluso quiere elevar un poco el nivel de debate, asociando -como se hace aquí- con otros géneros, saltan varios pelotudos con la endeble ironía de: "No era éste un grupo donde se hablaba de cómics?".
Aunque aclaro que no esto no implica que la estupidez sea patrimonio de los lectores de historieta. Puebla las casas, las calles, los baldíos...
Para finalizar, y en lo que respecta a la creación...
En el primer post sobre el tema decía que cuando un grande se mete con otro grande, la historieta sale agradecida.
No es el caso del dibujante de Classics Illustrated, claro (...se lo perdió Columba!).

lunes, enero 22, 2007

LA BALLENA BLANCA (2)

A raíz del post anterior, quise comprobar si existía un Moby Dick íntegro de Eisner. La puse a la mula a trabajar, y apareció.
Más allá de los estilos, la grandeza del autor de The Spirit resulta, a mi criterio, insuperable.
Pero -y creo que este juicio tiene mas objetividad- el maestro de maestros acierta también en la versión.
En Durañona - Breccia (con la colaboración de Saccomanno, a quien omití en el otro post) está presente el propósito de respetar en lo posible a Melville.
Esto se advierte fácilmente por la mayor extensión y los abundantes textos.
Analizando mas finamente, se percibe la intención de trasladar el clima de la novela, la larga vigilia en el mar, a la espera de la ballena blanca.
En cambio, Eisner sólo toma el esqueleto del relato.
Es decir, lo convierte en otro género: la historieta.
Los elementos predominantes son la aventura, y la terrible obsesión del capitán Ahab, que luce con toda su fuerza, en la acción y en la gráfica, sin necesidad de mayores descripciones.
Eisner tiene claro que la narrativa es la narrativa y la historieta, historieta.
Pasa a menudo con adaptaciones de novelas al cine. Terminan siendo mas fieles quienes mas traicionan el original.

domingo, enero 21, 2007

LA BALLENA BLANCA

Hace poco me encontré con un trabajo en conjunto sobre la novela de Melville, de Leopoldo Durañona y Enrique Breccia, dos dibujantes de estilos muy diferentes, pero grandes cada uno en los suyo.

Bah, en realidad no se si fue en conjunto, o por fuerza mayor uno realizó la primer parte (Durañona) y el otro la segunda, ya que la edición de Récord que poseo no lo aclara.


El caso es que parece que MOBY DICK no sólo obsesionaba al Capitán Ahab.


Cuando me topé con el referido álbum, inmediatamente me vino a la memoria un trabajo de Will Eisner.


Lo califica como "una introducción gráfica a la novela", e ignoro también si el maestro de maestros lo concluyó, ya que las pocas páginas que poseo están en un libro teórico, y es posible que las usara solamente con un fin didáctico.


O sea que -aclaro- la siguiente idea que voy a formular está condicionada por los datos que me faltan.


Pareciera que, aún para un monstruo como Eisner, MOBY DICK resultara demasiado para un solo dibujante.


Sin embargo, está claro que a los tres los seduce enormemente.


No es para menos, ya que detrás de todo gran relato de aventuras, puede haber una gran historieta.


Lamentablemente, el aserto inverso pocas veces es comprobable.


Resulta un lugar común decir que hay muchos buenos dibujantes y pocos guionistas.


Quizá los haya, y estén relegados, porque los dibujantes no los buscan demasiado.


En el teatro pasó, durante una época con los actores y directores en relación al dramaturgo.


Se creyeron autosuficientes. Pensaron que el lenguaje teatral era básicamente imagen.


Hasta que se volvió a oír a Shakespeare, a Brecht, a Ibsen...


Había una necesidad de la palabra, de las historias.


En el caso de los tres grandes dibujantes que menciono, uno (Eisner) es un brillante contador de historias; en cambio, E. Breccia lo es cuando tiene ganas, y a Durañona lo ubico más en el dibujo que en el guión (nuevamente aclaro que es posible que existan datos en contrario).


Independientemente de estas diferencias, los tres, con la ballena blanca, sintieron la necesidad de meterse con algo muy grande.


Y más allá de que no lo realizaran en su integridad, los resultados son magistrales.


No casualmente, también los tres dramaturgos que menciono (teatristas integrales los dos primeros), incursionaron en otros textos, en otros autores.


Cuál sería la moraleja?


Que cuando se es realmente grande, aparece la necesidad de abrevar en lo grande.


Se necesita de otros.


Ojalá entonces, que la nueva camada de muy buenos dibujantes de historieta, y que parece usar el género sólo para exhibir sus dibujos, tome nota del ejemplo.


Y si desdeñan a los guionistas, que recurran al menos a los grandes narradores.


La historieta, agradecida.

sábado, enero 20, 2007

TRILLO + RISSO : APLAUDAN, SEÑORES!

BORDERLINE trata de un futuro que consolida este presente.
Es decir que se profundizan las desigualdades, la violencia, la destrucción.
Dos grupos, el Concejo y la Junta, disputan solapadamente el poder.
En cada uno de ellos hay:
- Un dirigente que busca perpetuarse (el hipocondríaco Massimo y el decrépito Conde)
- Carniceros jefes (las lesbianas Mike y Jack, y la Sra. Ursula)
- Esbirros ( Crash -o Lisa-, Diez años -o Emil, o Blue- y el Licántropo)
La tensión principal proviene de una circunstancia: Lisa y Emil vivieron en el pasado una historia de amor y de traición.
Ahora militan en bandos separados y deben enfrentarse con frecuencia. Juegan allí el odio, la culpa, lo que queda de la pasión.
Pero también el relato se ramifica en muchas sub-historias, tanto del mundo marginal, como del que goza de privilegios.
En eso radica el gran mérito de Trillo, que no se deja atrapar por la banalidad de la ficción tecnológica, y pone el acento en lo humano, lección que afortunadamente dejó HGO.
Risso es el dibujante ideal para este mundo de marcados antagonismos.
No sé como se ubica cronológicamente este trabajo, en relación a Parque Chas y Caín. Pero si aquellos eran excelentes, éste los supera.
Su blanco y negro, su expresionismo a lo Breccia (que fue su maestro, antes que lo impactara Frank Miller), su maestría en el relato gráfico, hacen de BORDERLINE una joyita.



Lo edita Puro Comic, va por el tomo 2. Se anuncia el 3, e ignoro cuantos son en total.
Espero que -al menos- siga con esta calidad. Eso ya sería mucho.

SUPERHUMOR: UNA GRAN REVISTA DE HISTORIETAS

A raíz de la reaparición de Fierro, han surgido aquí y allá opiniones de los aficionados a la historieta.
Muchas, entre las que se cuenta la mía (creo),
intentan ser objetivas.
Otras se bandean en la crítica o el elogio.
Entre estas últimas, se ha llegado a afirmar que se trata de la mejor revista del género que se hizo en la Argentina.
Supongo que el exabrupto proviene de gente de las nuevas generaciones, a las que si se les menciona Hora Cero o Patoruzito Semanal, por ejemplo, preguntan: "Lo qué...???".
Pero sin necesidad de irse tan lejos en el tiempo, hay una publicación anterior de la misma Ediciones de la Urraca, que puede competir con Fierro por el podio.
Hablo, claro, de SuperHumor.
No parecen ser muchos los que la recuerdan.
Quizá se la crea demasiado asociada a su hermana mayor (a pesar de aquella primera presentación "Suplemento mayor de Humor").
También es posible que quede sólo el recuerdo de su última época, en la que efectivamente se mimetizó con aquella.
Pero al menos durante veintipico de números, era una revista de historietas.
Una gran revista de historietas.
Hasta que Trillo fue desplazado de la dirección, claro, como lo fue después Sasturain de Fierro.
Se podría objetar que se publicaba mucho de su director, y es cierto; pero Trillo es un grande, uno de los auténticos herederos de HGO.
Además, Trillo no estaba solo...
Junen que elenco, caracho:
Altuna - Alberto, Patricia y Enrique Breccia - Bretecher - Solano López - Mandrafina - Sanyú - Fati - Dose - Fontanarrosa - Tabaré - Dolina - Grondona White -Ferro - Saccomanno - Limura - Trigo - Muñoz - Sampayo - Carlos Giménez - Lalia - Dalfiume - Tardi - Saborido - Nine - Osvaldo Soriano - Braccamonte - Lito Fernández... y siguen las firmas.
Y que series!!!
CHARLIE MOON - MERDICHESKY (Altuna)
LOS ENIGMAS DEL PAMI (E. Breccia)
SOL DE NOCHE (P. Breccia)
BUSCAVIDAS - INFORME SOBRE CIEGOS - UN TAL DANERI (A. Breccia)
BOSQUIVIA (Fortín)
ULISES BOEDO (Mandrafina)
TRISTE, SOLITARIO Y FINAL (Sanyú)
CALLE CORRIENTES (Solano)... y siguen los títulos.

Entre los extranjeros descubrí allí, por ejemplo, a Carlos Giménez.
Su PARACUELLOS es una de las historietas que más me ha impresionado en mi vida.
Y no sólo hablo de calidad, sino básicamente de su carácter testimonial y autobiográfico.
(...no tengo noticias que haya llegado integralmente a la Argentina, pero los interesados pueden visitar su
sitio, e incluso bajarla de la mula)

Acepto que SuperHumor no tenía el riesgo que Sasturain proponía en Fierro.
Era mas clásica, podría decirse.
Pero por eso mismo, su coherencia resultó mucho mayor.
A los que la hayan pasado de largo, les recomiendo esos veintitrés números, en que la dirigió Trillo.
Después Cascioli, como pasó con Fierro, le cambió la identidad.

jueves, enero 18, 2007

LAS QUE NO HICIERON HISTORIA

La década del '60 fue increíblemente pródiga para la historieta y, por ende, para los pendejos de entonces, entre los que me incluyo.
En el rubro humorístico, particularmente, brotaban como los yuyos, en cada kiosco de barrio.
El formato preferido era el apaisado, ideal pa' fanárselas.
La táctica mía era la siguiente: me paraba delante del revistero que estaba en la vereda (de espaldas al kiosquero, con su local de cigarrillos y golosinas). Retiraba una del elástico que la sostenía al estante y hacía como que la ojeaba. Cuando realizaba la acción de volverla a poner y sacar otra, en realidad la dejaba caer delante mío y la pateaba pa'l cordón, por debajo del ala del revistero. Terminada tranquilamente la revisión, me daba vuelta, saludaba agradeciendo que me hayan dejado leer de ojito, y pasaba al otro lado a recoger mi cosecha. La hora de la siesta era ideal para estas tropelías, ya que no pasaba nadie y el kiosquero estaba medio adormecido, después del almuerzo (les aviso a los kiosqueros de Zárate de aquella época -Carretero, Caram, Monferrat- que sigan vivos, que la posibilidad de demandarme prescribió hace rato). En este tipo de publicaciones había hecho punta Quinterno, por supuesto, con las Andanzas y las Correrías (y finalizando la década, las Locuras).
Y ahí nomás salieron al ruedo Mazzone -con Capicúa, Piantadino, Afanancio, Cariseca-, y Torino -con la Barra de Pascualín (que al principio fue tabloide), El Conventillo, Funyito, Tric y Trake-...
De todas ésas he hablado ya en demasía, y se encuentra info por todas partes.
Pero hay otras que duraron muy pocos números y que quedaron en el olvido...
Mas allá de calidades, vaya un merecido homenaje pa' ellas...
EL GORDO Y EL FLACO
Nº 4 (s/d)
El de la tapa y la historieta principal pareciera ser Liotta (si no, que el amigo Carballo me corrija).
También está el monstruo de Vidal Dávila, el de Ocalito y Tumbita, de Billiken, con Los Mellizos Tiky y Toko, y Daloisio, con Ka-yi-to, entre otros. Y Gorosito, al que me referiré mas adelante. Han metido además -afanada, supongo, ya que no tiene nombre- una tira de Los Sobrinos del Capitán.
EL 'CHE' BARTOLO
Nº 3 (tengo, aparte, la 14 y la 22, s/d)
Acá sí, tapa firmada de Liotta. El personaje principal, lo guionaba en este número Centenari (me suena de otras historietas) y un para mí ignoto Lagoutte, como dibujante. Después pasan a hacerlo Heredia y Alfonso. A éstos, como a otros que publican en la revista (Vecchio, Heredia, Gallito) los tengo de Ed. Mazzone. Aparte, el maestro Cilencio!, con tiras cómicas. Un dato curioso: sin firma, y sin estilo que reconozca, aparece Pepito Morrone. Nunca me gustaron demasiado las historietas basadas en personajes de TV o dibujos animados, pero tengo que reconocer que ésta es muuuuuuy buena.

POLVORIN (la revista del humor latino !..?)
Nº 13 (s/d)Bruzzone, Mario Suárez, Enio (no descarto que los dos últimos sean seudónimos del primero).
Creo que mas maduro/s fue/ron a parar al clan de Torino (...de nuevo ayuda, maestro Carballo).
GODOFREDO
Nº 1 (agosto del '69)

Una que llegó tarde al boom. Yo creía que éste era el único número publicado, pero el amigo Contartesi -enorme coleccionista- me anotició de que existe al menos otro más.
De pibe me llamó la atención la tapa, con el personaje tan parecido en vestimenta a Isidorito, y la compré.
De grande, me volvió la curiosidad, y reincidí.
Se trata de una historieta completa, bastante entretenida, con la solitaria añadidura de un chiste en la contratapa del infaltable Cilencio.
No hay firma, pero creo identificar a este dibujante como el que hacía una tira (sepia) en la Radiolandia.
Y no descarto, por el trazo, que haya sido responsable de una época de Correrías.

POST-SCRIPTUM: Godofredo es una creación de Juan Angel Sagrera.PIELDURA y sus aventuras
Nº 1 (diciembre 1962)
Rareza absoluta y, encima, tabloide (te espera Juan Carlos, eh...).
El dibujante casi integral (el ya mencionado Gorosito), es excelente.
Hace tres historietas, con dos trazos muy diferenciados.
Uno es el de Zumbi, un chico que viaja en una nave espacial tipo bañadera, que me recuerda vagamente a algo aparecido en Anteojito o Billiken.
Las otras dos son Ucrania, que transcurre en la prehistoria, y la del indio que da título a la revista.
En ambas -sobre todo en la primera- se advierte alguna influencia de Al Capp, cuyo Chiquito Abner aparece también en tres páginas de la revista.
En todas ellas, aquí y allá, hay asomos de creatividad y talento.
No tuvieron suerte. Sus personajes no pegaron. Se las comieron editoriales mas importantes.

El caso es que me parecía que merecían rescatarse, aunque mas no sea por los recuerdos de la infancia.

ANALISIS DE UN EJEMPLAR DE COLUMBA: POR FIN DAO SE PONE SERIO!

Revolviendo unas pilas de revistas, saltó de pronto, como una cucaracha entre mi colección, un ejemplar de El Tony!!!
Fue más o menos similar a que en mi biblioteca hubiera aparecido un panfleto nazi.
Quién sabe cómo una excrecencia columbiana fue a contaminar mis selectos ejemplares...
Saliendo de mi estupor, pensé: “Se me reclama un análisis objetivo y profundo de la Editorial Miráme la Palomita... ésta es una oportunidad irrepetible, como si fuera un signo del destino...”
Así que tragué saliva, dije adiós a todo prejuicio, y encaré el reclamado estudio...
Aquí va:
“EL TONY”
SUPER COLOR 174
Julio 1991
Pág. 4:
NAN-HAI
Por Robin Wood
Dibujos de García Durán
Comentario: BUUUAH...
Pág. 19
YUMA
Por Armando Fernández
Dibujos de Haupt
Comentario: AAAAAAAH...
Pág. 30
FRANKESTEIN
Por Emilio Pino
Dibujos de M. Suárez
Comentario: UUUUUUF...
Pág. 43
MARTIN TORO
Por Eugenio Reynal Arrigo
Dibujos de Pascual
Comentario: ZZZZZZZZ...
Pág. 55
BESTIAS DE LA MENTE
Por Ned Patton (!)
Dibujos de Meriggi
Comentario: AAAAAAJ...
Pág. 63
FORT APACHE
Por Leo Ventura
Dibujos de N. Olivera
Comentario: PUUUAAJ...
Pág. 75
GUNNAR
Por Oscar Armayor
Dibujos de Navarro
Comentario: UUUUGH...
Pág. 87
RONSTAD
Por Armando Fernández
Dibujos de Furlino
Comentario: GLUUUP...

(eso sí, en la contratapa encontré algo bueno... un aviso de distintos cursos, entre los que se encuentra el de enfermería... no sé si estará vigente, pero igual voy a mandar el cupón, por las dudas... me puede ser útil para prodigarme yo mismo los primeros auxilios, en casos de terribles descomposturas como ésta...)

NUEVA BIBLIOTECA CLARIN DE LA HISTORIETA 9: QUEREMOS TANTO AL NEGRO

Diciembre del ' 72. Yo tenía 15 años y hacía los primeros viajes solo a Bs. As., desde Zárate, en tren.
Para ese entonces, ya la Patoruzú semanal había dejado de interesarme. No traía nada de política. Y la política empezaba a jugar un papel en mi vida.
Entonces, de pronto, en un kiosco de Retiro, veo una tapa que me llama poderosamente la atención.
Se trataba de la Satiricón nro. 2. (Revista mensual/Por ser usted $ 4). Humor y política juntos, una conjunción ideal, me dije (con una pomposidad que no me abandona).
No se de donde rejunté los $ 4, a los quince yo andaba siempre con lo justo -ahora, a los cincuenta, también-, pero lo cierto es que la compré.
En ese largo viaje de vuelta a Zárate, con transbordo en Ballester incluído, los descubrimientos fueron muchos.

En la página 7, por ejemplo, lo descubrí al Negro.
Pasaron 35 años y me acompañó siempre.

Hortensia, Tinta, Chaupinela, Mengano, Humor, Super Humor, Sex Humor, Skorpio Extra, Fierro... qué se yo, todas. En cada revista nueva que salía, ahí estaba él para acompañarme. Y en el Clarín, por supuesto.
También con los cuentos.
Y con el teatro...
De él puse en escena "Sueño de barrio", una maravilla del absurdo costumbrista.
Y con dos atorrantes amigos hicimos algunos relatos de "El mundo ha vivido equivocado". En esas funciones me divertí como pocas veces, actuando.
La única vez que estuve en Rosario no de paso fue por tres personas: una mina que conocí por chat, y los dos Negros (se imaginarán quien era el otro).
Pisar esa tierra mítica fue algo especial por ellos (de la mina guardo un vago recuerdo), peregrinaje a El Cairo (que estaba cerrado) y La Sede, mediante.

El librito de Clarín es el primer álbum del Negro que compro. No se me ocurrió hacerlo antes... tendría la sensación que ya lo había leído todo, supongo.
En él me entero, por el prólogo de Accorsi, que en el ' 62 no le dieron pelota en Columba (no me iba a perder la chicana).
Raro... Fontanarrosa es como un amigo al que nunca conocí personalmente y con el cual apenas me habré cruzado un par de cartas, por cuestión de derechos.
Y uno, de los amigos, no tiene mucho pa' decir.
Los quiere, nomás.

miércoles, enero 17, 2007

DESCUBRIMIENTOS: LEWIS TRONDHEIM - JOANN SFAR

Me estoy iniciando en los vericuetos de Donjon (La Mazmorra, para los españoles, aunque a mí me parecería mas adecuado La Fortaleza). Bastante tardíamente, por cierto, ya que los antecedentes más remotos que encuentro de la serie se remontan a 1998. El descubrimiento resultó de una sugerencia de mi amigo El PyBe, acerca de Lewis Trondheim, uno de sus autores, que agradezco infinitamente.
La saga -extensísima- es de un humor ácido, cruel y absurdo, inmerso en una imaginería inagotable. Y los dibujos, estupendos.
Pero Donjon, me llevó a su vez, a otro de sus responsables, Joann Sfar.






Joven autor integral, posee ya una obra impresionante. Se reconoce como heredero de Pratt, pero su estilo de dibujo pasa por muchas variantes, sobre todo a raíz de su gusto por el trabajo en colaboración.
Sin embargo, como constante, aparece reconocible el trazo de Sempé (el de El Pequeño Nicolás, junto a Goscinny), con el que ha trabajado, y al que profundiza y supera.

En sus temáticas, el mundo del judaísmo está muy presente, como lo demuestra la poética que desarrolla en El Gato del Rabino.

Por ahora esto, pero sin duda volveré a estos dos grandes creadores, de los que me puedo llegar a volver fanático.

DESCHAVES: EL PICARO ROBINJU

El 24 de febrero de 1969 aparece en Francia Pif-Gadget, continuación de la tradicional revista francesa semanal Vaillant, dedicada a un público infanto-juvenil, y que por ese entonces iba por el número 1239.
La principal innovación, además del título, radica en que se dejan de publicar historietas en continuará, para ofrecer capítulos unitarios.
También aparece allí por primera vez un personaje que tendrá una larga carrera hasta nuestros días: Rahan, le fils des âges farouches (el hijo de las edades feroces), un bárbaro que se pasea por un mundo entre prehistórico y fantástico.

Si bien sus aventuras han recorrido el mundo, a la Argentina apenas llegaron -hace décadas- unos pocos re entapados de la versión española, por lo que la serie resulta aquí casi
desconocida.

Esta circunstancia la aprovechó hábilmente el pícaro Robinjú, quien -a la medida de Rahan- “creó” a Or-Grund.
Los egresados de la Universidad de Columba (muy poco doctos en la materia Historieta, ya que allí no se la dictaba), llegan a admitir cierto parentesco con Conan, mas por Schwarzenegger, supongo, que por la adaptación que la Marvel hizo, a principios de los’ 70, de los relatos de Robert Ervin Howard, publicados en la revista Weird Tales en los años ’30.
Queda claro que Rahan apareció con anterioridad al Conan en historieta, aunque no es de descartar que sus autores (Lécureux -guiones- Chéret -dibujos-) también hayan abrevado en Howard.
Lo que sí resulta innegable es que la verdadera fuente de “inspiración” de Robinjú, ha sido la serie francesa.

Invito a recorrer una y otra (eso sí, advierto a los no doctorados en Columba que se tendrán que tragar el horrendo sapo de Or-Grund, como lo hice yo) para que comprueben las notorias “similitudes”.

(Aclaro, por las dudas, ya que acá caen muchos chicaneros, que no se me escapa Henga, de Skorpio -y otras de ese estilo y de esa época-, pero al menos en aquella historieta había muchos matices de diferenciación y por supuesto, infinita mas calidad que en Or-Grund)

martes, enero 16, 2007

NUEVA BIBLIOTECA CLARIN DE LA HISTORIETA 8: OTRA VEZ SOPA???



No hay caso... este hijo de puta de Stan Lee (el mismo de El Hombre Araña), siempre me deja atrapadísimo por la emoción violenta ideopatológica, al decir de un amigo de la era posmo (ver), atrapadísimo a su vez por lo aprendido en la Universidad de Columba.

domingo, enero 14, 2007

REVISANDO LA VIEJA FIERRO (3): YO

A ver...
De la manga de salames que visita este blog, con el solo objeto de atacarme, y que a falta de argumentos, me acusa de fracasado y envidioso, entre otras linduras...
De todos ellos, digo, quién puede jactarse de haber aparecido en la Fierro???
Eeeeeeeeh???

Contesten!!!
Ninguno???
Pues bien, señores, aquí me tienen.
Nro. 64, pág. 90, sección Tuercas y Tornillos, rubro Teatro, para ser bien precisos y por si alguno quiere comprobarlo.
Terminaban los '80 y daba sus primeros pasos en las tablas el hoy célebre Alejandro Tantanián...
Acompañado por quién?
Por un servidor.
Modestamente...

REVISANDO LA VIEJA FIERRO (2): REP

Nunca pensé que podría llegar a identificarme con Rep.
Su humor no me mueve nada y, últimamente, con los datos sobre su persona que me llegaron a raíz de la historia contada por el PyBe, tampoco me caía simpático él.
Cabe acotar que, entre los mencionados datos, estaba el de su admiración por Quinterno...
Ahora bien, resulta que, de todas las postales que Rep publicaba en la Fierro, me topo imprevistamente con ésta...


Inmediatamente, me remitió a lo que me habían comentado y también a este cuadrito, aparecido en Página, para la fecha de la muerte del viejo...

Mas allá del gag que lo origina, es evidente el homenaje .
Cualquier desprevenido leería contradicción.
Yo creo mas bien que es fruto de la tensión entre el amor y el odio por el creador del indio.
Lo dicho... nunca pensé que podría llegar a identificarme con Rep.

REVISANDO LA VIEJA FIERRO (1): UN DELICADO EQUILIBRIO

A raíz de la reaparición de Fierro, me pregunté de pronto por qué había dejado de comprar la antigua. Y en todo caso, teniendo hasta el nro. 50, por qué nunca me ocupé posteriormente de completar la colección.
Recordaba que había dejado de interesarme, pero como mis gustos -afortunadamente- cambian, me dije que quizá sea el momento de abordar la tarea pendiente sin prejuicios.
Así, en una excursión a Parque Centenario, me compré una decena de ejemplares, arriba de esa numeración. Los junté con algunos anteriores (por la continuidad de las series) y me los llevé a Mar del Plata para tratar de soportar con su lectura la tortura de la playa. Allá conseguí unos cuantos mas, de modo que del 45 al 70 pude hacer una revisión bastante completa.
El primer dato -insoslayable- es que en el nro. 48, Sasturain dejó la publicación.
Imposible no asociarlo con el desembarco de Caín en Fierro, ya que su director, Marcelo Figueras, es quien lo reemplaza en el puesto de jefe de redacción.
Caín era un proyecto frustrado de Ediciones de la Urraca, que apuntaba a un público rockero. Salieron muy pocos números en forma independiente, pero Cascioli acostumbraba a hacer este tipo de movidas para sostener las revistas de la editorial, sin importarle demasiado los cambios de identidad, que terminaban por no conformar a ningún público (caso SuperHumor).
Sasturain había mantenido hasta entonces en Fierro un delicado equilibrio entre la historieta tradicional, la no convencional y la experimental (dejo planteada estas diferenciaciones, que abordaré mas adelante), o entre lo viejo y lo nuevo, si se quiere simplificar.
Ese equilibrio se rompió definitivamente con su partida, a pesar de que la advenediza Caín duró apenas cuatro números y Figueras como jefe de redacción, muy poco mas.
Sospecho que este último tampoco se fue en buenos términos, ya que su mamotreto ilegible ("El Mesías Eléctrico") queda inconcluso en el nro. 56, y al siguiente su nombre desaparece del staff de Fierro, sin siquiera la mención que se le había dedicado a Sasturain, y sin que nadie pase a ocupar ese puesto.
Como decía, después de la partida de Sastu, los desaciertos son notorios. La revista se vuelve desprolija, se quiebra la continuidad de las series, por ejemplo. Oxido -el subtemento dedicado a las nuevas generaciones- avanza. Hay desatinos, como el concurso de fotonovelas, las que mas allá de la publicación de las premiadas, continúan en la revista, supongo que con el material de rezago de dicho certamen. Números enteros parecen dedicados a alumnos de Sanyú o de O'Keeffe, tan mimético es su estilo. Y hablando de estilos, Maitena gana espacio con series anodinas, donde intenta copiar a todos, como siempre hizo hasta que adoptó definitivamente el de Bretecher. También se llenan páginas (aunque esto venía de antes) con Fontanarrosa o Crist, mas identificados con el perfil de Humor que con el de Fierro. Van desapareciendo los grandes maestros nacionales, y ese lugar de prestigio lo llenan algunos españoles o italianos.
No se puede echar, claro, toda la culpa al abandono de timón que parece haber hecho Cascioli, dejando la revista a la deriva. Empezaban los fatídicos '90 y esto tiene que haber influído.
Los lectores de aquella época siguen quejándose hasta hoy en día de la inclusión de Max Cachimba, Podetti o el Marinero Turco. No llego a ubicar a Liniers en esa etapa, pero lo cierto es que ahora hay que sufrirlo, aunque me adelanto a aclarar que no meto a todos en la misma bolsa.
Max Cachimba, por ejemplo, me parece un auténtico creador en la historieta. Sus trabajos -guionados o no por él- desarrollan una narrativa clara, aunque por supuesto, no convencional. Por los '90 su línea era el humor negro, lo onírico, lo pesadillesco, y le salía muy bien. En la actualidad, si bien es temprano para evaluarlo, parece haberse volcado a un estilo mas naif que no me interesa tanto.
Hay otra gente, en cambio, que experimenta -bien o mal- y el experimento no es bien recibido en general por los tradicionales lectores de historieta.
Entiendo ese disgusto, y en parte me identifico con él. Uno no tiene por que bancarse los intentos de originalidad de aprendices, que derivan la mayoría de las veces en guiones y dibujos imposibles de seguir, a pesar de la buena voluntad que se pueda poner.
Que se expresen, en todo caso, en blogs o en revistas subte, hasta que maduren y desarrollen un estilo. O que se organice de tanto en tanto un concurso y que revistas como Fierro publiquen a los ganadores. Dos a lo sumo, no más. Punto.
Pero hay otra cuestión que me parece mas relevante...
Es imposible discutir la maestría de Crist, El Tomi o Nine. Ahora, si bien éstos circunstancialmente, producen historieta, su principal preocupación parece estar en exhibir sus virtudes como dibujantes. No sería demasiado problema, ya que son excelentes, si no generaran escuela...
En la vieja Fierro (sobre todo después de Sasturain, aclaro) había que bancarse que cualquier mediocre imitador ocupara un cuarto de página con un mamarracho que no contaba nada. Y hoy en día, si se recorre los blogs de dibujantes, se comprobará que si bien la mayoría se alinea en el género historietístico, la preocupación narrativa brilla por ausencia.
Pratt o el viejo Breccia, que se experimentaron todo, nunca olvidaron que hacían historieta.
Por último, en este repaso de la primera Fierro, algunos números sueltos de arriba del 70 me confirman que no se volvió a recuperar el equilibrio perdido.
Estos son los grandes desatinos en los que terminó un gran exponente del género, a partir de la propuesta original de Sasturain de conjugar lo viejo con lo nuevo.
En esta segunda etapa, donde vuelve a asumir la conducción, y como él mismo lo dice, algunos de aquellos muchachos que experimentaban ya comparten cartel con los grandes.
Yo hasta ahí, y a regañadientes en algunos casos, me la banco.
Y cuando aparezca lo nuevo, espero que Sasturain pueda conservar el equilibrio (unos 47 números, al menos).