SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

miércoles, julio 31, 2019

ROBERTO BATTAGLIA: EL MISTERIO QUE NO ES TAL

Hace poco, un periodista afín a la historieta -y también a la Dictadura Militar-, publicó un artículo sobre Roberto Battaglia, el genial creador de Don Pascual y de Motín a Bordo, que tuvo bastante difusión. Ya desde el título alude al "misterio" del destino del dibujante, luego de su partida a EEUU.
No hay tal misterio.
En el 2010, en una entrevista que le realizara a Francho -quien  tuvo que exiliarse en ese país en los albores de los '60, debido a quedar sin trabajo por su militancia peronista- se brindan detalles de la falta de adaptación de Battaglia al medio yankee.
Si bien la charla con Francho está íntegramente publicada en este blog (en dos partes), reproduzco los párrafos pertinentes:
El interés gremial que, como hemos visto, estuvo presente no bien llegó a NY, da lugar a una interesante anécdota. Enrolado en la asociación de dibujantes, Francho comenta que instó a otros compatriotas a imitarlo, y menciona el caso de Roberto Battaglia. La cita al autor de Don Pascual, inmediatamente despertó mi curiosidad, debido al mito que se creó en torno a su partida a los EEUU, con la consiguiente pérdida de su rastro, y se lo expreso. “Battaglia para mí no era un misterio, vivía en mi mismo edificio”, me contesta. Aunque acota que cierta dificultad que tenía con la pronunciación, agravada por el uso del idioma inglés, hizo que paulatinamente se enclaustrara, y delegara en su mujer el trato con editores y la representación en reuniones sindicales, a pesar del consejo en contrario de Francho.
Otra vez recurro a las palabras del entrevistado, para reseñar la relación que tuvo en EEUU con Battaglia, y que da cuenta del derrotero de éste:
“No lo conocí en Buenos Aires, sino recién en los primeros días en Nueva York, cuando con mi esposa Diana estábamos viviendo en el 1-2-3 , un hotel de la calle 44 Oeste donde paraban muchos argentinos. Cuando nos enteramos que Elba y Roberto se mudaban a Brooklyn, pasamos al mismo departamento que habían ocupado ellos, en el 426 Oeste de la 44, más cerca de donde estaba mi agencia de publicidad, en el 350 W de la 44 (como se ve, estaba señalado por ese número pues dos o tres años después nos mudábamos más al Oeste, en el 444 W de la misma 44... y ahí nos detuvimos porque ya estaba el río Hudson). En todo ese período nos veíamos muy a menudo con Roberto y Elba, que además eran muy amigos de los propietarios del 426 , una pareja piamontesa, de edad avanzada, que tenían familiares en Córdoba. Con Roberto y Elba seguimos en relaciones aún después que se mudaron a New Jersey, donde compraron una casa. Más tarde, nuestros distintos intereses y su alejamiento paulatino del dibujo humorístico fue poniendo una distancia natural, como pasa en todas las relaciones humanas”.
Por delicadeza hacia Francho y hacia la memoria de Battaglia no explicité -lo hago ahora, porque me cansa que los mismos de siempre repitan las mismas estupideces- que el problema de Battaglia consistía en un fuerte complejo originado en su tartamudez, que se agravaba con un idioma ajeno y que hacía que mandase a su esposa a intentar colocar sus trabajos en el mercado de los sindicatos. 
Por otra parte, pude constatar la existencia de varias tapas del Patoruzú semanal muy posteriores a su partida del país. Este dato me fue corroborado por creativos de la editorial que recibían personalmente -por la década del '70- la correspondencia con sus colaboraciones. Hay que decir que fue perdiendo su habilidad para el dibujo, y que esa etapa suya resulta olvidable. Solo me permito subir una imagen -en original- de las varias que registro de dicha época, por el hecho que algún otro colega suyo ha puesto públicamente en duda su autoría. Seguida de la firma, se puede constatar la fecha, muy cercana al cierre definitivo de la publicación.


Entiendo que lo del "misterio" es más atractivo que la realidad, un tanto patética en el caso. Y sería preferible obviarla para quedarse con lo mejor de Battaglia, que son sus grandes creaciones de los '50 y los '60. Pero por elección, no por ignorancia como en el caso del periodista que decía que los argentinos éramos derechos y humanos...

SIMILITUDES (¿?) HISTORIETISTCAS

No conozco The Walking Dead en su versión cómic, pero sí he visto varias temporadas de la serie. Ignoro por lo tanto de dónde proviene la idea de untarse vísceras pútridas como recurso para engañar a los zombies mediante el olfato. Sea de uno como de otra, acabo de descubrirla en "Petrus Barbygére", una maravilla de la BeDé (guión de Pierre Dubois -dibujos de Joann Sfar)  que data de 1998 o sea cinco años antes del cómic yankee. No obsta que registre algún otro antecedente, pero hasta donde indican estos datos, más que a podrido, huele a choreo...


domingo, julio 28, 2019

EN MEMORIA DE BABY - ESTRENO - BOEDO XXI


Viernes 2 / 9 / 16 / 23 y 30 de agosto
Ver en: ALTERNATIVA TEATRAL

martes, julio 23, 2019

EL PRIMER EPISODIO DE ARTHUR, LE FANTOME JUSTICIER EN BILLIKEN (2)

Como reseñé aquí, hace muy poco encontré en una librería de viejo de La Plata un Billiken del 29 de abril de 1957. O sea el que estaría en los kioscos de Zárate al día siguiente, el de mi nacimiento.
Pero ese hallazgo me generó una nueva búsqueda. Por el episodio de Arturo, que confronté con el original de Vaillant, advertí que estaba a pocos números del comienzo de la serie en Billiken. Lo estimé alrededor del 1930, enero de 1957.
Rastreé en Mercado Libre y encontré un librero que ofrecía varios ejemplares de esa franja de numeración a un precio razonable. Logré contactarlo puenteando una vez más el sitio. Le dije que necesitaba revisar las revistas antes de comprar, no tuvo problemas y concretamos mi visita. Un tipo por demás amable.
El problema fue que el lote, prácticamente correlativo, pegaba un salto de numeración justo entre el 1925 y el 1929. En el último, la serie ya había comenzado, en el otro aún no se había estrenado. Me sirvió, de todos modos, para afinar la búsqueda. El fantasma justiciero había arrancado en el 1926, el 1927 o el 1928, de fines del '56. Pegándole en el palo a mi cálculo.
Volví a ML y encontré el 1928. En preguntas al vendedor solicité si bien no fotos, la descripción de los primeros cuadritos de la historieta. La gentil respuesta comenzó con las palabras mágicas "Había una vez..."
Hoy fuí a retirarlo. El ejemplar está perfecto, salvo el desfasaje de color de la tapa... todo no se puede como digo siempre. 
Negocié de paso -a precio vil- dos Skorpio que me faltaban. La que anuncia el póster trae el póster... una rareza.







POST SCRÍPTUM:
En oportunidad de mi primer hallazgo en la librería de viejo, le pregunté a ĺa dueña si no tenían en depósito más Billiken de esa época, dado que había notado que cada tanto renovaban la pila y eran todos de fecha bastante contigua. Me dijo que era posible. Le dejé aproximadamente la franja que buscaba y la anotó.
Escribí lo que precede en el viaje de vuelta de Capital. Al llegar a La Plata pasé por la librería y tenía reservado un paquete, donde se encontraba el mismo ejemplar. Obvio que lo compré. Ventajas: colores en su lugar y precio inferior al otro. Desventajas: mancha en tapa y falta lámina central. Lo dicho... todo no se puede...



POST POST SCRIPTUM:
Al revisar el blog, consciente que ya había subido una imagen de la primera aparición de Arturito, me encuentro que figuraba una fecha consignada en ese post, y que la misma resulta errónea, siendo la correcta la que aquí se muestra en imagen, o sea el 17 de diciembre de 1956.

miércoles, julio 17, 2019

"LAS CLAVES DEL INDIO" EN FORMATO DIGITAL (6): UNA RESEÑA PERIODÍSTICA

Ariel Avilez  (Redactor especializado en cómics) ha reseñado mi novela en el portal de Agencia NOVA, bajo el título genérico de:

Más allá de la historieta: lectura comiquera sin viñetas


“Las claves del indio”, de Miguel Dao (Litnet)

“Memorias profanas de un coleccionista de historietas” es el subtítulo de la primera parte de este libro, y dice tanto o más que el título de la novela acerca de lo que nos encontraremos durante su lectura. Memorias que resultan difícil no creer propias del autor -Miguel Dao, dramaturgo, actor y director teatral, debe ser el tipo que más conoce acerca de la obra de Dante Quinterno, y en parte de eso va el libro, aunque jamás nombre al autor y a sus creaciones-, y que a fuerza de la inevitable identificación, el lector más o menos iniciado en la aventura agridulce del coleccionismo terminará por arrimar a las propias, tendiendo los puentes necesarios.
Y de la ternura de los primeros años de lectura inocente y gozosa, pasamos al contraste con la inmadura madurez del coleccionista hecho y torcido, taimado y especulador, alerta y al acecho, sabedor de que no es el único predador que persigue, por ejemplo, el segundo número de “Las Grandes Andanzas del Indio Patoruzú”. Es en este preciso momento en el que corresponde advertir al lector de este artículo que esta novela no es un divertimento de nicho; que si bien el habitué de librerías de viejo, ferias y parques en los que con suerte pueden hallarse a buen precio ciertos incunables comiqueros, disfrutará como nadie el guiño y el mimo “sólo para entendidos”. El placer de la lectura de esta historia está garantizado para cualquiera que disfrute el arte de una pluma sensible, ingeniosa y políticamente incorrecta, capaz de sumergirnos en una trama minada de misterios y cifras ocultas en aparentemente inocentes páginas de historietas.
Si bien se ha anunciado su próxima aparición en papel, está a punto de culminar su aparición en episodios dentro de la plataforma digital Litnet -ya están disponibles setenta de los setenta y tres capítulos-, así que ya pueden comenzar a disfrutarla. Y atención, que es adictiva.
Esta es una novela para vos...
1- Si sos fan de “Patoruzú”, “Patoruzito” y de la buena lectura en general.
2- Si te va el thriller, ya que esa es la palabra que se ha utilizado para definir el género de este libro, y aunque si bien la misma no la define enteramente ni la agota (hay pasajes impagables de comedia y humor), le sobran a esta novela elementos para considerarla una pieza destacada dentro de esa categoría.
Se consigue en formato digital (y de manera gratuita) en este enlace.


sábado, julio 13, 2019

CASI MELLIZOS

29 de abril de 1957.
Arturo, el Fantasma Justiciero había nacido hacía muy poco en las páginas de Billiken.
Yo nacería al día siguiente.