SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

martes, diciembre 18, 2012

Releyendo Patoruzú (sin Patoruzú)

A principios de los '60, en una misma página de la Patoruzú Semanal, venían dos secciones fijas de humor: "Jovito Barrera, un barrilete sin cola", en forma de relato breve, a cargo de Mariano Juliá e ilustrado por Ferro, y "Hay un caño en tu futuro", chiste gráfico en un cuadro, también de Ferro.
Jovito era una suerte de Isidoro Cañones gordo y con una ficción de empleo fijo. Pero paradójicamente -ya que Juliá es el responsable del cambio de carácter del personaje de Quinterno en las Locuras-, la versión correspondía al Isidoro tiro al aire, quinielero, de barra de amigotes, burrero empedernido, siempre al borde del delito, canchero y chanta antes que play-boy. Y a mi criterio, las barrabasadas de Jovito, en narración, superan en mucho a los guiones hechos por Juliá para Locuras. Ya que mencionamos la historieta: El barrilete sin cola, con su estructura fija y su invariable remate ("¿No ven que ustedes se ahogan en un vaso de agua?"), hubiese merecido tener la propia. 
"Hay un caño en tu futuro", es una suerte de "El minuto fatal", al revés. En vez de hacer racconto desde el instante trágico hasta el momento de su origen, como en la tira de Mazzone, se parte de éste y se proyecta al futuro. La otra diferencia es que la temática -tal como lo sugiere el título- está circunscripta al ámbito laboral. El cuadro elegido aquí demuestra la actualidad que muchas veces suele alcanzar aquel humor "antiguo".

domingo, noviembre 25, 2012

miércoles, noviembre 07, 2012

Otro fanático de Torino

Lo encontré en el Face, y me informan que queda a la vuelta de la Bombonera. Es lógico que lo ignore, porque en la puta vida pisé estadio alguno... pero en este caso, habrá que darse una vuelta por las inmediaciones.

domingo, noviembre 04, 2012

ASIGNACION



Orgulloso de haber aportado material de mi colección para estos afiches...

miércoles, septiembre 05, 2012

ENTREGA DE PREMIOS BIBLIOTECA NACIONAL





Tengo para vender el ejemplar del dibujante, que no lo fue a buscar....

martes, julio 17, 2012

AND THE WINNER IS...

"OTRA HISTORIA" (ver), de Violi y Dao, es una de las ganadoras del III Concurso Nacional de Historieta “Francisco Solano López” de la Biblioteca Nacional.
http://www.bn.gov.ar/noticia/ganadores-del-iii-concurso-nacional-de-historieta-francisco-solano-lopez

martes, mayo 29, 2012

TEATRO Y CARICATURA

Impresionante laburo de Joe Traghetti, para la portada del programa de Las D'Enfrente. Quien quiera tenerlo en todo su esplendor, deberá concurrir a la función de reestreno en el Teatro La Rosa, de Campana, previa a la gira (*). La novedad, además, es hay reemplazos en los protagónicos, que serán asumidos por Maryta Matas y un servidor...
(*) Espectáculo seleccionado en la "Fiesta Teatral del Noreste Bonaerense 'Baradero 2012'" para participar en la "Gira Regional 2012 del Noreste Bonaerense", auspiciada por el CONSEJO PROVINCIAL DEL TEATRO INDEPENDIENTE

viernes, mayo 25, 2012

OTROS DOS NUMEROS 1 EN MI COLECCION...

La negociación referida en el post anterior, incluyó el Nº 1 de Tric y Trake (1954, anterior a la etapa de Ediciones Torino) y el Nº 1 de Tio Vivo (1957), con portada de Mazzone. Ambas se ubican en la línea Patoruzú Semanal - Rico Tipo, intentando sacarle algún lector a ambas publicaciones. Tio Vivo me resultó una verdadera curiosidad, ya que no la conocía. Figura como director el célebre poeta tanguero Julián Centeya.


LOS 3 PRIMEROS NUMEROS DE AFANANCIO



Tenía el 3, y sólo la imagen de la tapa del 2, perteneciente a un ejemplar del Pirata. Gracias a una negociación con un grosso coleccionista, beneficiosa para ambas partes, me agencié ahora del 2. Y solicitado que hube la portada del primero al mencionado coleccionista, y habiéndomela enviado éste, exhibo aquí la trilogía, para solaz del visitante... (se me dio por escribir rebuscado, sí)


"Dick" Grayson se pone celosa...

viernes, mayo 11, 2012

CAZADOS (un Trillo no reeditado)


Cazados fue una tira diaria, guionada por Trillo y dibujada por O’Kif, que el diario Clarín publicó en la parte superior de su página de humor, desde el 28/04/2002 al 06/09/2003. Es decir, durante 16 meses, duración infrecuentemente corta para esa sección, en relación a sus antecesoras: El Loco Chávez (Trillo-Altuna, 1975-1987), El Negro Blanco (Trillo-García Seijas, 1987-1994) y El Nene Montanaro (Altuna, 1994-2002). 
Constituía no sólo el regreso de Trillo, después de ocho años, a ese sitio, sino también el pasaje del dibujo realista de Altuna y García Seijas, al semi-caricaturesco de O’Kif. Se abandonaban además las permanentes alusiones a la realidad política, que Altuna mechaba en El Nene Montanaro, para retomar la línea más clásica de la comedia de situaciones. Quizá, el cambio de enfoque, se debiera a que ya se estaba lejos de la popularidad que había alcanzado el Loco quince años atrás. O a que no convenía echar leña al fuego, con una sociedad que decía estar cansada de la política y los políticos. 
La cuestión es que tampoco Cazados logró repuntar y terminó siendo reemplazada por La Nelly, que pasó de estar escondida en las páginas interiores del diario al estrellato de la de chistes. Así, después de casi tres décadas de sitcom en continuará abriendo la sección, se la uniforma con tiras de humor autoconclusivo. El argumento de Clarín, para terminar abruptamente con Cazados -según ha contado Trillo- era que la gente ya no compraba el matutino diariamente, por lo que una tira seriada dejaba de tener sentido.
En el comienzo de la historieta, se anticipaba el propósito de empezar a dejar un poco de lado el continuará. Se anuncia en la nota de presentación: “si bien será continua, tendrá en cada episodio una especie de remate”
Esta antigua técnica de brindar satisfacción tanto al lector asiduo como al ocasional, se va relativizando en la medida que la trama se complica, porque es necesario contar con información previa para que el remate resulte eficaz. Así y todo, cuando la historia abandona el realismo del principio y entra de lleno en el delirio de la comedia de enredos, se producen momentos desopilantes. Y es ahí donde el estilo de O’Kif se consustancia plenamente con el guión. 

Las idas y venidas de la relación entre Juli y Santi, el conflicto con el embarazo o la convivencia, entretiene un tiempo, pero cuando la veta parece agotarse, Trillo saca de la galera a los personajes secundarios. Ciertos caracteres pintan como interesantes y luego decaen o directamente son abandonados (los padres de Juli, el hermano de Santi, la hermana de Mariela), mientras que otros, como Leonardo, padre del protagonista, crecen hasta casi ocupar un primer plano. Algo similar sucede con la ex-mujer de Leonardo, que acompañando el desarrollo de éste, y de acuerdo a la necesidad de la acción, sufre una abrupta transformación. En este caso, si bien el cambio resulta eficaz, no guarda demasiada coherencia con el planteo inicial. Una singularidad de la tira lo constituye el personaje de Luisma, un homosexual que funciona como permanente interferencia de una parejita heterosexual en vías de formación. Seguramente el tema se había abordado con anterioridad en la contratapa de Clarín,  pero no recuerdo que haya alcanzado tal grado de desarrollo. 
En resumen, a pesar de las objeciones, y de todas las circunstancias adversas contra las que tuvo que luchar Cazados, sus casi quinientas tiras se pueden transitar hoy en día con bastante interés. Yo lo hice hace un par de noches, de un tirón, después de bajarlas de aquí. Aviso que la calidad resulta aceptable como para leer en pantalla, no así para imprimir.

miércoles, mayo 09, 2012

DOS MENCIONES A PATORUZU EN LA PAGINA DE HUMOR DE CLARIN

Revisando desde la web de Clarín períodos de Clemente que no tenía muy frecuentados, me encontré con esta curiosidad del año 1999:

Y ya en este siglo, en el año 2003, para ser más precisos, Langer hace una mención mucho más explícita aún:

martes, mayo 08, 2012

domingo, mayo 06, 2012

SE SOSPECHA UN QUINTERNO

Esta antiquísima partitura, que encontré de pura casualidad, llamó mi atención por el dibujo. Comparándola con las publicidades que hacía Quinterno en la época, mi presunción sobre su autoría se hizo más fuerte... qué opinan los expertos?
Post-scriptum: Sospecha infundada. Rápidamente, Luis del Pópolo ha identificado a González Fossat, como el dibujante (ver comentarios) 

martes, mayo 01, 2012

TORINO "PICANTE"

Bomba-H- Nº 1, de  julio de 1955. Típica revista de la época, de chistes picarescos, "de bolsillo" (formato similar al de un pequeño libro). De Torino la portada, varias páginas  con la temática del harén, y la doble central que muestro. Además firman Francho, Laino, Faruk, Casadei, Pedro Flores, Gallito y Garaycochea, entre otros.

lunes, abril 30, 2012

A QUINTERNO LO QUE ES DE QUINTERNO, A LOVATO LO QUE ES DE LOVATO (2)


A raíz de algunos comentarios, caigo en la cuenta que para las generaciones que llegaron a Quinterno a través de Selección de las Mejores -verdadera ensalada de épocas y estilos-, y que intentan tirar de la cuerda hacia atrás, resulta mucho más difícil que para la mía ir armando el mapa de la editorial. En vista de ello, me extiendo respecto al post anterior, con apuntes del contexto de época en el que Lovato recae en EDQ.
De muy pibe, cuando empezaba a interesarme por Patoruzú, un tío mío que había nacido en 1899, me contaba una escena que había presenciado en el tranvía.
Dos hombres, que se desconocían  entre sí, iban sentados en el mismo asiento. Uno de ellos leía el diario y el otro lo seguía de ojito. Cuando el primero va a dar vuelta una página, el otro intenta detenerlo. Se produce entonces el siguiente diálogo:
LECTOR DE OJITO: -Diga, diga...
DUEÑO DEL DIARIO: -Qué hay?
-A ver, a ver...
-A ver, qué?
-Cómo salió el Patoruzú?
-Ma vate la piantacule, vó e Patoruzú!
La última frase, que mi tío me transmitió tal como la habrá oído, y que yo transcribo tal como la recuerdo, posiblemente tenga su origen en algún dialecto italiano, y a esta altura -deformaciones mediante- resulta imposible de traducir. Pero no cabe duda que expresa mínimamente el fastidio del dueño del diario frente al lector de ojito, fanático de la tira diaria de Quinterno.
La anécdota viene a cuento de lo que afirmaba en el post anterior, respecto a que el público de Patoruzú, tanto en el diario como en la revista semanal, era mayoritariamente adulto. Y no sólo en los primeros tiempos. Esas tempranas lecturas mías de las aventuras del indio, tenían como fuente las Andanzas, que unos primos adultos de Capital compraban y me prestaban cuando iba de visita, y la revista semanal que puntualmente traía otro tío mío a la casa familiar de Zárate.
Sin embargo, no bien arranca la década del ’40, el afán empresarial de Quinterno lo lleva a probar suerte en el dibujo animado, intentando convertirse en el Disney criollo. Esto implicaba, claro, captar a otro tipo de público, el infantil. Para eso Quinterno contrata un calificado equipo de dibujantes, entre los que se destaca Tulio Lovato, que en poco tiempo se convierte en su mano derecha. No sólo lo pone a cargo de la dirección de la película, sino que le confía también la realización de las tiras de Patoruzú en El Mundo, y de las páginas del personaje en la revista semanal. Lo curioso es que la gráfica de la historieta cambia radicalmente. Del estilo quinterniano, más “caricaturesco” que “cómico”, e incluso con algunos rasgos “serios”, pasa a un trazo evidentemente emparentado con el de “Upa en apuros”. No es pensable que Quinterno, obsesivo como era con el indio, hasta el punto de escribir cuadernos enteros explicitando sus características, haya dejado librado al criterio de Lovato la forma de plantarlo. Se infiere claramente que buscó asociar película con historieta, en función de captar al público infantil para ambas (téngase en cuenta que Lovato comienza a ocuparse de las tiras bastante antes del estreno de “Upa en apuros”, preparando así  el terreno). Y cuando, urgido por la aparición de Rico Tipo (ver), Quinterno se decide a lanzar la revista Patoruzito, deposita en este personaje la pretensión de llegada al público infantil, y retoma las características gráficas de Patoruzú, dejándolo en manos de otros dibujantes, y encargando a Lovato la versión de su niñez.
Como la etapa Lovato en Patoruzú resulta de difícil acceso, abandono por un momento mi renuencia a escannear y ofrezco algunos ejemplos de episodios no reeditados en Andanzas, que guardo fotocopiados desde hace décadas. Además,  de este mismo blog se puede descargar completa “Upa y la bruja”, y “La transformación de Upa” se halla disponible en la web. La tira de dicho episodio -que no tenía y que subo aquí-  fue digitalizada por Hernán Schneider.
 
01.Lovato.Desafío.Gaucho.6.41
02.Lovato.Burro.x.crack.10.41
03.Lovato.Gastón.pirata.5.42
04.Lovato.Secuestro.en.el.aserradero.6.42
05.Lovato.Secuestro.Bebés.11.42
06.Lovato.Mosca.Tsé.Tsé.1.43
07.Lovato.Upa-y-la-bruja.4.43
08.Lovato.Cantor.bañadera.8.43
09.Lovato.Payada.diabólica.10.43
10.Lovato.Transformación.Upa.1.44
11.Quinterno.(y Lovato).Tira.El.Mundo.12.40
Tres apuntes sobre estas imágenes: 1) Obsérvese como, en la medida que se acerca el estreno de la película (noviembre de 1942) el estilo se va simplificando, para volver después, aún conservando la línea "infantil", a estar más trabajado; 2) El salto y la expresión de Isidoro, en el tercer cuadro de la tira 6, perteneciente a  “La mosca Tsé-Tsé”, remite indubitablemente al Pato Donald; 3) La tira del diario El Mundo, en diciembre de 1940, ya se anunciaba “Para grandes y chicos”.

domingo, abril 29, 2012

A QUINTERNO LO QUE ES DE QUINTERNO, A LOVATO LO QUE ES DE LOVATO


A fin de esclarecer equívocos que se producen permanentemente sobre la autoría del dibujo en las primeras aventuras de Patoruzú, me propongo clasificar aquello que según mi criterio corresponde a Quinterno o a Lovato, para finalmente determinar el punto en que la serie queda definitivamente en manos de otros colaboradores.
Esta cronología está emparentada con dos fechas claves: 1941, año en que Quinterno ya se encuentra plenamente abocado a la realización de “Upa en Apuros”, al tiempo que intenta la introducción de su personaje en el mercado estadounidense, y 1944, cuando empieza a pergeñar su nuevo emprendimiento editorial, la revista Patoruzito, que aparecerá al año siguiente, y en la que Lovato tendrá un rol protagónico. Es así como, ya desde fines de 1940, Quinterno introduce a Lovato como colaborador en las andanzas del indio, dejándolas exclusivamente a su cargo a mediados del ’41. En tanto que Lovato las dibuja hasta principios del ’44, con una última intervención en mayo de ese año.
Obviamente, las zonas de transición no resultan fáciles de determinar, debido a la mezcla de trazos que se registran, y no tengo para guiarme otra brújula que mi ojo historietístico - puede fallar, como decía Tu Sam-.
Por otra parte, a raíz de un contacto casual, corroboré mi vieja presunción acerca que Sagrera había dibujado efectivamente a Patoruzú. Y fue el maestro Osvaldo Laino, quien me precisó la fecha de su ingreso en EDQ: 1944. Aparte de la coincidencia cronólogica, y si bien Laino me dice que los comienzos de Sagrera habían sido “calcando y copiando y después pasando a tinta como lo hicieron muchos más”, tengo para mí que algo de su estilo empieza a aparecer en los episodios de esa época, sucediendo a Lovato.
Dejando esto sentado, va entonces mi clasificación:

QUINTERNO
1935 a 1940 (en orden cronológico)
1- “El gitano Juaniyo”
2- “El loco del caserón”
3- “El águila de oro”
4- “Indeseables del turf”
5- “Urraca regenerado”
6- “Al campo del honor”
7- “Se casa el indio”
8- “Joyas y piratas”
9- “Upa y el misterio de la gruta”
10- “Flor de socios”
11- “Garfio el pirata”
12- “Discípulo del Diablo”
13- “Upa hidrófobo”
14- “El rescate del ídolo”
15- “El misterio del ojo de vidrio”
16- “Las armas del Tata”
17-  “Upa en las garras del alcohol”
18- “Jonás y la ballena”
19- “El gol increíble”
20- “El hombre de las mil caras”
21- “El gran duque de la mancha”
22- “Los espías” (1)
23- “El drama de Pampero”
24- “Cementerio de elefantes”
25- “El hombre sin piernas”
26- “El irascible Coronel”
27- “El Búho” (2)
28- “Chacho el terrible”
29- “El negrero”
30- “Isabelita la ecuyére”
31- “Peligro Amarillo” (3)
32- “Gitano siniestro”

Hasta aquí entonces, treinta y dos episodios que atribuyo sin vacilar a la autoría integral de Quinterno. Descontando, claro, las historias de corta extensión que aparecieron en los Libros de Oro, como “Un regalo de la Patagonia” o “Cuatreros”.
Las tres aventuras que siguen, si bien conservan trazos de Quinterno, parecen tener intervenciones de Lovato en personajes secundarios, y daría la impresión que se prepara el camino para que éste se haga cargo totalmente de la serie. Entre otros elementos,  comienza a perfilarse la transición del importante cambio gráfico en Upa.

QUINTERNO (en posible colaboración con LOVATO)
1940-1941 (en orden cronológico)
33- “Iván el más terrible”
34- “El cuatrero Mata Brava"
35- “Dos vivos tras un millón”
36- “El desnucador de Siberia”

LOVATO
1941 a 1944 (en orden cronológico)
37- “Desafío Gaucho” (4)
38- “El nuevo padrino”
39- “Burro por crack” (5)
40- “El pícaro gavilán”
41- “Gastón pirata”
42- “Secuestro en el aserradero”
43- “Secuestro de bebés”
44- “Muñecos feroces”
45- “El tesoro de los antepasados o La mosca requete Tsé-Tsé”
46- “Oro bajo la cárcel”
47- “Una estampilla valiosa”
48- “Upa y la bruja”
49- “Botánico diabólico”
50- “El cantor de la bañadera”
51- “Payada diabólica”
52- “Salteador de trenes”
53- “La transformación de Upa”
54- “El partido del siglo”
57- “Ruge el volcán”

No es su paso por Patoruzú, con estos diecinueve títulos, lo que honra a Lovato como el gran dibujante que sin duda era. Algunos de ellos, como “Gastón pirata”, asombran por la elementalidad del trazo. Hay que decir, claro, en favor del pobre don Tulio, que estaba sobrecargado de trabajo. Aparte de ser director general de “Upa en apuros” (estrenada en el ’42), tuvo que hacerse cargo no sólo de las páginas del indio en Patoruzú, sino también de la tira diaria de El Mundo. E incluso hay que considerar que muy posiblemente Quinterno, en la necesidad de ampliar el espectro infanto-juvenil de sus lectores, y en el afán que siempre lo caracterizó de unificar criterios respecto a sus creaciones, haya querido llevar a la historieta el estilo de dibujo animado planteado en la película. Un error, a mi entender, que fue corregido a poco andar, cuando dichos propósitos fueron canalizados a través de la revista Patoruzito. Patoruzú, desde sus inicios, tuvo un público mayoritariamente adulto.
En los dos episodios intermedios, el 55 (“Malas compañías”, febrero de 1944) y el 57 (“Un músico pendenciero”, mayo del mismo año -republicado en Andanzas Nº 32, aunque sin título) se verifica, por primera vez en Patoruzú un trazo ajeno a Quinterno y Lovato, retomando un perfil más "serio" en el dibujo. Y es donde cuelo mi hipótesis de la aparición de Angel Sagrera. No descarto, sin embargo, que ya en alguno anterior, como “El partido del siglo”, Lovato hubiera contado con su colaboración. 
Dejo finalmente, algunas imágenes de las aventuras de la etapa siguiente, para que puedan comparar con el estilo de Sagrera, del que encontrarán varios ejemplos en este mismo blog, con un simple clic en la etiqueta con su nombre.
 
(1) Episodio diferenciado de “El hombre de las mil caras”, aunque en la Andanzas Nº 4 aparezca unificado con dicho título; la razón es que se continuaban en la revista semanal, perteneciendo el intermedio -“El gran duque de la mancha”- al diario El Mundo”.
(2) Cabe acotar que en la lista de La Bañadera  -que utilizo como guía, a pesar de algunos errores- este episodio, originario de El Mundo, aparece como reeditado en la Andanzas Nº 42, cuando en realidad el publicado allí es muy posterior y proviene de la revista semanal.
(3) Aquí sí, lo reeditado en el Nº 54 de Andanzas, se corresponde a lo aparecido en El Mundo, y no a la versión de la semanal. Evidentemente, Quinterno decidió cerrar la etapa de reediciones con obra propia.
(4) Nuevo error de La Bañadera, ya que la versión publicada en el nro. 70 de Andanzas no es la de Lovato.
(5) Idem anterior, en relación al Nº 195 de Andanzas, que resulta una versión hecha para esta revista, muy distante de la original.