SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

viernes, noviembre 02, 2018

GIRA MAGICA E HISTORIETISTICA

Hoy anduve...

a) Retirando el Tomo 1 de Conventillo (el último en salir). Es una edición para coleccionistas. El compilador, Berni Torre, me invitó a formar parte del panel de prestigiosos prologuistas. Un orgullo...




b) Recorriendo la muestra de los 90 años del indio. Imperdible, está hasta marzo, así que no hay excusas. José María Gutiérrez, su curador, ha tenido la deferencia de ubicarme -en el hermoso catálogo- entre la bibliografía consultada. Otro orgullo...




c) Visitando, también por gentileza de José María, parte del archivo historietístico de la Biblio. Acá, originales de Mazzone para Cara Sucia. No es común ver un Capicúa en colores fuera de las tapas de la revista que llevaba su nombre. La otra tira es El Ñato Agrelo, desconocida por mí hasta hoy...




d) Recibiendo de regalo, además, el catálogo de la muestra de Landrú, a la que no pude asistir en su momento, y un libro de manos de su autor...



e) Canjeando comiquitas...



f) Encontrándome con mi querido Umpah-Pah. Estatuilla que encargué a un artesano extraordinario, que nunca me defrauda (es el tercer pedido que le realizo)...



Es todo por hoy.

sábado, octubre 20, 2018

QUEREMOS TANTO A QUINTERNO

Quinterno era xenófobo y racista.
Basta ver algunas tapas del semanario Patoruzú para comprobar cómo trataba a los inmigrantes. No sólo a los judíos, con los que directamente se ensañaba. Hay una portada (nro. 47) con el indio mirando despreciativo a un tano borracho que se le arrima, en tono jocoso. Y otra (nro.108) con el rostro en primerísimo plano de un ingenuo Patoruzú, rodeado de taimados de distintas nacionalidades, dispuestos a caer sobre su presa .



Quinterno era un nacionalista de derecha.
Bien lo señala Steimberg en su análisis de los primeros editoriales de la revista ("Hemos visto, chei…"), que tocaban la política nacional desde la óptica del conservadurismo. Prontamente vio que no le convenía politizar la publicación, y se dedicó a abordar temas municipales, tipo "hay que arreglar las veredas, canejo!". De todos modos, cuando uno observa la ideología chovinista, derechosa, primaria, de la mayoría de sus fanáticos (pueden consultarse los comentarios a los primeros posteos de este blog), cae en la cuenta que Quinterno siempre siguió haciendo política, aunque de forma solapada..



Quinterno era militarista.
No me voy a detener en el pundonoroso Coronel Cañones, por lo obvio. Sí en una tapa de Patoruzú, la del 22 de mayo del '39 con el indio tocando la trompeta sobre una foto de fondo con el imponente desfile del Ejército. Una época que –para quien no esté al tanto- dio en llamarse Década Infame. Una fecha –para quien no esté al tanto- muy cercana al inicio de la Segunda Guerra. Con un Ejército –para quien no esté al tanto- marcadamente germanófilo.


Quinterno era antiperonista.
Lo he contado varias veces: discriminaba a Rapela con El Huinca por su postura política, que se traducía en la historieta.

Quinterno negó un genocidio.
Borró de un plumazo la campaña del desierto, trocó Historia en historieta, la tergiversó, la dio vuelta, y por arte de birlibirloque convirtió a un indio en dueño de media Patagonia. Viajó allí en su juventud -narra la mitología quinterniana- y conoció a los tehuelches, fuente inspiradora de su creación.  En la realidad, para fines de los veinte, los últimos representantes de esa tribu eran sirvientes en casas de familias bien de Capital o momias en el museo de La Plata.


Quinterno negaba sus orígenes.
Así como le inventó una prosapia egipcia a su criatura, mandó a confeccionarse un árbol genealógico a medida,  falseando un pasado de nobles piamonteses. En la realidad, su abuelo había sido un humilde inmigrante dedicado a la agricultura. Cuando echó buena y empezó a codearse con otros terratenientes con olor a bosta, que frecuentaban ambientes selectos y jugaban al golf (mundo que ya conocía por su mentor, el Mono Taborda), creyó necesario redibujar su cuna.



Quinterno era un comerciante poco escrupuloso.
Cuando Repetto, en su ausencia, le contrabandeó tapas de El Huinca en el semanario Patoruzito, y  a su vuelta advirtió que eso elevaba las ventas en el interior, le mandó a ponerlas más seguido, como si nunca antes las hubiese vetado.  Reinventó a sus personajes permanentemente, también en función de la conveniencia editorial. Peleó siempre a muerte sus derechos intelectuales, al punto de crear el primer sindicato argentino y demandar a quienes usaban sus imágenes sin permiso, pero no respetó los de otros creadores (caso Mazzone con Capicúa).


Quinterno manejaba su personal con criterio paternalista.
Cierta vez que se salvó de milagro de un accidente automovilístico, cerca de Luján, lo interpretó como una señal divina y le aumentó el sueldo a todo su staff. O sea, no por los merecimientos de los otros, sino porque los ligaba a su suerte, tipo patrón de estancia.  El indio, al igual que su creador, cultivaba la "caridad".


Quinterno manejaba su personal despóticamente.
La obsesividad para con el tratamiento  que otros dibujantes debían dar a sus criaturas derivaba en permanente maltrato.

Quinterno era un puritano.
Un pilar de su staff, como Divito, terminó cansándose que le alargara las faldas a sus chicas, y se fue con la música a otra parte (lo bien que hizo). Isidoro, en su faz tardía y decadente de play-boy mayor de Buenos Aires, jamás cogía.  La moral de Quinterno era anodina, de catequesis. Se evidencia con su famosa descripción de Patoruzú, "el ser ideal que todos quisiéramos ser".


Peeeero…

Quinterno era un genio.
Creó la dupla más compleja de personajes historietísticos nacionales. Patoruzú e Isidoro son opuestos complementarios tan ricos que sus aventuras podían sustentarse sólo con ellos. Cada vez que tuvo que refundarlos, por necesidades editoriales, lo hizo para mejor, en una especie de forzado pero magistral work in progress. Además ideó para acompañarlos a una criatura fenomenal (en el sentido de grandiosa y de fenómeno), un salvaje extraño y querible, que era el necesario talón de Aquiles del indio: su hermano Upa. Adicionó otros allegados fuertes en matices, La Chacha, Ñancul, Patora. Y como si fuera poco, dotó al indio de un flete portentoso, Pampero. Ni hablar de la imaginativa galería de villanos, con Gastón y Mandinga a la cabeza, sin olvidar al Chino y al Hindú. Y finalmente, la pirueta magistral, la última refundación: la versión infantil del cacique, tanto o más eficaz que la adulta.

Quinterno era un enorme dibujante.
Personalísimo en sus principios. Aun cuando empezó a evidenciar la influencia de Disney (de Floyd Gottfredson, para ser precisos), siguió siendo un grande. Las primeras ciento y pico de tapas del semanario Patoruzú son, cada una de ellas, obras de arte.

Quinterno era un extraordinario historietista.
El pulso narrativo de Quinterno podría equipararse a los más grandes a nivel mundial. Sus secuencias son impecables, plagadas de acción, de un dinamismo exorbitante. Las nuevas generaciones tendrían tanto para aprender de él, si dejaran de lado el onanismo de las viñetas inconexas, hechas al sólo efecto de lucimiento del dibujo.

Quinterno era un editor exigente.
El semanario Patoruzito ha sido una de las mejores publicaciones de historietas de la Argentina. Reunió a los más grandes, tanto en la rama cómica (Battaglia, Ferro, Blotta) como en la seria (Breccia, Wadel, Rapela, Lovato). El semanario Patoruzú, aparte de la excelencia de sus dibujantes, se destacaba en el humor escrito. Los Libros de Oro rebozaban calidad de la primera página hasta la última. Los pocos números que duró Patoruzito Escolar fueron un ejemplo de revista infantil moderna para la época, superior a la anquilosada Billiken y a la ñoña Anteojito. Quinterno sabía reconocer el talento, y a pesar de los abismos que los separaban, convocó nada menos que a Oesterheld para esa empresa.


Quinterno, en fin, sus creaciones, fueron mis primeras lecturas infantiles. Con Quinterno empecé a amar la historieta.
Quiero tanto a Quinterno, a pesar de Quinterno.
Por eso hoy, terminados  los festejos de los 90 años del patagón, viendo tanta pavada repetida aquí y allá, quise dejar estos apuntes, que resumen-explican por qué me he ocupado durante décadas de Quinterno.
Que los cumplas feliz, indio querido! … y gracias, Maestro, por habérnoslo regalado.

miércoles, octubre 17, 2018

martes, octubre 16, 2018

LIBRERIA DE VIEJO LIQUIDA (2)

Volví a la librería de viejo marplatense al día siguiente (el último día, de cierre) por una publicidad que me había llamado la atención, pero no había comprado de pijotero. Se trataba de un desplegable de un medicamento para hemorroides, con un diseño ingenioso y dos hermosos dibujos. No había firma, pero sospechaba ahí la mano de Ianiro. 




No bien estuve de regreso, me puse a cotejar. En primer lugar, lo más aproximado para comparar es esta tapa de Rico Tipo. Se pueden observar similitudes en los zapatos de la señora y la oreja del gaucho, más allá del estilo de coloreado, que no siempre era autoría del dibujante.


Vamos ahora a algunos detalles de distintas épocas de Tóxico y Biberón...

Nariz, habano, forma de rostro...
Actitud corporal de personaje de fondo caminando y arabescos de puerta y ventana...


Toldo (eran una constante en la tira)...
La última imagen pertenece a Tito Faldas...

Edificios de fondo.
Todos estos detallecitos, si bien no son concluyentes, reafirman  mi apuesta a Ianiro. Pero como bien decía Tu Sam, puede fallar...
Debo acotar que el maestro Osvaldo Laino, cuyo criterio valoro enormemente, atribuye estos dibujos a Francisco Revelli. Me puse a revisar las tapas que tengo de él en distintas publicaciones, y no termina de convencerme la hipótesis...  Aunque la duda queda abierta.

LIBRERIA DE VIEJO LIQUIDA (1)

Estaba en Mar del Plata y me pasaron el dato de una librería de viejo que estaba liquidando por cierre. Por su ubicación, alejada del centro, no la conocía. Me llegué hasta el lugar el ante último día. Se especializaba, aparte de libros antiguos, en afiches de cine y publicitarios. De historieta, casi nada. Me traje El Humor Escrito, que me faltaba para completar la trilogía de Trillo-Bróccoli en el Centro Editor. También fue el último en editarse. Tiene dos curiosidades. La primera que la revista Patoruzú apenas si merece una mención al pasar. Supongo que debe haber sido porque Quinterno armó lío por derechos -como era su costumbre- con los dos libros anteriores, donde sí se incluyen referencias varias e imágenes de sus creaciones. La otra curiosidad es que fue editado al filo de la aparición del primer número de Satiricón, por lo que la reseña de revistas humorísticas concluye con Hortensia.




jueves, octubre 11, 2018

COMPETENCIAS PRETERITAS

Me he referido alguna que otra vez en este blog a Figuritas, una revista infantil excelente, que supo contar con dibujantes de la talla de Juan Oliva, Gutiérrez, Clemen y Linares Quintana, entre otros. Rastreándola en la web, advierto que por los '40, empezó a imitar las tapas de Lino Palacio en Billiken, tanto en estilo como en temáticas. 
Aquí un claro ejemplo: el Billiken es del año '37, Figuritas del '41.

Subida por Juan Terranova, en Revista_Paco


Bajada de ML
Nótese, además, que mientras una tenía como epígrafe "La revista argentina del escolar", la otra ponía "La revista de los niños".
O sea, Figuritas apostaba a que la compraran los padres, Billiken a que la pidiesen los pibes.

martes, octubre 02, 2018

EL ACTOR IDEAL PARA PATORUZU, SEGUN QUINTERNO

En uno de los pocos reportajes que Quinterno concedió en su vida, se refiere a quién consideraba el actor ideal para encarnar a Patoruzú. Se trataba de León Zárate. Rastreando imágenes suyas de la web, compruebo que el physique du rôle hubiese sido adecuado.

(...el reportaje en cuestión fue publicado en la Revista Sintonía en 1937, y el mérito de haberlo rescatado  íntegro es de Pablo Sapia -Costalito-)

Bastó encontrar una película en la que trabajó León Zárate y congelar una imagen, para comprobar que la predilección de Quinterno pasaba por el parecido con el personaje. La foto siguiente lo confirma más aún...



jueves, septiembre 27, 2018

Historieta y Bande Dessinée

"Regards Sur La Bande Dessinee Argentine" es una suerte de catálogo/libro, editado hace diez años en Francia, en oportunidad del 35° Festival International de la Bande Dessinée d'Angoulême. 
Está bellamente impreso con profusas ilustraciones. Tiene el démerito de una intervención en un par de páginas de Sasturain, pero el enorme mérito de poner en primer plano a Torino, tal como merecería que se hiciese acá.
Hace tiempo andaba detrás de él. Hoy, finalmente, di con uno de los pocos ejemplares que deben haber llegado al país...




domingo, septiembre 23, 2018

YOLOVI Y LA PELEA MAZZONE-QUINTERNO

Hace rato que no me ocupaba de Mazzone. A raíz de un reciente intercambio entre coleccionistas, advertí un error en un antiguo post mío, referido a la etapa en que la tira Capicúa pasó a "Cara Sucia", y continuó, al mismo tiempo, publicándose en "Patoruzú" semanal bajo la firma de Uliano (seudónimo de Blotta). En realidad, el retorno de Mazzone al staff Quinterno, ocurrió -según el dato preciso obtenido- a partir del número 190 de "Patoruzú", correspondiente al 5 de mayo de 1941, y no en el '42, como consigno en el post.
Tengo muchos baches en los ejemplares del semanario, ya que nunca me dediqué a completarlos. Registro un salto justo desde el nro. 189, en que la tira está dibujada por Blotta, al 257, de agosto del '42, donde vuelve a aparecer con la firma de Mazzone (de allí que habré referido ese año).


Se ve a Capicúa aproximándose, en la gráfica, a la que sería su versión definitiva. Tampoco pasará inadvertida la aparición (especulo que una de las primeras) de un personaje al que Mazzone dará luego vida independiente en otra tira. Se trata de Yoloví, el pequeño chantajista. Su autoría ha dado lugar a equívocos, ya que en la revista "Capicúa", a partir del nro. 39 (1961), empieza a  salir con la firma de Jorge Toro.
Respecto al diferendo Mazzone-Quinterno, yonoloví, pero tengo una hipótesis: supongo que con el debut de "Cara Sucia" (que destacaba en tapa a Capicúa, o sea le daba un lugar que en "Patoruzú" nunca iba a tener), Quinterno le pidió explicaciones a Mazzone, exigiéndole exclusividad. Mazzone se habrá negado, o le habrá pedido más plata, y Quinterno no sólo lo despidió, sino que lo desafió quedándose con el personaje. O Mazzone pudo haber directamente apostado a la nueva revista, vaya uno a saber... lo que no modifica lo del enojo de Quinterno. 
Y eso que Mazzone le rendía pleitesía a Quinterno. Me autocito (de una nota más larga en este blog): 
"Capicúa llega en tren, al igual que el indio en su primera aparición, pero en un cajón de encomienda, lo que remite indudablemente al anuncio en "El Mundo" del arribo de Patoruzú. Este homenaje da cuenta de la admiración de Mazzone por Quinterno, y de su agradecimiento además, ya que éste lo había incluído -muy joven- en su selecto staff."
Se ve que cuando empezó a aparecer el conflicto de intereses, todo ésto pasó a segundo plano...
No se cuánto habrá durado "Cara Sucia", pero calculo que resultó de corta vida .. Ahí Mazzone volvió con la frente marchita.
A principios de los '50, en otra pelea -ya definitiva- con Quinterno, terminó mudando Capicúa a "Rayo Rojo". Casi una década después, el personaje reaparecería en su propia revista, inaugurando la Editorial Mazzone.
Nótese que en un comentario del posteo referenciado, un fan de Quinterno no concibe que éste pudiese haber obrado así.
Sin embargo, resulta incontrastable que Quinterno fue mucho más allá de lo que había ido "La Razón" con él mismo, ya que El sueño de Julián consistió en reediciones de tiras que habían sido publicadas en ese diario. A Capicúa lo hizo continuar con otro dibujante.
Todo esto dicho, huelga aclararlo, sin el menor menoscabo al talento de ambos contendientes.


viernes, agosto 31, 2018

BRITISH COMIC (...y algo de BeDé)

Anduve por el Reino Unido. En el campo de la historieta, por lo que yo pude apreciar, los yankees y los ponjas copan el mercado con súper héroes y minga. Me resultó difícil encontrar producción local. Más aún material de colección.
Empecemos por lo más valioso. 
En una comiquería de Londres, al final de Hyde Park, llegando casi al barrio de Notting Hill, encontré este ejemplar de Buster, de 1985, en excelentes condiciones, y por sólo dos libras. La revista se publicó entre 1960 y 2000, siendo uno de sus personajes más famosos Faceache, creación de Ken Reid, quien lo dibujó hasta su muerte en 1987, o sea que la página de este número le pertenece. La tira trata sobre un pibe bastante desagradable que podía transmutar su rostro a voluntad.




De una librería de viejo de Londres, me traje esta recopilación, profusamente ilustrada, de publicaciones infantiles británicas durante un siglo (toma desde 1870 a 1970). Curiosamente, el volumen está dedicado por el autor. Marcado en 25 libras, lo saqué por 22. 





Esta librería en York no es de viejo, pero sí de cuento. Llena de pasajes, escaleritas, recovecos. 



Aparecieron allí un Gulliver ilustrado por el multipremiado Chris Riddell (Jonathan Swift, por otra parte, es un héroe en Dublín, por donde también anduve) y una curiosa y onírica historieta -sin texto- para adultos, cuya autora, Shirley Hughes, ha forjado su carrera ilustrando cuentos infantiles.






A escasez de historietas, opté por la ilustración. Este libro lo traje de Liverpool, no podía ser de otro lugar. Estaba -insólito- en una feria de usados dentro de un museo de arte moderno. Una bagatela (de todas maneras regateé una libra).













De kiosco. Todavía sale Beano (arrancó en 1938) y su contracara satírica, Viz (de 1979)



También, de un periódico de Londres, rescaté este chiste sobre el brexit, que toma como referencia la reciente creación de Matt Groening, Des-encanto (la estoy empezando a ver por Netflix y promete mucho).



Y ya fuera del British Comic y de Gran Bretaña misma, en los suburbios de Dublin, en la que realmente debe ser la última librería, escondidísimo, sólo detectable por mi entrenado olfato de coleccionista, apareció este Gastón de tapa dura, edición francesa del '82. Estaba marcado 5 euros, lo saqué por 4 (los buquinistas del Sena te lo pueden llegar a cobrar 15). Creo que a esta altura, puedo encontrar bande dessinée hasta en la China.



En el mismo tenor, ya regresando, en el aeropuerto de Amsterdam, me gasté el último cambio en euros en la más belga de las series: Bob et Bobette. Y en neerlandés original (se entiende igual, la historieta es un lenguaje universal).