SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

lunes, agosto 25, 2008

Que la historieta vuelva a ser pa' pibes, así la podemos leer los adultos!

Curioseo de tanto en tanto las novedades en Stupid Comics, sitio que recomiendo calurosamente. Hoy, viendo Fantomah vs. the Weird Gorillas y Electro, the wonder robot, no pude menos que añorar esas grandes épocas de la historieta. Como se divertirían argumentistas, dibujantes y lectores con esos disparates! Claro que la misma diversión se observa en otros que cultivaron la aventura, pero en forma más coherente (piénsese en Breccia, Oesterheld, Pratt, para mencionar sólo los de estos pagos), y que también entretuvieron a su público.
Después vinieron los semiólogos y lo arruinaron todo.
Buéh, en realidad ellos no tuvieron la culpa...
Sucedió así: un lector de historietas ávido y vergonzante (universitario yankee, boludón grandote y rubio, con pornocos en la cara) se topó un día, por casualidad, con un libro de Eco. Le avisó a otros de su laya: “Che, pero si este tipo re-groso analiza Súperman, no se por qué nos escondemos pa’ que no se caguen de risa de nosotros?” Uno fue más allá: “Tené razón, tené! Salgamo’ a decir que la historieta es arte, que joder!” (*)
La iniciativa tuvo éxito, al punto que en la actualidad el aserto se repite todo el tiempo por internet. Es decir, se instaló. Y con ello, el aburrimiento. Claro que es un paradigma que vale sólo para los que lo sostienen, porque la historieta perdió la inmensa popularidad de consumo que tenía a pesar de su mala fama, y hoy en día no deja de ser considerado por la mayoría de los mortales -al menos los mortales vernáculos- como un entretenimiento menor. Vaya paradoja.
Una pequeña porción de la descendencia de aquellos nerds estadounidenses (los más vivos) son hoy, en la Argentina, editores o "especialistas" en el género. Otra porción, también reducida, historietistas. El resto, consumidores.
Sin embargo, tanto nerds editores -y/o "eruditos"-, como nerds creadores, como nerds lectores, se burlan de sus antecesores extranjeros y nativos creyendo que se tomaban en serio los Stupid Cómics. “La historieta (aunque ellos la denominan "Cómic", como sus padres) por fin se hizo adulta!”, proclaman, a voz en jarro. Cuál es el indicador de esa presunta adultez?, pregunto yo. Intentar un verosímil que conecte superhéroes con realidad, por ejemplo? Introducir en los Stupid Cómics elementos sociales y psicoanálisis? Eso es tan grotesco como el monstruo de dos cabezas que ilustra esta nota. Pero mucho menos divertido, por supuesto.
La historieta, en tanto género, es tan infantil o tan adulta como la televisión. Sirve pa’ entretener, no le pidamos más que eso. En contadas ocasiones, con recursos creativos; la más de las veces, burdamente.
La cuestión está en que los que se entretienen con Tinelli, no ponen excusas para ver culos o mal actuadas peleas del jurado. Muchos historietómanos, en cambio, sí. Y entonces inventan que Frank Miller o -peor aún- Stan Lee o Robin Wood, son genios merecedores de figurar en los anales de la literatura universal, y califican de ignorantes e infantiloides a los que no se tragan esas barbaridades, y prefieren a Torino, como en mi caso.
Yo no necesito prestigiar culturalmente la historieta, ni considerar que me es destinada como adulto. Fue cultura de masas (ojala algún día, cuando escape del monopolio friqui, vuelva a serlo), como tantas cosas que consumo y me gustan. Soy un adulto, muy seguro de mi solidez intelectual y psíquica, por lo tanto libre de leer lo que se me cante, hasta cuentos infantiles. No me causa ningún complejo merecedor de justificación, agarrar una historieta pa’ distraerme. Eso sí: casi siempre de las viejas y buenas épocas. Cuando las hacían pa' los pibes. Son justamente, tal como le pasó a Eco, las que me provocan, las que me incitan a la reflexión .
La mayoría de la historieta actual, en cambio, siendo “arte” y estando hecha para “adultos”, subestima mi inteligencia, mi madurez y mi bagaje cultural.
(* Traducción libre de un diálogo entre nerds, acaecido en la Universidad de Massachusetts, el 4 de septiembre de 1964, a las 15:00 hs. En conmemoración de esa fecha histórica, se ha instituído el Día de la Historieta)

20 comentarios:

  1. YA SALIERON LAS ENCUESTAS DE MR ANONIMO !!!!!!!!

    CONTESTALAS YA EN:

    http://misteranonimo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Volvió a la carga el esencialismo estético de DAO.

    ResponderEliminar
  3. Como se le nota a usté cuando algo que digo le pega, eh... Supongo que lo último que le quedó atragantado fue que le señalara su curiosa defensa de un arte elitista. Pero no sucedió en este blog. Así que no mezcle los espacios, Fede, que yo jamás lo hago...

    ResponderEliminar
  4. No lei el texto, casi nunca lo hago. Solo miré las figuritas. Asi de inocente es como deberia ser la historieta...Lo mas tragico que le ocurrio a este medio fue cuando los autores empezaron a "creersela" y se transformaron en "artistas". Yo, para mi bien o para mi mal soy de los que piensan que Phil Davis es superior a Magritte y Torino fue el Brueghel del siglo veinte.
    Que se le va a hacer...Como dijo un pibe uruguayo en el libro del maestro Firpo. "El hombre es como el ñandú, cuanti mas viejo mas idiota".

    ResponderEliminar
  5. Ud. lo ha dicho, máistro: qué porquería es el glóbulo!

    ResponderEliminar
  6. Lo de esencialismo es porque usted parece creer que hay disciplinas, lenguajes o géneros "intrinsecamente" algo.

    Confunde, calculo que a propósito, las limitaciones de un lenguaje con sus determinaciones históricas. Lo que es, por decirlo con la exquisita delicadeza que me caracteriza, una pelotudez atómica.

    Pregunto: ¿Usted considera que la historieta no puede vehiculizar "contenidos adultos" (sean lo que sean esos contenidos) por una limitación intrínseca, equivalente a la que impide a la escultura narrar la vida de cinco generaciones o al cine mudo exponer la demostración del teorema de Gödel?

    ¿O cree que no puede porque el desarrollo histórico e institucional de la historieta bloqueó esos contenidos? (Del mismo modo en que el desarrollo de la escultura occidental bloqueó hasta el siglo XX, por ejemplo, la representación del sexo explícito)?

    Pregunto, así sé a qué atenerme. En el post hay cosas muy interesantes (el potencial que la ausencia de las censuras que impone la "institución arte" le dio a esos "stupid comics", por ejemplo) pero prefiero que me aclare mis dudas primero antes de charlar de eso.

    Uf, cómo me hace trabajar, DAO.

    ResponderEliminar
  7. Jejeje... Así es la cosa con los Nerds de Massachusetts y Don Dedito Infantiloide.
    :-P


    Y buhé, que lo parió, no me anda el correo y me pegue una vuelta por este blog para leer un poco las zonceras que acostumbras escribir.

    Igual, me llevo una reflexión…


    Bueno, Adio…
    ah, también me llevo esta Patoruzito!. Chau.

    ResponderEliminar
  8. Lo primero que me llama la atención, Fede, es el trabajo que se toma con alguien que dice pelotudeces atómicas, según usté.
    Pero vayamos por partes...
    Lo del esencialismo: he repetido hasta el cansancio que no es mi tema si la historieta es arte o no lo es. No se qué significa hoy en día la palabra “arte”, ni “artista”, como tantas otras palabras que se han vaciado de sentido. En todo caso, pedí que me lo expliquen los que le atribuyen ese status. Y, hasta ahora, nadie me convence, sigo sin entender qué quieren decir con eso. El teatro, supuestamente, es un arte... Bien: eso cobija a todas las expresiones escénicas? A Lanata asumiendo definitivamente que es un payaso, en una revista del Maipo, por ejemplo? Ah, no? Eso no es arte? Pero es teatro. Entonces, el teatro es arte, pero considerado en forma abstracta? Y para qué mierda sirve esa categorización, entonces?
    Como estas cuestiones de sentido común no son resueltas, me hago otra pregunta. Por qué la obstinación en conferirle ese prestigio dudoso de “arte” a la historieta? En dicho terreno aventuro respuestas. Me salta como primera lectura la asimilación a comportamientos de ciertos sectores que han sido históricamente marginados socialmente, y que cuando se empiezan a poner en crisis los prejuicios que llevaban a eso, saltan al otro extremo, exageran su condición, proclamándola como superior. Pienso en homosexuales, en negros, en judíos. También me suena a que usan la palabrita “arte” para solapar sus gustos infantiloides, y seguir regodeándose en ellos. No me haga repetir, quiere? Un adulto con mediano grado de madurez psíquica puede leer El Hombre Araña o Nippur o Sin City para entretenerse, lo admito (aunque no le envidie el gusto). Pero nunca hacer panegírico de esas huevadas, como si fueran maravillosas creaciones que hacen empalidecer toda la cultura universal que las precede y apreciables sólo por personas “cultas”, de un gusto refinado y adulto. Eso es lo que muchos pretenden. No me salga ahora con que son grupúsculos insignificantes. Grupúsculo insignificante en el mundo de la historieta es el suyo, que pretende aplicar herramientas de disciplinas medianamente serias para analizarla. Y francotirador soy yo, que resisto las boludeces casi instituidas -de un lado o de otro- en absoluta soledad.
    Y ya estoy empezando a contestar sus otros puntos, también. Vea como se conecta lo de "arte" y "adulta". No se trata de limitaciones históricas, ni de lenguaje, ni de origen. Hablar de que la historieta “creció”, se hizo “adulta” a partir de los ’80, como ha afirmado un famoso analista del género recientemente, es una reverenda zoncera. No se qué es lo que marca ese hito para él. Supongo que se trata del comienzo del absurdo intento de inserción de los superhéroes en la realidad, que menciono en el post. Esos son los parámetros que dicho analista maneja casi con exclusividad, y con él una inmensa mayoría que sigue sus publicaciones. No resiste el menor análisis. Deja afuera a las grandes creaciones del género, que pueden ser disfrutadas aún en la actualidad por niños, adolescentes y adultos. Es como ponerle fecha de “adultez” al cine y dejar afuera a Chaplin o a los hermanos Marx. Yo no me pregunto si estos genios hicieron sus películas para niños o para adultos, los disfruto. Y me provocan reflexión constante. Como adulto, ya que no puedo volver a ver con “ojos de niño”, como piden otros que sea leída la historieta. Ahí tiene: dos grupos diferentes. Unos dicen que la historieta es para chicos y que hay que volver a ser como un chico para leerla. Otros acusan a éstos de boludos, y proclaman que la historieta debe convertirse definitivamente en adulta, y dejar de lado esas pajerías pa’ los pibes. Ahora, lo que me pasa a mí es que veo contenidos adultos en aquellas historietas “para chicos”, y que la mayoría de las que llevan el sello de “para adultos”, me suenan infantiles. Oesterheld, que no pudo llegar a la “edad adulta de la historieta” (lo aclaro por si alguno si distrajo), no se planteaba si El Eternauta iba a ser leído por adolescentes o adultos. Si algún modelo tomó fue el de Defoe, como el mismo ha comentado. O sea que planteó una aventura, sin etiquetas. Y logró una obra propia que leyeron todas las edades, en todo el mundo, sin que el numen inspirador se evidenciara en lo más mínimo. Ahora, cuando Robin Wood pretende parecerse a Borges, y Frank Miller emular a los maestros del policial negro, ambos dos haciendo guiños culturosos y “adultos”, porque estamos en la “era de adultez de la historieta”, lo único que me provocan es vergüenza ajena y ganas de tirarlos a la mierda para ir a agarrar los originales.
    Vuelvo a lo mismo, Fede... Las etiquetas no me dicen nada. El que quiera imaginar contenidos a través de ellas, está en su derecho. Pero que no intenten hacerme creer que estoy probando caviar, porque la lata reza caviar, cuando en realidad la llenaron de mierda.
    El que da trabajo es usted, mi querido amigo...
    (PD: Por si no entendió la ironía de mi contestación anterior... cuando escribo que yo nunca mezclo los espacios, no me haga caso)

    ResponderEliminar
  9. Ah, Violi. Por suerte vos no das tanto trabajo como Fede... Dejá esa Patoruzito ahí, carajo!!!

    ResponderEliminar
  10. Dao querido:
    A mí no me interesa la pelea "del arte". Esa es su obsesión, no la mía. Yo puedo bailar en zunga arriba de un bafle sin que eso haga mella en mi autoestima.

    Fíjese que casi no uso la palabra arte en mi comentario. Apenas creo que la institucionalización de la historieta nos permitiría obtener algunos beneficios, con costos por otro lado (la "artisticiadad" es una censura).

    Lo que digo es que no hay nada en la historieta como lenguaje que le impida construir obras de esas que nos hacen enorgullecer como seres humanos. También, es obvio, nada le impide multiplicar el oprobio. Se trata de un lenguaje, relativamente neutro en sus características. La poesía nos ha regalado a Lamborghini y a la chica que hace rimas en el prgrama de Tinelli.

    Lo que me parece pavo es esa idea de "es entretenimiento" o "para qué dar por el pito más que lo que el pito vale" y demás. Es como negarse a ver que sí pasó algo en la historieta: el que se quedó en su infancia, me parece, es usted.

    Porque YA hay un cuerpo de obra en historieta digno. Que no es, precisamente, un superhéroe conflictuado.

    Es al pedo abundar en ejemplos. Podría decirle que si quiere leer ficciones sobre la dictadura, yo le cambio dos páginas de Sudor Sudaca por 14 alegorías de Griselda Gambaro. O que si quiere entender el pos menemismo, tendría que ojear el Morón Suburbio de Mosquito más que casi toda la narrativa argentina de los '90.

    Pero empiezo a temer que Ud., como dijo Borges de una vieja de la alta sociedad, "es invulnerable a la realidad".

    Y me tomo el trabajo porque escribir es una forma de pensar. Y porque argumentar contra "usté" es como para un tenista jugar al frontón. Y a ver si arreglamos para tomar esa cerveza de una vez, eh.

    ResponderEliminar
  11. Mi querido: si no le interesa lo de la historieta como "arte", no se por qué carajo dos por tres me viene a discutir sobre lo mismo. A usté le gusta ser paladín de causas ajenas.
    Lo del corpus de obra digno, soy el primero en admitirlo. Revise este blog. El problema es que la mayoría de los historietómanos reivindica un corpus distinto.
    Lo de entretenimiento, implica diversión, que es un término que usaba Brecht para expresar el propósito de su teatro. No es para nada una tarea menor entretener o divertir, ése es un prejuicio suyo. Depende cómo se lo haga (volvemos a las mismas cuestiones).
    Lo de Sudor Sudaca vs. Gambaro es una falsa antinomia. Propongo Sudor Sudaca vs. El Campo o Muñoz/Sampayo vs. Gambaro, a ver qué resulta más valioso. Aunque aclaro que el "vs." lo propone usté, que tiene mentalidad competitiva. Mi elección de la literatura por sobre la historieta estaba circunscripta a historietistas que aspiran a literatos.
    De los suburbios de Morón no opino porque no los conozco. No suelo andar por zonas llenas de mosquitos.
    Borges también dijo algo sobre los peronistas, algo así como que no son buenos ni malos... Es aplicable a usté.
    Consejo: no juegue contra frontones, busque a una persona capaz de devolverle la pelota. Yo haré lo mismo.
    Para finalizar: lo invitaría a tomar una cerveza, pero temo que termine bailando en zunga arriba de un bafle.

    ResponderEliminar
  12. Voy a ser breve y cito a Federico respecto de algo que ya afirmé por acá: "Se trata de un lenguaje". Un lenguaje no es a priori bueno ni malo, pendejo ni adulto, artístico ni berreta... aunque sus productos puedan ser todo eso y más. Me parece, Miguel, que es lo mismo que decís (con análisis, inteligencia e información) cuando te permitís zafar de las polémicas estériles. Y lo digo desde una franca ajenidad respecto del mundillo de la historieta, los historietistas, los historietólogos y los historienabos que -como es previsible- han de ser mayoría.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. No me negarás, estimado Cinzcéu, que la polémica estéril tiene su encanto...

    ResponderEliminar
  14. Dao sabés inglés? Creo que te llevarías bien con John Krickfalusi, sólo que en vez de hablar de la historieta él habla sobre todo de los dibujos animados. Para él, los hippies y los amateurs lo están arruinando todo. Algunos análisis me parecen excelentes. Acá (http://johnkstuff.blogspot.com/2008/08/don-martin-and-essence-of.html) hace la pregunta: If you could boil down the definition of a cartoon to one concept could you do it?
    Después de muchos comentarios dice "A cartoon is a funny drawing."

    http://johnkstuff.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  15. El inglés no es precisamente mi fuerte, pero viniendo de quien viene la recomendación acudí igual. De lo poco que entiendo rescato un concepto que me parece descentra la cuestión del lugar donde a veces la ubica Reggiani. Fede reivindica que la historieta explore sus límites expresivos como lenguaje, que no se dictamine a priori que puede y que no. Es respetable. Pero adhiero al planteo de Krickfalusi. Preguntémonos antes que lenguaje resulta más apto para vehiculizar determinados contenidos. Borges a menudo contaba que cuando le aparecía una imagen, una historia merecedora de ser escrita, lo primero que debía decidir era si le daría forma de cuento o de poema. Y eso tenía que ver sin duda con la índole del material y con las particularidades de cada género. Entonces, contestándole tardíamente al Fede, aunque ya se haya retirado de la lid, y en consonancia con Krickfalusi, digo: puede que un historietista logre hacer algo interesante con los 2 teoremas de la incompletitud. Pero no cabe duda que el lenguaje de las matemáticas es el más apto para formularlos.

    ResponderEliminar
  16. Pero tampoco cabe duda que el lenguaje de la historieta puede vehiculizar la divulgación de tal o cual teorema matemático. No imagino a Einstein formulando su teoría en historietas pero he leído en lenguaje historietístico lo más básico de sus formulaciones. También se presta o se ha prestado para el discurso didáctico, publicitario, político y/o meramente estético, en el sentido de experimentación plástica. Otra cosa es que, en el decir popular, "la historieta" esté fuertemente emparentada con la narración ficcional con fines de entretenimiento. Pero en esto es como "el cine": nadie asume "ver cine" cuando mira en Super8 sus vacaciones del 82 o el registro fílmico de una conferencia. Y sin embargo... ¿qué sería en términos de lenguaje sino un uso posible y efectivo del cine?
    En fin, es un tema muy amplio y difícil que alguna vez prometí (acá) profundizar pero me ganó la pereza. No es menos interesante aplicado al lenguaje teatral que, quizás, lleve a problemas más agudos respecto de sus bordes. Y disculpame la deriva pero quién sabe contribuya a una nueva polémica estéril que, sí, claro, tiene su encanto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Ah, si un Cinzcéu entra en la polémica estéril, hay que abandonar toda esperanza! Nos estamos mordiendo la cola: yo dije que la historieta se puede meter con las matemáticas, pero que las matemáticas lo hacen mejor; vos planteás que aunque la matemática lo haga mejor, por qué la historieta no puede intentarlo. De todos modos, el ejemplo que tomé de Fede era circunstancial, porque en realidad él no apuntaba al didactismo en la historieta, tarea para la cual la considero apta, por supuesto. Desde ya que ese artículo prometido hace muchísimo tiempo sigue siendo esperado. Es más: lo publico en forma de post y lo tomamos como punto de partida para un nuevo debate...

    ResponderEliminar
  18. DAO:No podés poner unas minas en bolas porque esto ya esta aburridismo.......zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

    ResponderEliminar
  19. Tenés razón. Mejor me voy a tu blog, que es re-divertido...

    ResponderEliminar
  20. bueno, mañana pongo minas en bolas, y algún negro si querés........

    Salu !!!!!

    ResponderEliminar