SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

sábado, enero 15, 2011

JURO QUE POR ESTE SABADO, Y NUNCA MAS (...salvo Highsmith)

A las 4 de la mañana, en título catástrofe, se leía en la página web de Clarín: "Militantes K impiden la salida de las ediciones de los diarios Clarín y La Nación". 

Como de costumbre, todas mentiras del multimedio. Estaba a una cuadra del kiosco, y ya hedía a Clarín.

Lo tuve que comprar obligado, para que me cobraran $ 5,90 el tomito de Súperman. Ahora estoy en casa, meta desodorante de ambientes.

Así que - a ud. le hablo, señora Ernestina Herrera de Noble- cuando publique las estadísticas de ventas, aclare que yo fui coaccionado por violencia irresistible.

Y le aviso que para los siguientes tomos de Súperman, voy a esperar que aparezcan en mesas de saldo.

Otra porquería que compré, fue el Patoruzú de Perfil. No se para que mierda, si es la misma bosta de siempre: selección de las peores (encima mutiladas), color imposible, papel del orto. Lo único que vale la pena es el póster del cartón de lanzamiento. Y Fontevecchia será tanto o más hijo de puta que la vieja apropiadora, pero al menos acá, no te obliga a llevar el diario. Igual, nunca más, hasta que no reediten a Quinterno, y como se debe.

Hay que rescatar sí, que la Ñ largó una serie de 8 libros de Patricia Highsmith. Fuera de la saga de Ripley (debo ir por la cuarta relectura de cada una de las cinco novelas), poco es lo que había podido conseguir de esta enorme escritora, y en ediciones españolas que cuestan un güevo. Así que además del primero de la serie (“La máscara de Ripley”) que tenía repetido, pero venía gratis con la revista, y me hizo quedar bien con mi hija mayor, compraré cinco de los seis restantes, salteándome solamente “Ripley en peligro”.

De todos modos, Ernestina, no esperes que te de las gracias. Es lo menos que podías hacer, vieja conchuda.

8 comentarios:

  1. Te iba a preguntar qué tal el Patoruzú, me ahorro los 12$. ¿Tan difícil es reeditar lo más viejo?
    En fin...

    ResponderEliminar
  2. Difícil es que el chancho chifle...

    ResponderEliminar
  3. Jua jua. Yo también la compré, Miguel. Encima me resulta más engorroso que el diablo puesto que Perfil no llega a mi pueblo, así que tengo que pedirle a una hermana que me la compre en Bahía Blanca. Leí la primera edición de "El nonno" y la mutilación ni se nota puesto que esa franja de Andanzas superiores a la 220 ya venían con menos episodios, pero así sea un solo cuadro que falte es una sotretada que lo mutilen. Peor va a ser cuando reediten Amor de veraneo o La hora de la Chacha. En esta edición "coloreada" vemos a Upa con pañal azul y ponchito amarillo (boquense). Está claro que esta gente ni siquiera se ha tomado el trabajo de mirar tapas originales. Tenía la esperanza de que la imagen para encuadrar con el indio y Pampero fuera algo bueno pero es un dibujo actualizado (igual que hicieron con Patoruzito) y me sigo quedando con el indio dibujado por Quinterno o Lovato. Lo que le diría a los indecisos, sobre todo si no tienen las originales, que aprovechen la salida de la aventura ¡Presidente! porque es una andanzas muy dificil de conseguir.

    ResponderEliminar
  4. Tengo información que las pautas de color que da la editorial son bastante rígidas, por lo que el trabajo de los coloristas es limitado. Se le da uno o dos títulos a cada colorista. Alguno podrá ser más responsable y estudiará las tapas. Otros se deben limitar a cumplir con las instrucciones y chau picho.

    ResponderEliminar
  5. la patoruzú coloreada es patetica. La numero dos parece mal iluminada. En los bordes hacen un esfumado que parece que tuvieran velas en lugar de luces.
    Destaco la ultima historia de la superman uno. Muy moderna para su epoca. Un menor detenido por robo, una madre que acusa a las malas compañias del lugar donde viven y un superman que lejos de la mano dura entiende la situacion y trata de solucionarlo como puede. al final destruye la barriada (algo asi como nuestra villa) simulando una tragedia natural y obligando al gobierno yanqui a que les construya casas dignas. Esto fue escrito en 1938 para los pibes. Se le pueden dar mil lecturas, pero demuestran que el robo y los jueces que con carcel arreglan todo no son cosas de hoy en dia.

    ResponderEliminar
  6. De la segunda Andanzas no puedo hablar, porque no la compré. Sólo voy a romper mi promesa con las que coloreó un amigo. De todos modos, estoy seguro que lo que decís es cierto.
    Tenía digitalizadas desde hace tiempo las primeras Action Comics, pero más allá de la uno, apenas le había echado un vistazo. Ahora, en papel, las leí con detenimiento. Se debe haber escrito mucho sobre eso, pero es posible que le dedique un post. Hay varios aspectos asombrosos.

    ResponderEliminar
  7. Con muy pocas ganas estoy comprando las de Patoruzú en colores. Para mí el tema de los colores es menor al lado de la mutilación innecesaria. El coloreado, regular o no, les dan un atractivo extra a las aventuras. Pero aun así, las sigo prefiriendo 1000 veces más completitas en b/n .
    La colección de Superman está muy bien, tener las primeras 100 aventuras por esta guita es una ganga. Estuve leyendo algunas historietas y hay unas cuantas que zafan bastante; hasta algunas son interesantes y entretenidas. Miguel estaría bueno que hagas un post al respecto, así conocemos las opinión de un entendido en el tema.

    ResponderEliminar
  8. Me alegra que coincidamos en la valoración de las primeras Súperman, Sergio.

    ResponderEliminar