SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

viernes, junio 08, 2007

Errare humanum est, perseverare autem diabolicum

Ultimamente tengo en este blog visitantes de puta madre. Uno de ellos es César Da Col (VER) , quien dejó un muy interesante comentario en un viejo post mío (VER). Gracias a él, releí esta nota, y en base a un descubrimiento reciente, debo hacer una corrección. Durante los ’60, Billiken publicó íntegramente Umpah-Pah (otra corrección: éste fue el nombre que se le dió allí, yo lo escribí como lo recordaba, pero se sabe que la memoria es tramposa). “Contra Hígado Enfermo", en los ’80, fue en realidad reedición, y no una aventura que les quedó colgada, como conjeturé en el post.


Así lo demuestra esta página doble de la revista, de setiembre del ’64, que si bien la titula como “Nuevas aventuras de Umpah-Pah”, corresponde a la mencionada historieta. Es posible que para cuando se publicó yo no comprara más el Billiken, y con el egocentrismo que me caracteriza di por sentado que si yo no la había leído, no había existido nunca.
Me pareció interesante mostrar aquí las páginas correspondientes de la edición española. A mi gusto, la versión del Billiken sale gananciosa en los colores (puede que me obnubilen una vez mas los afectos infantiles) y obviamente pierde al poner en letra de molde los textos. Nótese que al principio de la entrega aparece un pequeño racconto que no obedece al original.

Y adentrándonos ya en el terreno de los contenidos, se puede comprobar que en la traducción del Billiken se reemplaza a Prusia por un reino imaginario (Babylandia), eliminando asimismo la sátira a la lengua germana.
Le ahorraba Vigil a sus pequeños lectores complicaciones geográficas, históricas e idiomáticas?
O los textos y situaciones le habrán parecido ofensivos al editor?
Nadie duda del conservadurismo de don Constancio, pero no he encontrado ninguna referencia que lo caracterice como filonazi... Es posible que acá tengamos una punta...
Para finalizar, sería por demás interesante que el amigo Da Col saque a la luz las páginas originarias de Umpah-Pah que menciona y que yo, al menos, desconozco.

(Otra corrección post-post: me refería al viejo Vigil, pero revisando el mismo ejemplar de Billiken, me encuentro con que éste, en el '64, hacía ya diez años que había espichado... JUUUUUUUUAAAAAAA!!! QUE BURRO, DAO!!! De todos modos, creo que el hijo se llamaba igual y la línea editorial no cambió pa' nada, así que dejo el comentario)

3 comentarios:

  1. Excelente historieta, que desconocía y leeré cuanto antes. Como dato curioso, la anécdota de la cortesía de los comandantes antes de la batalla está descrita por Gibbon en su Autobiography.

    ResponderEliminar
  2. Gloriosa historieta! Bueno, como ve, Miguel: Massaroli cumple...!

    ResponderEliminar