SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

lunes, enero 18, 2010

EL PATORUZITO DE PERFIL

Me adelanté a opinar que la selección de títulos de Correrías, hecha para la edición de Perfil, resultaba lamentable, por corresponder a una época decadente de la EDQ. Con el primer título en mis manos (“Ríos de Oro”, publicado originariamente en el nro. 257, de junio de 1975) debo hacer una aclaración.
Nunca me interesé demasiado en completar esa franja de numeración por la pobreza de guiones y dibujos. Las historias no sólo eran elementales, sino que además se empezaba a excluir a Isidorito del lado del pequeño gran cacique. Sin embargo, alguna excepción podía aparecer, como la adaptación de semanales (nro. 251, “Profecía Gitana”, por ejemplo) o la de este título ahora republicado, que no poseía. Me sorprendió, entonces, encontrar allí el trazo de Urtiaga, quien hacía ya un tiempo que se había marchado de la editorial y se encontraba trabajando para esa época en los Estados Unidos. O sea que por este dato, y por el contexto, opino que la realización del episodio no se condice con la fecha en que fue publicado. Puede haber quedado traspapelado o desechado por algún motivo y aprovechado en un momento en que la producción de originales en la editorial comenzaba a decaer, al punto que poco antes del nro. 300 termina definitivamente.
Otro elemento que aporta a este argumento es que se notan correcciones en los valores monetarios. Obsérvese que en el cuadro que reproduzco, el globo del paisano que hace la traslación a pesos moneda nacional (recientemente abolidos por la época) muestra una línea a la izquierda. Esto se repite en otros momentos similares, lo que da la pauta de un agregado.
Curiosamente, a la Editorial Perfil, que anunciaba “textos originales (actualizados sin modificar el argumento)”, se le pasó ese “pequeño” detalle.
Sí se ocuparon de cambiar “botica” y “boticario” por “farmacia” y “farmacéutico”. Noté una alteración en la tipografía de estas últimas palabras y le pedí a Sergio Maganás que consultara el original. No sólo lo hizo, sino que me envió una página escanneada, con lo que corroboré mi suposición. Que los correctores de Perfil no jodan y dejen todo como está, así no pasan papelones. Aparte, la palabra “boticario” formaba parte de ese mundo de la Patagonia que habitaba Patoruzito, y le era cara a su primer guionista, Mirco Repetto, que precisamente le adjudicó ese oficio a Nicodemo, en La Vaca Aurora. Pero que le vamos a pedir tal nivel de conocimiento historietístico a los adaptadores de Perfil...
Por otra parte, la edición es muy cuidada y este primer título no está tan mal en argumento, si bien se halla lejos de las épocas de oro. Desconcierta un poco ver a Patoruzito laudando entre dos grupos de codiciosos, y sospecho que eso puede haber provocado los consabidos reproches morales de Quinterno, quien en su momento pudo haber mandado el trabajo al freezer. Pero los dibujos del gran Urtiaga (aún cuando no se observe el detalle con que trabajaba al indiecito en los '60) valen la pena. Además, la incorporación del color, aunque sea digital, favorece. Si bien coincido con Maganás en que los sombreados han oscurecido algunos tramos. La paradoja es que aparecen los créditos de los digitalizadores, pero no así los de dibujantes y argumentistas originales.
Pero en fin... como dije en el post anterior, es bueno que la historieta crezca en los kioscos.
(Ahora el matutino de la señora Innoble anuncia junto con la Ñ, y a partir del sábado próximo, una colección del Corto, lo cual es bastante más valioso que la porquería del Hombre Araña que acaba de lanzar)
POST SCRIPTUM:
Me señala Atilio Millán que Urtiaga trabajó para los Estados Unidos, pero desde la Argentina, por lo que hago la pertinente aclaración.

5 comentarios:

  1. DAO soy un amante de la historieta que habitualmente lee tu blog. Se nota que sabes y te respeto. Ahora me resulto raro que -gustos aparte-faltes el respeto a El Hombre Araña. El personaje es un clasico de los comics y esta etapa que publica Clarin -que tal vez no leas por cuestion de gustos- es una muy buena etapa que puede servir para enganchar a muchos pibes que conocen al personaje por la tele y los videogames y que luego podrian seguir interesados en la lectura.
    Dista mucho de ser una porqueria. no creo que tu enemistad con el grupo clarin -que yo tambien detesto- cegue tu buen criterio.

    Andres
    hombrealfa@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  2. Estimado Andrés: se trata -gustos aparte como bien decís, y del lenguaje petardista que a veces utilizo- de una cuestión ideológica en dos sentidos. Lo poco que he leído de El Hombre Araña la muestran como una historieta profundamente reaccionaria desde sus inicios. Y a mi criterio, los diarios nacionales, si quisieran difundir la historieta -a más de hacer negocio, claro- tendrían que publicar material nacional. Sobre todo Clarín, que en el '73 cambió rotundamente el criterio imperante para las "páginas de chistes".

    ResponderEliminar
  3. Ayer estaba leyendo una interesante ponencia donde existe una referencia de Trillo respecto al género de súper héroes: "En Argentina no se podría hacer un superhéroe porque todos los chicos saben que si un tipo sale a volar de un quinto piso, se mata".

    Atilio.

    ResponderEliminar
  4. Para seguir la polémica.
    ¿Por qué considerás al hombre araña reaccionaria?
    Yo destacaría varios elementos positivos en la construcción del personaje (teniendo en cuenta que es material para niños) Primero es el único -o casi- heroe que trabaja (se diferencia con esto de Batman y Patoruzu, por nombrar solo dos) y además el el unico que pasa penurias economicas como clase media baja (vive angustiado por no poder mantener a su tía). Si a esto le sumamos que a lo largo de los años a ganado una novia oficial en lugar de pasar de mina en mina como otros. Suma aspectos positivos. Ademas no trabaja para el gobierno como Capitan America, no es un justiciero asesino como Punisher, ni un extraterrestre como Superman.
    Clarin publico historietas argentinas. El año pasado saco un recopilatorio gratuito de muchos de los artistas que pasaron por sus paginas y las dos ediciones su enciclopedia incluyeron a Quinterno, Oesterheld, Lino Palacios, entre otros.

    ResponderEliminar
  5. Todas las virtudes que exponés en comparación con otros héroes de historieta -ciertas, admito-, no enervan a mi criterio la ideología perversa desde la que fue creado y que subsiste hoy en día. Estuve revisando antiguos posts donde escribí algunas cositas sobre El Hombre Araña. Te invito, si tenés ganas, a revisar esas notas. También reseñé la colección de Clarín. Me llamó la atención el tiempo que le dedicaba antes a este tipo de polémicas. Me ha valido, por ejemplo, la acusación de "quedar atrapadísimo por la emoción violenta ideopatológica" (!). Es posible que tuvieran razón. Aunque siga pensando igual, en la actualidad creo que las polémicas, en este sentido, son estériles. Saludos

    ResponderEliminar