SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

miércoles, julio 07, 2010

REPIQUES DE CAMPANA

Fito Tolassi, Secretario de Cultura de Campana, me propuso el montaje de un espectáculo teatral para el festejo del 125 aniversario de la ciudad. Teníamos en nuestro haber, con Alberto Wainer y el TIT’96, la experiencia de varias puestas donde abordamos en clave épica, la historia de la ciudad. Y si bien en ellas aparecían aquí y allá viñetas costumbristas, no era la cuerda predominante. Se me ocurrió, entonces, pulsarla para esta ocasión. En base a relatos, anécdotas y datos históricos tomados de distintos autores campanenses, elaboré siete escenas, y propuse que fueran llevadas a cabo por diferentes elencos teatrales, reservándome una para dirigir (con el TIT’96) y otra para actuar (como actor invitado de La Comedia de Campana), haciéndome cargo también de la coordinación general del espectáculo. El equipo que se conformó, entre artistas y técnicos, superó las treinta personas. La respuesta de los grupos fue entusiasta, dándose un alto grado de colaboración y camaradería. Consciente de mi absoluta falta de respeto por la cronología, dejé ese aspecto para el audiovisual (realizado por Leo Fay) que compaginó el profesor de historia Tito Baggio, y que funcionó a modo de separador entre escenas. El espacio común fue la estación de trenes, lugar de partida y de llegada, tanto real como metafóricamente. Así, en clave de sainete, grotesco o comedia de costumbres, desfilaron sobre el escenario:
-Un vasco lechero, escandalizado por el progreso, junto a uno de los más reconocidos escritores locales, que le responde con fábulas (Grupo “Vejentud” y Teatro La Rosa, dirección de Javier Marizaldi);
-La melancólica hija de los fundadores del pueblo, acompañada por su locuaz ama de llaves (Taller Municipal de Técnica Teatral para adultos y adolescentes, dirección de Andrea Panno);
-Un gringo bolichero que decide por su cuenta traer un maestro de la capital para educar a los pibes que andan por la calle (Taller Municipal de Teatro juvenil e infantil, dirección de Adolfo Brutti);
-Una pareja de tango (Jacqueline Dusac & José Basconsello), en el marco de los bailes populares que organizaban los clubes;
-Una familia de campo, cuyas hijas aspiran venirse a la ciudad (Taller Municipal de Teatro de adultos, dirección de Héctor Herrera);
-Un grupo de beatas esperando al obispo (Taller Municipal de Teatro para adultos, dirección de Carlota Lombardo);
-Un periodista de diario socialista al que le cuesta bastante declararse a una niña de la “sociedad” (TIT’96, dirección de Miguel Dao);
-El fundador del primer teatro de Campana, acuciado por las deudas con su locatario que pueden derivar en el cierre del local (La Comedia de Campana, dirección de Ana Barrionuevo).
De esta manera, me dí el gusto de reunir en una misma noche, un mismo lugar y un mismo espectáculo a mucha de la gente con la que -desde el carácter de maestro, director o actor - compartí experiencias durante mi extensa labor en Campana. La multiplicación de espacios y elencos que se ha dado en esa ciudad es fruto de una política cultural que se viene desarrollando desde hace década y media, y a la que creo haber aportado algún granito de arena.
Otro de los gustos, fue volver a compartir un escenario como actor, después de 30 años, con Guillermo Rodoni, un teatrero de raza.
Y también volver a trabajar con entrañables y talentosos amigos como el Negro Correa (música), Ana Dragone (escenografía y vestuario) y Pedro Villalba (iluminación y sonido). Desde Secretaría de Cultura, Walter Gómez coordinó eficazmente la producción.
En cuanto a los resultados del espectáculo, tuvimos en las dos funciones sala llena, con el público aplaudiendo de pie.
Si ésta fuera mi despedida de los escenarios campanenses, no podría haber imaginado otra mejor.

1 comentario:

  1. Que bueno estaría o hubiese estado para ver la puesta Miguel.
    Salu2

    ResponderEliminar