SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

lunes, abril 30, 2012

A QUINTERNO LO QUE ES DE QUINTERNO, A LOVATO LO QUE ES DE LOVATO (2)


A raíz de algunos comentarios, caigo en la cuenta que para las generaciones que llegaron a Quinterno a través de Selección de las Mejores -verdadera ensalada de épocas y estilos-, y que intentan tirar de la cuerda hacia atrás, resulta mucho más difícil que para la mía ir armando el mapa de la editorial. En vista de ello, me extiendo respecto al post anterior, con apuntes del contexto de época en el que Lovato recae en EDQ.
De muy pibe, cuando empezaba a interesarme por Patoruzú, un tío mío que había nacido en 1899, me contaba una escena que había presenciado en el tranvía.
Dos hombres, que se desconocían  entre sí, iban sentados en el mismo asiento. Uno de ellos leía el diario y el otro lo seguía de ojito. Cuando el primero va a dar vuelta una página, el otro intenta detenerlo. Se produce entonces el siguiente diálogo:
LECTOR DE OJITO: -Diga, diga...
DUEÑO DEL DIARIO: -Qué hay?
-A ver, a ver...
-A ver, qué?
-Cómo salió el Patoruzú?
-Ma vate la piantacule, vó e Patoruzú!
La última frase, que mi tío me transmitió tal como la habrá oído, y que yo transcribo tal como la recuerdo, posiblemente tenga su origen en algún dialecto italiano, y a esta altura -deformaciones mediante- resulta imposible de traducir. Pero no cabe duda que expresa mínimamente el fastidio del dueño del diario frente al lector de ojito, fanático de la tira diaria de Quinterno.
La anécdota viene a cuento de lo que afirmaba en el post anterior, respecto a que el público de Patoruzú, tanto en el diario como en la revista semanal, era mayoritariamente adulto. Y no sólo en los primeros tiempos. Esas tempranas lecturas mías de las aventuras del indio, tenían como fuente las Andanzas, que unos primos adultos de Capital compraban y me prestaban cuando iba de visita, y la revista semanal que puntualmente traía otro tío mío a la casa familiar de Zárate.
Sin embargo, no bien arranca la década del ’40, el afán empresarial de Quinterno lo lleva a probar suerte en el dibujo animado, intentando convertirse en el Disney criollo. Esto implicaba, claro, captar a otro tipo de público, el infantil. Para eso Quinterno contrata un calificado equipo de dibujantes, entre los que se destaca Tulio Lovato, que en poco tiempo se convierte en su mano derecha. No sólo lo pone a cargo de la dirección de la película, sino que le confía también la realización de las tiras de Patoruzú en El Mundo, y de las páginas del personaje en la revista semanal. Lo curioso es que la gráfica de la historieta cambia radicalmente. Del estilo quinterniano, más “caricaturesco” que “cómico”, e incluso con algunos rasgos “serios”, pasa a un trazo evidentemente emparentado con el de “Upa en apuros”. No es pensable que Quinterno, obsesivo como era con el indio, hasta el punto de escribir cuadernos enteros explicitando sus características, haya dejado librado al criterio de Lovato la forma de plantarlo. Se infiere claramente que buscó asociar película con historieta, en función de captar al público infantil para ambas (téngase en cuenta que Lovato comienza a ocuparse de las tiras bastante antes del estreno de “Upa en apuros”, preparando así  el terreno). Y cuando, urgido por la aparición de Rico Tipo (ver), Quinterno se decide a lanzar la revista Patoruzito, deposita en este personaje la pretensión de llegada al público infantil, y retoma las características gráficas de Patoruzú, dejándolo en manos de otros dibujantes, y encargando a Lovato la versión de su niñez.
Como la etapa Lovato en Patoruzú resulta de difícil acceso, abandono por un momento mi renuencia a escannear y ofrezco algunos ejemplos de episodios no reeditados en Andanzas, que guardo fotocopiados desde hace décadas. Además,  de este mismo blog se puede descargar completa “Upa y la bruja”, y “La transformación de Upa” se halla disponible en la web. La tira de dicho episodio -que no tenía y que subo aquí-  fue digitalizada por Hernán Schneider.
 
01.Lovato.Desafío.Gaucho.6.41
02.Lovato.Burro.x.crack.10.41
03.Lovato.Gastón.pirata.5.42
04.Lovato.Secuestro.en.el.aserradero.6.42
05.Lovato.Secuestro.Bebés.11.42
06.Lovato.Mosca.Tsé.Tsé.1.43
07.Lovato.Upa-y-la-bruja.4.43
08.Lovato.Cantor.bañadera.8.43
09.Lovato.Payada.diabólica.10.43
10.Lovato.Transformación.Upa.1.44
11.Quinterno.(y Lovato).Tira.El.Mundo.12.40
Tres apuntes sobre estas imágenes: 1) Obsérvese como, en la medida que se acerca el estreno de la película (noviembre de 1942) el estilo se va simplificando, para volver después, aún conservando la línea "infantil", a estar más trabajado; 2) El salto y la expresión de Isidoro, en el tercer cuadro de la tira 6, perteneciente a  “La mosca Tsé-Tsé”, remite indubitablemente al Pato Donald; 3) La tira del diario El Mundo, en diciembre de 1940, ya se anunciaba “Para grandes y chicos”.

15 comentarios:

  1. Debo decir que tu minuciosa reconstrucción arqueológica es conmovedora.
    Por eso no puedo menos que confesarte que yo conocí brevemente a Lovato. Fue en 1971, a poco de iniciar la carrera de Historia. Una compañera de curso que me veía dibujar mientras el profesor hablaba, me propuso presentarme ante su padre (sí, el mismo del que se trata aquí) quien estaba a cargo de la Editorial D.Q. (o algo así, según recuerdo).
    Bueno, la relación no prosperó ya que yo no tenía ni idea de cómo se presentaba un original (con decirte que ni lo pasé a tinta). Lo que sí recuerdo es que Lovato se quejaba de que los guiones que le traían eran cada vez peores.
    En fin, que de haber sabido que algún día ese encuentro habría podido dejar un testimonio histórico para los anales de la Historieta Argentina, habría aprovechado para preguntarle los detalles que tan trabajosamente estás tratando de dilucidar.
    Pero ya se sabe: "Dios da pan al que no tiene dientes"; así que lamento no poder ayudarte más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Querido Bob: yo me lamento también de alguna que otra pérdida de oportunidades en la vida (de varias, báh), pero lo tuyo es muy claro: o las cosas llegan cuando uno está para recibirlas, o es como si nunca hubieran llegado. Sin embargo, no creas que es menor tu testimonio. Si bien resulta público y notorio que la decadencia de la EDQ comenzaba en la época que mencionás, que lo diga Lovato es bastante inusual. Repetto y Ferro se han quejado en reportajes de algunos aspectos de la editorial, y el segundo, sobre todo, de su etapa final (digo final, porque para mí, se terminó en los '70, lo que siguió es una especie de estado zombi). Pero de Lovato, en este sentido, sólo tenía una anécdota relatada por Mordillo: Lovato le había aconsejado que si quería hacer carrera, se fuera a la mierda de Patoruzú. Así que, volviendo al principio, quién te dice que el que no supieras presentar un original en los '70, no te salvó de caer en esa picadora de carne, encima en vías de oxidación. Fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Ahora que veo con detenimiento las tiras de Lovato, entiendo que el "estilo Patoruzú" al que me refería como el de mi niñez es posterior. No obstante, insisto que entre el de Quinterno y Lovato, me quedo con este ultimo. Si bien acepto que el dibujo es mas infantil, con rasgos menos rígidos y mas redondeados que remite al dibujo animado ( Upa es claramente el mejor ejemplo ) dentro de mi limitada óptica y conocimiento, me resulta lindo y prolijo ( probablemente sean estas cualidades lo que lo emparentó con los dibujos animados de Disney ).
    Pero como dije al principio, tenian razón cuando afirman que la imagen mas lograda y definitiva del indio, es la que aparece después de los primeros 50 números y de la mano de otros dibujantes.
    La asociación de Isidoro con el Pato Donald es genial !! Creo que con agregarle el pico al padrino le conseguimos trabajo en la factoría Disney.. ja,ja
    Gran laburo, Miguel y muy feliz cumpleaños !!
    Abrazo
    Eduardo

    ResponderEliminar
  4. Hay muchos cuadros en que, te puedo asegurar, Isidoro ES Donald. Gracias por la salutación, querido! Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Maravillosa entrada, enriquecedores comentarios, otro día leo la parte inicial de este informe (ando al revés). Me encantó la anécdota del tranvía, seguro que era un dialecto y creo adivinar lo que significa, jua jua, capaz que era Don Nicola. También la anécdota que demuestra que Lovato se daba cuenta de la decadencia con los guiones. Feliz cumple!

    ResponderEliminar
  6. "Ma vate la piantacule, vo é Patoruzú" ja ja flor de insultito se mando el "xeneize"... eso que escuchó tu tio, es una variacion de un dialecto "di xena", es decir de genova ("xeneize" quiere decir "genovés" en el dialecto de genova)

    Más o menos algo asi como "Me tenés hasta el culo (-las pelotas-), vos y patoruzú"

    Fuera de esa anecdota me encataron los escaneos de esas tiras (más allá del cantor de la bañadera,la mosca tse tse,la transformacion de upa, upa y la bruja y payada diabolica creo que no concoía ninguna)

    El estilo de Lovato siempre me parecio muy lindo pero el de Quinterno tiene lo suyo ¿me parece a mí o Quinterno le daba mas importancia (en cuanto a detalle) a los fondos que Lovato?

    Mil gracias por estos articulos!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Resuelto el enigma del insulto, entonces. Y sí, claro, Quinterno elaboraba mucho más, en todo sentido. Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Miguel: Este tema relacionado con Quinterno y Lovato me hizo recordar una duda personal sobre la etapa de Patoruzito en la revista semanal del mismo nombre: Además de la génesis del personaje a cargo de Quinterno, los dibujos de Lovato y los guiones de Mirco Repetto, he leído en distintos textos que Marianó Juliá y Laura Quinterno también colaboraron en la invención de las historias. Como vos tenés esto mucho más claro y estudiado que yo, me gustaría saber si la participación de los dos últimos se produjo o no.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Si el tema de los dibujantes es difícil de esclarecer, el de los guionistas resulta endiablado. Al menos, con los dibujantes, por más standarizados que estén, y por más manos que intervengan, queda algún rastro característico. Generalmente, los datos que se dan de los guionistas son imprecisos en cuanto a épocas. A Laura Quinterno, por ejemplo, la ubican también guionando Patoruzú, pero no dicen cuando. Para mí, el primer Patoruzito es Lovato-Repetto. Y a Juliá, junto con Faruk, lo pongo prioritariamente en la segunda etapa de Locuras. Lo que no quita que todos hayan aportado un cacho en cada lado, que es un poco lo que dice Repetto en "Buscados vivos".
    Ya que estamos, Luis, te devuelvo la consulta: fijáte en el próximo post sobre Quinterno, y dame tu opinión.

    ResponderEliminar
  10. Muy buenos datos, Miguel.
    Sobre Repetto tenés razón, en "Buscados Vivos" él dice que prácticamente realizó todos los guiones...
    Todo esto viene a cuento por lo siguiente: He visto algún libro donde sólo se pone como autor de Patoruzito a Quinterno, mientras que en otros textos figuran o bien los tres principales o si no los cinco nombrados (siempre hablando del semanario Patoruzito).
    ¿Tal vez sea más exacto poner "Quinterno, Lovato, Repetto y otros colaboradores", para ser justo con estos tres y dejar a la vez abierta la posibilidad de participación de los dos restantes?

    Y espero tu próximo post de Quinterno. No sé cuando lo subís, por las dudas te digo que si me demoro un poquito en opinar es porque entre lunes y miércoles estoy un poco con el tiempo justo para meterme en internet. Igual, siempre un rato hay.

    Gracias por tu contestación!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. De seguir los dichos de Repetto, antes que a Juliá y Laura Quinterno, habría que poner a Ferrazzano en la creación de Patoruzito. Tu fórmula me parece correcta, porque los autores, en el sentido cabal de la palabra, son esos tres.
    Fijáte que ya lo subí. Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Encomiable la idea de intentar reconstruir la cronología de hechos en el imperio Q. Tres apuntes, tómalos o déjalos. 1. Lobato es sindicado efectivamente como quien dirigió el corto "Upa en Apuros", pero quizás fue más un fue animador principal junto a Blotta. Lovato ingresó a la editorial concretamente para trabajar en el cortometraje, cito textual:

    ¿Cómo llegó a publicar por primera vez, y dónde lo hizo?
    - Mi primera publicación está muy ligada a mi primer empleo. Ingresé en Dante Quinterno para hacer la animación de aquella película de dibujos animados que fue "Upa en apuros". Nótese que no dice haberla dirigido, sino animado.
    Creo firmente en el dato de Grillo, acerca de que Art Babbitt colaboró en la realización mediante una asesoría. Sucede que la animación sobre acetatos no estaba lo bastante desarrollada localmente, y el timing es muy preciso. Lovato era un tremendo dibujante y Blotta un animador en potencia, pero entiendo que no acreditaban la experiencia necesaria. A Néstor Córdoba, que los '60 buscó dilucidar el método de animación en USA, le llevó varios años desarrollarlo. Cuando el el '79 ingresa a Jaime Díaz, se alegra de no haber errado el vizchazo... tan lejos no había estado.

    Q. realizó el Story Board, y Al margen, "Upa en Apuros" está definitivamente influenciado por el trabajo de los Fleischer.
    2. Lovato, tuvo más expresiones de descontento. La ralea de buenos guiones es concreta, pero la queja amarga luego de que Q. despidiera a los principales dibujantes del plantel hacia el '76 generó la frase "Y yo ahora tengo que formar nuevos dibujantes...? Falleció poco tiepo después, y Q, acusó el golpe, al igual que cuando Repetto abandonó la editorial para desempeñarse en García... ¿Cómo me hace esto? Fue la queja, que encontró la respuesta seca de Repetto, recordándole el séquito de egresados del Champanangt que parecían asesorarlo muy bien.

    3. Mariano Juliá fue el primer guionista de Isidoro (ya había colaborado en Patoruzú) y el Isidoro de la ficción era muy semejante a Juliá. Su dibujante en la primera decena de números fue Lovato, hasta que lo cedió a Cosme José Quartieri, quién ya plantaba a Patoruzú (aunque más alto, para disgusto de Q.) Laura Quinterno guionó hasta mediados de los '60, cuando toman la posta otros guionisrtas como Heredia y Samalea, entre otros. La hermana posteriormente colaboraba esporádicamente. Si no se sabe más, es por el hermetismo de la editorial. Plím!

    ResponderEliminar
  13. 1- En el Libro de Oro Patoruzú del 41, aparece una extensa nota sobre Upa en Apuros. Allí se presenta a Lovato como: "director general de nuestros estudios, sobre quien pesan todas las responsabilidades técnicas de nuestros productos". En otra foto, se lo denomina "jefe de producción" y se lo muestra "puntualizando un error a uno de los animadores". En otro apartado dice: "NUESTROS PRINCIPALES DIBUJANTES ANIMADORES" y no aparece Lovato; están las fotos de Blotta, Ferro, Romeu, Destuet (ayudante animador), Bonetto y Gallo. Estas páginas están reproducidas en el libro de La Bañadera.
    3- Repetto fue el primer guionista de Locuras de Isidoro. En el reportaje que le hace Sasturain menciona el premio que recibió por "El hijo de Satán" (nro.13). Calculo que Juliá toma la posta a partir de la veintena de números, cuando se deja de lado la personalidad perdedora de Isidoro, que lo caracterizaba junto al indio, y se empieza a jugar más con el perfil de play-boy.

    ResponderEliminar
  14. Blotta, Ferro, Romeu, Destuet (ayudante animador), Bonetto y Gallo están efectivamente referenciados como miembros del equipo de animación en Upa en Apuros, acreditando la dirección a Lovato. La pregunta es... qué experiencia tenía Lovato para ser efectivamente el director del corto? Yo creo que hubo un asesoramiento, el que apunta Grillo. El dato sobre los guiones de Julía me lo dió el fallecido Eduardo Ferro, de quien fui alumno. Saludos!

    ResponderEliminar