SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

domingo, abril 26, 2009

ENTRETELONES DE EDQ Y UNIVERSO (III): DIBUJANTES Y GUIONISTAS

Parte de las notas anteriores de esta serie (ver1) (ver2) han estado dedicadas a esclarecer quienes eran los anónimos creadores del equipo de Quinterno. También me dediqué a eso en otro post específico de Patoruzito (ver) .
La curiosidad compartida por estos temas con Atilio Millán y Rubén Hernández, ha llevado a éstos a consultar a Borello, un dibujante que se desempeñó mucho tiempo creando historietas para Ediciones Torino y que desembarcó en EDQ en 1968, o sea, siete años antes que Hernández, por lo que su testimonio resulta sumamente esclarecedor del panorama anterior a la decadencia de la editorial.
Me escribe Atilio:
“Hemos hablado con Anselmo Borello, y si bien a sus 75 abriles hay fechas que se le escapan, nos tiró algunos datos respecto al reparto de tareas en la editorial. En un principio, en las historietas colaboraban la mayoría de los dibujantes rotando sin personajes fijos (eso puede llevar a las diferencias de línea que se observan) hasta el armado de los equipos. Según Borello, Ferro tenía suficiente con la dirección del Patoruzú semanal y no trabajaba en Andanzas. Pudo haber hecho alguna colaboración esporádica o el diseño de personajes para que otro los plantara, pero no más allá de eso. El que sí colaboraba en los '60 para Andanzas era Blotta, especialmente para dibujar mujeres, y nos remarcó que Blotta tendía a confundirse con Ferro en ese trabajo.
Borello entró a colaborar en Quinterno en el '68 y procedía de Ediciones Torino. Nos comentó que Don Héctor hizo pruebas de guión a mediados de los '70 pero que no quedó. Como dato anecdótico, solía alternar su trabajo de entintador con changas de albañilería, lo que le valía reproches de Q. "Usted no debe hacer eso, se va a arruinar el pulso", le decía. En concreto, cuando Borello entró, los equipos eran los siguientes...
Correrías: plantaba "Chechi" Saavedra con asistencia de Sánchez. Entintaban Paura y Piccoli, guionaban Mirco Repetto, Heredia y Franco Panzera (el mismo de Jaimito). Andanzas: plantaba Urtiaga, con asistencia de Quartieri y Costa. Los entintadores eran Torreiro y Borello y curiosamente uno de los guionistas era Oesterheld. Locuras: plantaba Lovato con asistencia de Quartieri con tinta de Moradei, Liotta y Torreiro. Los guiones eran de Mariano Juliá. Algunos entintadores rotaban y eso podía influir en "confusiones" en el estilo final. Rubén me comentaba que Piccoli era un zurdo de buen trazo a quien le decía que era "un pantógrafo", ya que podía trazar perfecto a pluma recorriendo la línea del dibujante, pero el trabajo final resultaba frío. Piccoli tuvo inconvenientes con Quinterno y lo descendió a pasar fondos... había quienes soportaban esas arbitrariedades y quienes, no.
Lo concreto es que en los sesenta, Lovato estaba más dedicado a la tarea docente formando dibujantes y metía mano en algunas ocasiones, pero no con regularidad.
La mayoría de los mencionados fueron partiendo detrás de Urtiaga cuando logró colaborar para USA, Rubén recuerda que el propio García (a quien mencionó Grillo como responsable por la familia Panconara, dato certero al 100%) colaboraba con él cuando estaba a cargo del departamento de cómics en Jaime Díaz. Algunos dibujantes mantuvieron colaboraciones esporádicas, como Oscar Saavedra, que plantaba a Isidoro en una tira que salía en el Patoruzú semanal, bien entrados los setenta, pero terminaron alejándose.”
Sobre este riquísimo informe, debo hacer dos puntualizaciones.
La primera se refiere a Héctor Adolfo Urtiaga, quien por mediados de los ’70, luego de marcharse de la editorial de Quinterno, comienza a trabajar para los yankees (ver).
Hemos podido establecer con Atilio que éste es el extraordinario dibujante a quien debe atribuírsele el período que denomino -en el post referenciado de Patoruzito- como “3ra. etapa: ’63 al ’66 (casi continua), ’66 al ’68 (discontinua)”. Esto aún cuando otros dibujantes -el mismo Lovato, incluso- metieran mano de tanto en tanto. Ahora que he podido comparar con otros trabajos que llevan su firma, no me cabe duda que la línea predominante en esa etapa le pertenece.
Y es explicable que Borello ubique a Urtiaga en Andanzas, ya que habla -como se apuntó- a partir del ’68, año en el que coincidentemente yo dejo de advertir su estilo en Correrías, pudiendo ser ésta entonces la época del “pase” definitivo a la otra publicación.
Nunca se me ocurrió hacer el correlato con Andanzas, pero yendo a las del año mencionado, alrededor del Nº 140, es comprobable que se empiezan a notar cambios con los trazos anteriores. No me atrevería a afirmar que las páginas de “Pregunta por un Millón” que subo aquí pertenecen a Urtiaga, dado que la línea de Patoruzú siempre fue un poco más “realista” que la de Patoruzito, pero me parece encontrar sus huellas. Los dibujantes que frecuentan este blog, de ojo más entrenado que el mío, podrán corroborarlo o desmentirme.
La segunda puntualización tiene que ver con los guiones de Locuras. Atilio los atribuye, coincidentemente con muchos testimonios, a Mariano Juliá. Y en otro mail me apunta la colaboración de Faruk. Si quedaron instituidas estas autorías, es porque primó la imagen del “rey de los play boys”, que este dúo le imprimió a Isidoro. Pero las Locuras que yo valoro, las primeras -una veintena de números, siendo generoso-, las del chanta perdedor, acosado por la figura rectora de su tío, buscando un mango desesperadamente para pagar deudas de timba o de burros, fracasando en sus intentos de ascenso social mediante casamientos o amoríos supuestamente convenientes, siempre al borde del desastre y salvándose por un pelo a último momento... el Isidoro que continuaba al de Patoruzú, en definitiva, y que era el que había configurado Quinterno... pertenecía a la pluma de Mirco Repetto, quien lo guionaba ocasionalmente, según él mismo declara en “Buscado Vivos”.
Es más: en la entrevista concedida a Sasturain se enorgullece de haber sido el único en haber recibido un premio otorgado por la editorial. Fue por un episodio suyo de Locuras, “El Hijo de Satán” (Nº 13, julio del ‘69). Que otros elogien a Juliá (que era bueno, sin embargo, haciendo “Jovito Barrera, un barrilete sin cola”) y a Faruk. Yo me quedo con Repetto y esos primeros números. Para mí, el resto es silencio.

8 comentarios:

  1. Esta nota esta espectacular Ruben.Mis felicitaciones por toda esa data y a Atilio por acercartelo.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja,te bauticé de nuevo,Miguel.Ando zombie,mis disculpas amigo.
    Pero ayer me puse a leer esta nota y la de Torino y Mazzone que habias hecho hace un tiempo atras es muy interesante.Hat pensaba que no hay publicaciones de ese tipo que traten la historieta seriamente y la analicen como vos lo has hecho.
    No estraía mal pensar en que con tu experiencia en las letras te lanzaras a compilar un poco todo este material y hacer algun broli.
    Piensalo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Y hay otro aporte de Repetto al mundo Patoruzú... la aparición de Patora, la hermana del cacique.

    ResponderEliminar
  4. Fer: Un amigo me encargó un trabajo sobre el trío Mazzone-Quinterno-Torino, que ya terminé, para un libro... espero se publique.
    Atilio: Cuenta el mismo Repetto que un día Quinterno le alcanza un dibujo, diciéndole: "Es Patora, la hermana de Patoruzú, hágame un guión". A partir de ahí, todo el carácter se lo imprimió él. O sea: la idea original fue de Quinterno, los guiones de Repetto.

    ResponderEliminar
  5. Sí, yo no le doy la autoría en el diseño del personaje a Mirco, sino la definición del rol de Patora en el mundo del cacique y las posteriores historias de amoríos, dicho por el propio Ferro.

    ResponderEliminar
  6. QUINTERNO ERA UN HIJO DE REMIL PUTA MADRE !!! ANIMATE Y PONELO ERA UN INUTIL QUE JAMAS SUPO DIBUJAR Y SE SALVO EXPLOTANDO A TODOS LOS EXCELENTES DIBUJANTES QUE NOMBRASTE!

    ResponderEliminar
  7. Yo acá me animo a cualquier cosa, y creo haberlo demostrado. Ahora, mi estimado, si no pongo lo que ud. vocifera en su vehemente arenga, es porque disiento con ella. Tengo mil críticas para hacerle a Quinterno, pero no ésas. A mi criterio, era un excelente dibujante y un creativo empresario. Y además, según innumerables testimonios, pagaba muy bien a sus colaboradores.

    ResponderEliminar
  8. llegué buscando algo sobre el profe historieta de mi hijo, el cuenta muchas historias y yo quería saber un poco más, el profe es Borello... un genio! gracias por el aporte :)

    ResponderEliminar