SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

viernes, junio 05, 2009

EL MEJOR SASTURAIN (II)

La mención de Fernando Sosa, en el banner, a la historieta como “9no. arte”, me retrotrajo a las extensas discusiones que mantuve en este blog y en otros lares, respecto del origen de esa denominación, su lógica, su sustentabilidad y utilidad. No fatigaré con los argumentos que se esgrimieron. Al que le interese puede rastrearlos aquí. Baste decir que mi opinión se resume en que la operación de prestigio que se hizo con la historieta al intentar incluirla en ese ámbito tan dudoso y escurridizo del arte, contribuyó a alejarla de la cultura -y el consumo- popular, que es el ámbito donde nació y al que pertenece. En contrario, los argumentos van desde el tautológico “la historieta es arte porque involucra la plástica y la literatura, que son artes”, hasta algunos de personas valiosas como Federico Reggiani, quien cree que el prestigio alcanzado permitiría que jóvenes creadores lleguen a realizar obras maestras, por fuera de los condicionamientos de mercado y el logro de subvenciones de organismos de cultura oficiales o privados. Si esto de verdad sucediera sería, a mi modesto entender, poca ganancia para tan alto costo.
Hace poco, y a raíz del post anterior sobre Sasturain
(ver) se me ocurrió rastrear las notas recopiladas en “El Domicilio de la Aventura”.
Me encontré con una de mayo de 1979, titulada Alternativas, que refleja con la lucidez que caracterizaba a aquél lejano Sastu, el dilema al que se enfrentaba la Historieta Argentina de entonces, y que se graficaba justamente en reivindicar su origen, al margen de la “Cultura con Mayúsculas”, o en el intento de integrarse a ella, perdiendo así su inserción popular. Pero en el epílogo de la nota, Sasturain lo expresa con mucha más claridad que yo:

"La marginalidad se resuelve en dos alternativas: la asunción de un territorio tangente por asimilación -en este caso la literatura, acaso el cine por similitud de origen y modalidad de consumo-; o la reivindicación de la marginalidad, como identidad primero, como posibilidad de individualidad absoluta después. Por ahí anda NUESTRA HISTORIETA. En el mundo -léase Europa- corre la moda del noveno arte y el experimentalismo, la historieta erótica o intelectual refinada para un público no masivo. Mientras, el lector habitual sigue consumiendo tontería. Aquí, la escisión es sólo cuestión de tiempo: no tardará en llegar la revista sofisticada para un público que la compre sin vergüenza de leer historietas. Es el peligro esnob, el despegue del piso, la pérdida de una tradición de cultura popular que hizo la grandeza y el sentido último de la creación, la tentación de la vanguardia.
Dos tareas, entonces: RECUPERAR LA LEGALIDAD DE UN ESPACIO PROPIO a partir de un planteo no euro céntrico, que supere las limitaciones de la mera vanguardia o la fantasía de que lo ideal es convertirse en una de las ARTES a través de la negación de las raíces; ENCUADRAR ESE ADEMAN DE IDENTIDAD JUNTO AL DESTINO DE LOS DEMAS SECTORES DE LA MARGINALIDAD, comunes residuos en el reparto de la gran torta cultural. Porque acaso el equívoco resida en no tener claro si lo que se quiere es definirse ante La Cultura o incorporarse a ella. Empecemos por ahí."

El problema, claro, es que el mismo Sasturain fue quien editó, cinco años después de escribir esta nota, “la revista sofisticada para un público que la compre sin vergüenza de leer historietas”. Fierro terminó siendo la profecía que se cumple a sí misma.
Y el problema es también que la distribución de los pocos álbumes de historieta nacional que se editan, pasan por las comiquerías y no por los kioscos.
Y que la mayoría de los historietófilos se han vuelto cultores del mongo y de los superhéroes. Un ghetto.
Hay un espacio de resistencia, que son los blogs, donde los dibujantes se autoeditan, a la manera de los fanzines pre-informáticos.
Pero la web, por más que los que la frecuentan crean que es el más popular de los espacios, no llega a todo el mundo.
Y de cualquier forma no sirve para el tipo que se compraba las de Quinterno, Mazzone o Torino, o las "serias" Misterix, Hora Cero, Patoruzito Semanal o Skorpio, inclusive -depende de las épocas-, para leer en el subte o en el tren.
Hace muy poco, observé a un cuarentón, leyendo de parado en el bondi, una Selección de las Mejores Correrías.
Ya dije que no me interesan las revistas de Meriggi. Pero estaría bueno que Magma o Pandemonium o Manuela poblaran los kioscos del país. Y que los muchachos de Banda Dibujada, también pelearan su lugar en las estanterías. Y que aparecieran nuevos productos, no necesariamente de edición tan cuidada, de historieta cómica y seria, para poblar el revistero.
La consigna es recuperar el kiosco para la historieta. Me han hablado de problemas de distribución y otras yerbas. No creo que sean insalvables. No hay que regalar fácilmente ese espacio a Editorial Universo y a los libritos de Gaturro. Que se animen los editores. No van a vender, claro, como en las épocas de oro de los ’40, ’50 o ’60, pero igual van a ganar plata.
Hay que recuperar al lector histórico de historietas, aquel que consumía esos productos marginales, que se vendían a dos mangos en los kioscos. Y los historietistas tienen que empezar a laburar para él, darle calidad, sí, pero junto a entretenimiento y aventura, y no seguir “la moda del noveno arte y el experimentalismo, la historieta erótica o intelectual refinada para un público no masivo”, como bien decía aquel Sastu que, desgraciadamente, ya no es el que era.

27 comentarios:

  1. No se lee historieta porque los chicos prefieren la inmediatez televisiva. Para qué van a leer una historia dibujada si en la tele hablan y encima se mueven?
    No hay publicación infanto juvenil que sobreviva si no está encaramado a un bombardeo visual, sea televisivo o cinematográfico.
    Me tocó manejar una decena de publicaciones en ese estilo, era una lucha poder pautar en la grilla al menos medio docena de páginas para narrar en formato historieta lo que sucedía capítulo a capítulo en TV, siempre les parecía mejor incluír un póster.

    ResponderEliminar
  2. No estoy de acuerdo.

    En ese entonces Sasturain proponía un “planteo no euro céntrico”
    Claro, luego vio que estaba equivocado, en ese mercado franco-belga el noveno arte (o sea, la historieta) no sólo tiene prestigio sino que también es popular y masiva.

    Es un mercado que sigue generando historietas infantiles de gran calidad y popularidad (ej: Spiruo).
    Es un mercado que puede producir el Peter Pan de Liosel, el Garage hermético de Moebius, o el Asterix de Uderzo.
    Y todos estos autores son considerados artistas de una Cultura con mayúsculas.

    Me parece que el problema acá no son los autores ni la pretensión de arte de la historieta, sino los editores, o sea: no hay editores.
    Ninguno ejerce el rol completo de un editor, no son generadores de contenidos, como tampoco empresarios ávidos ni capaces de buscar nuevas formas de llegar a un público masivo.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, que bien elegida la imagen, que bronca da ver el kiosco de revistas y que no haya una puta historieta.
    Y Mafalda en la portada de la Veintitrés.

    ResponderEliminar
  4. Tomás: Tu opinión se muerde la cola. Para qué recurrir a la producción franco-belga como modelo, en base a la popularidad que allí pueda o no tener la historieta (la tienen algunos títulos, nada más), si el modelo nuestro era inmensamente popular?. En cuanto al prestigio, por mí que se lo metan en el culo. Yo quiero en el quiosco muchas revistitas y muchos álbumes, de todo tipo. Que el público elija. También se muerde la cola el tema de los editores. Si los historietistas no tienen para ofrecerles un material que pueda interesar a la gente, no van a invertir. Por qué invierten en reeditar permanentemente a Mafalda, por ejemplo? Porque vende. Y Gaturro, y Liniers, más allá de las distancias y la opinión que nos merezcan? Porque venden. Y no me vengan que se debe a que son contratapa de La Nación, porque si fuera por los lectores de La Nación, no serían negocio. Los historietistas se resignaron a trabajar para un ghetto y se retroalimentan con él en el lenguaje que utilizan. Menos artistas, más laburantes como Oesterheld, Quinterno, Torino, Mazzone, que eran grandes, pero no posaban de eso: laburaban, producían, estaban en sintonía con la gente.
    Atilio: Lo de la televisión es otro lugar común que suena a excusa. No sirve para entretenerse en el bondi. Ni siquiera en el baño, más allá de algún fanático de la caja boba. Y vuelvo a la capacidad de convencer con estos argumentos a los editores. Los historietistas están resignados. Protestan por la falta de edición o por la poca visión de los pocos editores, pero no imaginan productos ni mecanismos para volver a la gente. Es como si yo, cuando no hay un productor que me llame en el teatro, me quedara de brazos cruzados, y editando en un blog obritas "experimentales". Lo que hago en cambio, es autogestionar, armar cooperativas, ver si cazamos algún subsidio y -con o sin él- producir y salir al encuentro de la gente. En sintonía con ella, que en definitiva es la que me da de comer a mí y a los productores. Y si no hay teatros para representar, voy donde está el público: centros de jubilados, sociedades de fomento, escuelas, plazas. Que es el equivalente al kiosco, en el tema que nos ocupa. No niego que los dibujantes han empezado a agruparse. El problema es que creen que la cosa se agota en los blogs y no revisan sus temáticas ni el lenguaje que utilizan. Y cuando sostengo estos argumentos me desprendo incluso de mis gustos personales. Si la vuelta de Columba ayudara a recuperar la popularidad de la historieta, que vuelva Columba.

    ResponderEliminar
  5. Es muy complejo el tema, no hay una única verdad. Quien haya estado en producción gráfica y tratado con editores y distribuidores, conocen del desinterés por arriesgar hacia una nueva publicación. No faltan sólo revistas de historietas, no hay variedad de publicaciones de otros géneros. Sin duda que la política del grupo Clarín fue minando a los más chicos con su expansión de productos, todos ellos berretas.

    ResponderEliminar
  6. Después leo con más atención y vuelvo. Sólo una cosita. Me parece que la causalidad que proponés no es correcta. La historieta no se desconectó de la cultura POR sus afanes artísticos.
    Se desconectó y punto, por razones diversas que tienen mucho que ver con la demolición de la capacidad de consumo de las clases populares.

    ResponderEliminar
  7. Aqui Miguel me voy a permitir discernir y si coincidir con lo que expone Violi y Atilio,porque en definitiva me toca como dibujante.
    Creo que como dice Tomas hay una falta de ediciones que a su vez sirvan para catapultar artistas y darles una continuidad,trabajo y por sobre toda las cosas,sean escuelas.Vos mismo citas cada tanto los ejemplo de las editoriales formadoras de artistas,y que luego de que estas quebraran,esos mismos artistas sigueron trabajando para el exterior,ya no producian material para el mercado local,o sea,acá se los formó y dió herramientas y despues les pintó el egoismos,y cuando dan cursos te los cobran bien cobrados,cuando para ellos la enseñanza les fue gratuita y encima eran pagas.
    Una editorial seria lo que el estado significa para la sociedad toda:solventan,incentiva,y te dá la seguridad como persona para crecer(cuando funciona como debe,se entiende?)
    Creo que existen una infinidad de editores cagones que solo refritan y van a lo seguro,o ponen autores a dedillo,no por el talento sino por acomodo o porque han tenido una divulgación mayor que otros con menos suerte,te puedo citar 2 o 3 ejemplos de tipos muy sobrevaluados que hoy hacen furor.Creo que hay infinidad de buenos artistas,solo se necesitan buenas propuestas,y tambien regular eso que dice Atilio,el poder de la televisión.Declararle la guerra es absurdo,pero si se puede competir con un programa que eduque y proponga desde la educación en las escuelas el valor de la lectura,no es solo una cuestion empresarial sino cultural.Pongo mi ejemplo,yo veia muchisima tele de pendejo y eso no me quitaba ganas de seguir leyendo historietas.
    Lo reafimo Miguel,faltan buenos y visionarios editores y que pongan la guita y lo que tiene qe poner,no solo especular con no perder.
    Y tambien que los diarios le den más pelota a los dibujantes,es enorme el poder y llegada que tiene este medio grafico y no hay con que darle.

    ResponderEliminar
  8. Y agrego,me animo a poner mis fichines que es un noveno arte,porque es en un punto,intermedio entre la literatura y el cine.Que en muchos casos una historieta es el banco de prueba para que una historia sea llevada al cine y visceversa en eso no descubro la polvora.Es una manera barata(y respetable)para contar historias que no implica mucha inversion,y que si funciona,garantiza franquicias y productos que pueden generar laburo.Tambien la guita para que el empresario siga publicando y que le quede sus buenos dividendos, y que tambien funcionen las destribuidoras,las comiquerias y que haya laburo para los dibujantes,guionistas,entintadores,coloristas,etc.
    Y coincido ahi si con vos Miguel:la historieta es,fue y nació desde lo popular y como tal debe ser considerada.

    ResponderEliminar
  9. Sucintamente...
    Coincido con Atilio, es un tema complejo y por eso mismo nunca diría que el alejamiento de la historieta de un público masivo se debe exclusivamente a su categorización como arte (ése es otro reduccionismo de mis palabras, Reggiani).
    Si es arte o no es arte, lo dije muchas veces, me es indiferente, en tanto la etiqueta de arte no la convierta en consumo para un ghetto. Y si es arte, que vuelva a ser marginal, como era marginal la murga, el grafitti y tantas otras expresiones populares que terminaron siendo asimilidas y pasteurizadas. Y que nadie piense que cuando hablo de marginalidad me refiero al under, o a la "experimentación", espacios que también tiene prestigio entre ciertos ghettos de la Cultura.
    Cultura, sí, pero con minúsculas. Popular.
    No voy a reiterar lo que ya dije sobre los editores, Fer. Parece un tema del huevo y la gallina. Opino que si hay proyectos que sean potencialmente consumibles por un público masivo, a alguien le va a interesar finalmente bancarlos.

    ResponderEliminar
  10. Pero mi voto es tambien porque las revistas vuelvan a los kioscos, alos popular,a que cualquier hijo del vecino si tiene 2 mangos(sí, algo accesible y no precios desorbitantes)puedan venir de su trabajo,en un recreo,durante la siesta,a la noche,cuando vá baño y que pueda leer revistas en sus ratos libres.
    Si hay que rescatar algo del manga/mongo,es que en us pais de origen los tipos generan un monton de trabajo para sus mangakas(dibujantes)y hacen unos libros tipo guia telefonica que son gratuitos(de papel berreta)con un monton de titulos y despues de su lectura y distribucion son desechados,pienso para que ese papel sea reciclado.Si una historia funciona despues eso deriva en reimpresiones de mayor calidad y en animaciones que son la cara mas visible hoy por hoy de la cultura japonesa.Creo que los tipos que quieren la masificacion de ese genero entendieron como funciona esto y apostaron a esos productos.No se dejaron de hacer revistas ni dibujos animados, si cerró una editorial o si se perdió una guerra.Es una cuestion de mentalidad me parece y de valorar lo de uno,por eso yo reivindico tu blog Miguel y no es chupamedismo barato,es porque asi lo siento,lo que vos haces junt con otros blogs como el de Diego Pares,es loable,rescatar nuestros autores,titulos,etc.
    Nos enseña un poco de todo ese pasado,es una clase de nuestra historia grafica.No es poca cosa.

    ResponderEliminar
  11. No, Fer, con vos está claro que coincidimos, más allá de los matices. Y no se trata de un tema puntual, ni de -mutua- obsecuencia. La coincidencia viene de antes, de una forma de ver, de sentir y de pensar la historieta. También se que coincido en muchos puntos con Federico, Tomás y Atilio. Lo que en realidad propongo es despreocuparnos del prestigio de la historieta en relación a lo que socialmente se entiende por tal, y tratar de recuperar los espacios de inserción que antes tenía, mucho menos "prestigiosos", pero inmensamente más populares. Y zafar de la sempiterna queja sobre la ausencia de editores o de la poca visión de éstos, como si fuera un fatalismo, imaginando mecanismos de publicación que no se agoten en los blogs. Si se quiere hacer algo por la historieta argentina, claro, que es muy distinto a historietistas argentinos trabajando en el extranjero, con las temáticas y formas de producción que allí se imponen.
    Me acaban de mandar una publicidad de Oswal hecha en forma de historieta. Desde los '30 a los '70fue un recurso al que se echaba mano habitualmente. Hoy en día, sería hasta novedoso.
    Hay que pelear también en los ámbitos educativos, para que la historieta se incorpore como elemento didáctico. A pesar de que reniegue de la banalización de la historia que hace Pigna, el lenguaje es válido. No se la tirada actual que tienen Billiken o Genios y es difícil meterse a competir con monstruos como Atlántida o Clarín. Pero se puede armar un proyecto de revista didáctico-historietística para ofrecer en Cultura de Nación o Pcias. Y de última, están las agremiaciones docentes, las cooperadoras escolares...
    Desde la original Caras y Caretas, pasando por Patoruzú, Rico Tipo, Cascabel, Tía Vicenta, Satiricón, Humor, hasta los '90 al menos, los argentinos consumimos semanalmente una revista humorística. No hay espacio hoy para eso? La Caras y Caretas actual dista mucho de la antigua, y Barcelona satisface una franja muy reducida del mercado. No hay espacio -repito- para una revista más?
    Hace un tiempo, lo conté acá, asistí a una charla de Susana Muzio donde narraba la forma artesanal con que Quinterno armó la Patoruzú Nº 1. El moderador quería llevarla hacia otro lado, ya que el tema del encuentro era la industria de la historieta. Muzio hablaba justamente de eso, pero el moderador parecía creer que no, o que esa experiencia ya no sirve hoy día, porque el mercado cambió. Yo te puedo asegurar que para hacer teatro, lo único imprescindible, de última, son un actor y un público, como en siglo V AC. Y en la historieta no es muy distinto.
    Ustedes, muchachos que son los que están en la cosa: olvídense del prestigio del artista, cáguense en los editores, dedíquense a contar historias que le interesen al tipo que viaja en tren, y vean como hacer para que le lleguen. Salgan a convencer a quien haga falta, pero primero convénzanse uds. mismos. Es posible que los resultados tarden algún tiempo en llegar. Pero si creen que la tarea es imposible, no van a llegar nunca. Y el súmmun del historietista nacional (del que no consiga conchabo en el exterior) va a seguir siendo publicar en Fierro. Mientras dure Fierro, claro...

    ResponderEliminar
  12. Claro que desaparecieron los editores que formaban camadas de dibujantes, como en USA los estudios que formaban animadores.
    El dibujante de hoy es mayormente individualista, un poco todos los argentinos si conseguimos la pelota, la escondemos y jugamos solos.
    Miguel, un publicista (aunque ya no les digan así) te diría que enganchar una publicidad a una historieta es antiguo. Ahora, el spot de Villa del Sur es de vanguardia.

    ResponderEliminar
  13. A ver... se habla de editores como si tuvieran que ser meros financistas. Quinterno, Torino, Mazzone eran dibujantes que largaron un proyecto propio, acompañado de otros, y cuando crecieron y necesitaron más gente, la formaron. Y Oesterheld era un guionista.
    Sí, los publicistas podrían decir eso, porque son tarados. Nada que haya dejado de usarse por 20 años es antiguo. La moda es un buen ejemplo, se recicla lo viejo permanentemente y se lo convierte en nuevo.

    ResponderEliminar
  14. Y me olvidé de Divito, nada menos.

    ResponderEliminar
  15. Bueno,un buen punto a discutir y que nos estamos olvidando es la discusion que esta en el tapete ahora:La ley de radio difusion y sobre medios graficos.Estos pulpos que son los monopolios,que nadie pareciera tener control sobre ellos,son los que de alguna manera los que dirigen la batuta.Los poderosos que acumulan medios de difusión y quienes levantan o bajan el pulgar.
    Creo que si antes habia esa cantidad de dibujantes y guionistas que se transformaron en editores y empresarios,fue por las ventajas que antes habia para que ello sucediera,hoy por hoy,eso parece ciencia ficcion.Pelear de igual a igual contra esos multimedios y grupos, es una tarea ciclopea,pero no imposible.Es eso lo que esta en juego ahora.Es el poder acumulado por estos grupos los que no quieren que se pierda,pero es nuestro derecho tambien,tener las mismas posibilidades que ellos y que no sea una lucha desigual.

    ResponderEliminar
  16. Seguro que hay que dar esa pelea. Cuando se debata la ley en el Congreso, todos los sectores interesados en que las cosas cambien tendríamos que ir a hablar con los legisladores, para que no se termine volviendo a lo mismo.
    Pero, aparte de eso, soy un convencido de que el sistema siempre tiene fisuras desde las que se pued operar. Hay que saber encontrarlas, nomás, y aprovecharlas. Esto está asociado a la idea de marginalidad que reivindico.

    ResponderEliminar
  17. Pero antes, un dibujante laburando podía aspirar a editar su producto. Hoy día, es una utopía.
    Vos mencionaste la falta de revistas humorísticas, todas esas publicaciones contrataban a muchos dibujantes que podían acercarse a llevar la carpeta. Hoy día, un pibe que quiere dibujar, a quién le puede mostrar un laburo?

    ResponderEliminar
  18. Por qué la autoedición es una utopía? Hay montones de historietistas que se autoeditan. Están en los blogs. Lo que digo es que hay que quebrar la concepción instalada que ésa es la única vía y animarse a un paso más, volver a la edición impresa, agruparse, buscar o imaginar canales de distribución, pelear el kiosco, aunque más no sea el del barrio. De dónde salieron, sino, Liniers, Podetti, Sapia, Dani the O, Fayó, Parés y tantos más? De los fanzines de los '90. Cambió tanto el mercado desde entonces, que ahora es una utopía? La web es cómoda, de acuerdo. Pero no tiene el alcance que se imagina.
    Y aclaro que hay unos pocos que todavía apuestan a la autoedición impresa.
    Después está el tema de los contenidos. Repito: menos revistas sobre historietas y más de historietas, para el tipo que lee en el bondi!

    ResponderEliminar
  19. Humm... ni es tan "fácil" ni son "montones", de otra forma no hablaríamos con los amigos de lo mal que está el mercado editorial.
    Gente con años de oficio, que directamente cambia de rubro.

    ResponderEliminar
  20. Hablando de todo esto,y de resistir y presentar batalla,he aqui un poster recien salido del horno.La ocasión lo amerita:http://sapienstoonz.blogspot.com/2009/06/barricada-te-necesita.html

    ResponderEliminar
  21. Atilio: Lo de "montones"... recorre la web. Que sea fácil, yo no lo dije. A mí, cuando el teatro no me da de morfar, vivo de otra cosa, pero sigo haciendo teatro.
    Fer: Cuenten conmigo, ya lo sabés!

    ResponderEliminar
  22. Dao, a Fer le podemos mandar la historieta del Día H.

    ResponderEliminar
  23. Pero claro que sí! (...si es que la terminás; yo ni siquiera tengo noticias de que la hayas empezado)

    ResponderEliminar
  24. Ah,delen che,por mi estaría perfecto que se sumen con alguna colaboración.Bienvenido sea.
    Como diría Gastón:megcí monsieug Patoguzú.

    PD:tarde piaste,muy bueno este analisis pormenorizado de la indumentaria de Isidorito.Recien me despache:http://historietas---cine---teatro-por-dao.blogspot.com/2006/07/isidorito-caones-lo-que-va-del.html

    ResponderEliminar
  25. Yo te aclaro que el guión lo terminé, Fer. Lo que resta es responsabilidad del badulaque de Violi. Sí, esa nota está buena. A veces me equivoco y escribo como si supiera.

    ResponderEliminar
  26. Lo vuelvo a reafirmar ud es todo un "erutito" en el tema amigo Dao.

    ResponderEliminar
  27. Yo, en tanto Miguel, sería más bien un "erulito"...

    ResponderEliminar