SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

martes, mayo 05, 2009

Y YA LO VE... UN SARRASQUETA Y UN CALE!!!

Hace un año me enteré de la aparición de unas ediciones de bolsillo, que se expendían -poniendo una moneda de 1 peso- en máquinas de cigarrillos en la Feria del Libro, y entre cuyos títulos figuraba el Sarrasqueta, de Manuel Redondo. Como a la Feria no iba desde la primera edición, ya que no entiendo la gracia de pagar entrada y andar esquivando gente para ver lo mismo que en las librerías de Corrientes, esperé encontrarlo por ahí. No sucedió. De modo que, habiendo corroborado que este año todavía se podía conseguir, ayer -que terminé temprano de ensayar- me corrí hasta Palermo. Efectivamente, en el stand de la Biblioteca Nacional, los libritos estaban en exhibición en la máquina, aunque ésta no funcionaba y había que pedirlos en el mostrador. El precio era el mismo. Ojo, que algunos títulos ya están agotados...
Como no era negocio pagar diez de entrada, para salir con un librito de uno, aproveché para buscar un Turner, que hace tiempo me encargó mi mujer.
El único Turner que encontré en toda la Feria -increíble, pero real- era un tomo europeo de 400 mangos, que dejé pasar.
Pero en medio de la extenuante búsqueda hice un hallazgo notable: una edición del '94 de Buenos Aires en Camiseta, de Calé, que creía definitivamente agotada, y en treinta y pico de mangos.
Eso amortizó no sólo la entrada, sino también el pancho y la coca (otros diez, un afano!) que tuve que consumir, ya al borde de mis fuerzas.
Ah... además conseguí -gratis- el ejemplar Nº 7 de La Revistería, donde se rescata la segunda parte de la nota de César Da Col (ver) y el anuncio para junio de un nuevo volumen de El Loco Chávez. Lo demás es bosta (...leáse mongo).

25 comentarios:

  1. Coincido 100% con ésta, que es mi posición inmemorial: "No entiendo la gracia de pagar entrada y andar esquivando gente para ver lo mismo que en las librerías de Corrientes". Y agrego: incluso bastante menos. Buenos Aires tiene una feria perpetua sobre Avenida Corrientes y quien espera "el gran evento anual y cultural" para acercarse al sacrosanto Libro, es un tremendo tilingo (no vos, Miguel, claro -a ver si me ligo un post trolalero en contra-, etc.).
    Saludos y albricias por tus adquisiciones.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, me causa gracia eso de implementar un método distinto para comprar libritos (expendedoras a monedas) para que luego no funcione y uno termine comprándolos de la manera ordinaria.

    Ejemplos similares hay muchos.
    ¿Acaso al implementar algo nunca tienen en cuenta los posteriores gastos de mantenimiento?

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, que chiquitaje en la mirada que tienen con la Feria del Libro, tanto vos, Dao, como Cinzeu, pero no los culpo, han mamado la clásica mirada snob y los clásicos argumentos del intelectualóide de medio pelo.

    La Feria del Libro es algo más importante que lo que puedan encontrar en la calle Corrientes, es un evento cultural para promover e impulsar la lectura, un evento de relevancia nacional, hay stand de diferentes provincias con material que no llega a Güenos Aires, además no están solo los libros, también hay autores, charlas, presentaciones, firmas de ejemplares, etc.
    Que se yo, es un evento cultural ¿qué entienden por evento?

    Son como las putas, si no estuviera la Feria estarían llorando, y si está se hacen los langas.

    ResponderEliminar
  4. Vos querés provocar, Violi, y lo único que hacés es sacar a relucir tus propias carencias. Yo tampoco te culpo, vivís en el ojete del mundo y no junás de que tratan estas cosas. Ma que evento cultural! La Feria es un gigantesco negocio donde la cultura tiene muy poco que ver. En todo caso, lo que se juega ahí es un concepto institucional de cultura, que sirve muy bien a los intereses del grupo Clarín, por ejemplo, que ha instalado una gigantesca sala propia allí, y que empapeló la entrada con tapas de la Ñ. Justamente, la Ñ, es lo que mejor representa ese concepto de la Cultura (así, con mayúsculas... yo, en cambio, siempre preferí la que se escribe con minúsculas).

    ResponderEliminar
  5. De última, provocar no, bardear, que no es lo mismo.

    Igual, tus argumentos son tan predecibles que no dan ganas de discutir nada, desde el vamos tenes enfilados los conceptos de negocio y cultura como antinomia.

    De todos modos a lo que voy es otra cosa, que se yo, hace unos día me encontré a unas profesoras de historia rebuscando en unos archivos de Patagones por que piensan hacer un libro de investigación sobre los inmigrantes calabreses.
    Es algo que si se edita no va a tener más de 300 ejemplares, por que no es algo que le interese a mucha gente, es en la Feria del Libro donde este material adquiere mayor exposición, van con los stands de las provincias, los autores dan charlas, se ponen en contacto con un público reducido, con otros historiadores, etc.

    Son cosas que giles como vos no ve, hay material que no se consigue en otro lado.
    Vos ahora lo deberías saber... encontraste el libro de Sarrasqueta y el de Calé.

    ¿No te interesan los talleres, las charlas, conferencias ni presentaciones?, ¿Vas a buscar libros de Rimbau o Armando Discepolo que se encuentran en cualquier librería?, entonces el del problema sos vos, no la Feria.

    Por otro lado, ¿qué me venis con Clarín?, Clarín no existe, que se compre los mejores Stands y haga publicidad, si los únicos que leen ese diario son ustedes los porteños, a eso me refiero con la mirada de chiquitaje, ven la bandera de Ñ y hacen escándalo, otros no le dan ni pelota por que ni la registran.

    ResponderEliminar
  6. A Calé, si se me ocurría consultar el catálogo de De La Flor, igual lo conseguía. Lo encontré de pedo ahí, como encuentro de pedo tantas cosas en tantos otros lados. Y respecto a Sarrasqueta, me quedaba más cómoda la Feria que ir hasta la Biblioteca Nacional.
    Si las profesoras de historia de Carmen de Patagones exponen su laburo en la Feria, va a ir la gente que pueda viajar dede ahí, o sea los amigos y parientes, y algún figurón de cultura de cuarta categoría que manden a decir un discurso, nada más. Con lo que les sería mucho más fructífero usar el tiempo de gestión y viajes -y la guita que eso cuesta- en contactarse con distintas bibliotecas, o círculos culturales o de historiadores de la zona, para hacer distintas presentaciones del libro. Pero, justamente, la gente del interior se deslumbra por estar en ese lugar tan representativo de la Cultura con mayúsculas, y que es el único que "prestigia" a los ojos de los otros payucas. Supongo que en los diarios locales, salen artículos a toda página con el título: "Fulano de Tal en la Feria del Libro". No me vengas con cuentos, Violi, hacéme el favor. Usá esos argumentos para enternecer a los lectores de "La Gaceta de Pico Truncado".

    ResponderEliminar
  7. Violi: en tus argumentos repetís tres veces que en la feria los autores dan charlas. Sinceramente no me interesan los autores ni las charlas, yo hablaba de los libros; y es verdad que en Av. Corrientes no hay autores ni charlas, por eso la prefiero al llamado evento cultural. A propósito, si el eje del interés son las charlas, ¿no tendría que llamarse Feria de la Charla o algo así?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Feria de la Charla, bien. Y Violi... charlatán de feria!

    ResponderEliminar
  9. Y si, seguramente soy un charlatán de feria, por vos Dao, sos un zapato de goma.

    A la final, puros supuestos y chicanas, pero no das argumentos, “que por que está Clarín que no se qué, blabla”

    Y Cinzeú: es feria del libro por que todo gira en torno a los libros. Sean talleres, presentaciones, firma de ejemplares, etc.
    ¿Qué entienden por feria? ¿Qué entienden por evento cultural? ¿Qué le falta a esto?

    ResponderEliminar
  10. Violi: Según tu argumentación (y la actualidad de la "cultura del libro") es que todo gira en torno a otras cosas, no a los libros.
    No quiero extenderme demasiado pero resulta claro que hoy la cultura del libro consiste en, primero, hacerse cierta fama y luego, escribirlo o hacerlo escribir y promocionarlo con mucha pompa.
    Soy coautor de un libro colectivo (seguramente algo comparable al laburo de aquellas historiadoras de Patagones) que, recién me entero, se acaba de presentar en la Feria. Mirá vos: me perdí la oportunidad de invitar a mis tías y firmarles un ejemplar.
    Por feria entiendo una viejísima instancia de mercado. Por "evento cultural" entiendo una también vieja manganeta institucional como la Feria del Libro, entre mil. A esto no le falta nada: es lo que es y no cuestiono lo que le falta sino lo que es.
    Leo que serías de Patagones y comprendo que en este país excesivamente centralizado una feria anual te convoque en tanto evento nacional (a propósito, sería bueno que si de verdad fuera más cultural y federal que comercial, rotara año a año por diversas ciudades del interior, ¿no?) pero no es mi caso.
    Para sintetizar mi posición en apariencia antisocial: me cago en los eventos culturales (un evento es de carácter eventual y esta feria es regular y programada) y si yo escribo, lean o no, pero no me pidan charlas, talleres ni firmas de autor; cosas que tampoco reclamo a los textos que leo. La Feria del Libro (también las presentaciones) me parece quintaesencia del marketing, exposición autoral y tilingada no-lectora. Pero, es verdad, puede ser también otras cosas para muchos otros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Y vos, Cinzcéu, me criticás a mí que gasto pólvora en chimangos con los trolaleros?

    ResponderEliminar
  12. Cinzcéu: es evento, por que es de carácter eventual, no algo permanente, no está todos los días, solo un tiempito.

    Según vos los eventos culturales no deben ser programados, Jua!
    Tampoco veo por que utilizas la palabra marketing con tono peyorativo.

    Por lo que veo tanto vos como Dao tienen la tilinga noción de ver una antinomia entre negocio y cultura.

    Por otro lado, soy de Viedma no de Patagones.

    ResponderEliminar
  13. Violi: El tono peyorativo de la palabra "marketing" corre por tu cuenta. Dije que la "Feria del Libro me parece quintaesencia del marketing" pero eso no es peyorativo sino valorativo desde lo descriptivo: es lo que es.
    Yo no veo ninguna antinomia entre negocio y cultura (me parece que Dao tampoco) sino una profunda identidad empírica entre pingüe negociado y "artificio cultural": es bien distinto.
    Mis disculpas por creerte de Patagones en lugar de Viedma (yo tampoco soy de Avellaneda pero son 15' de bondi...). Y por último, acepto la crítica de Miguel: "me criticás a mí que gasto pólvora en chimangos con los trolaleros?"; tiene razón, no vale la pena.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Miguel!:El otro día estuve en la feria y los libritos de Sarrasqueta ya estaban agotados. Pero parece que van a editar más ejemplares a vender en la misma biblioteca. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Ayy, “no vale la pena” “Sólo quiere provocar” juajuajua, esa es la típica reacción que tienen los trulaleros y columbófilos cuando alguien les pincha la burbuja.

    Y aquí pasó lo mismo, es que al final puse en evidencia que la postura de ustedes para con la Feria del Libro es simplemente pomposidad tilinga.

    Y ya del vamos Cinzcéu demuestra la visión arrogante del intelectualoide de medio pelo que mira con desprecio al quien no es un lector asiduo, a ese que va a la feria para reencontrarse con los libros.
    Es más, esboza ese prejuicio que han enseñado como si sirviese de argumento, es el desdén al lector ocasional como postura.

    Los argumentos de Dao se cayeron hace rato: “No entiendo la gracia de pagar entrada y andar esquivando gente para ver lo mismo que en las librerías de Corrientes” y después consiguió tres libros que no están en Calle Corrientes, y muy contento que se pavonea con su compra.

    Al final, tras semejante carencia de argumentos para atacar la feria, certifican que renegar de ella es tan solo una postura frívola que han mamado.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, yo avisé, Luis... Abrazo!
    Acá el único que mama sos vos, Violi! (...querías argumentos? ahí tenés argumentos!)

    ResponderEliminar
  17. Yo fui el domingo, bajé la busarda con todo lo que caminé entre pabellón y pabellón, no pude comprarme el librito de Sarrasqueta por estar agotado (fuck!) y en el stand de Francia dejaron las migas. ¡Un asco!

    ResponderEliminar
  18. Ves, Violi? Somos tres contra uno... rendíte.

    ResponderEliminar
  19. Violi defiende la Feria porque no fue nunca, vive en el orto del mundo. Se la imagina!

    ResponderEliminar
  20. Ah... cuando yo fui el primer día había pilas de Sarrasqueta. Pero claro, le hice propaganda acá...

    ResponderEliminar
  21. El libro de Sarrasqueta es algo que le interesa a unos pocos, el hecho que se haya agotado habla bien de la Feria.
    Es una prueba cabal que promueve la cultura, la gente va, se interesa, y compra cosas que de otro modo desconocería.
    Y lo mismo para el stand de Francia, que según Atilio sólo dejaron las migas.

    ResponderEliminar
  22. Por otro lado... que grande la Feria!! es como el Aloe Vera, cada vez le descubren más propiedades beneficiosas.
    Ahora no solo es un enorme aporte a la cultura, sino que también, como comenta Atilio, ayuda al cuidado físico, sirve para adelgazar con la caminata que tanto recomiendan los médicos.

    ResponderEliminar
  23. Ahora serán 3, y podrían ser 20 que no cambia nada.
    La verdad es que están desnudos, Dao, y soy el único que se atreve a decirlo.

    ResponderEliminar
  24. Es que a la gente le pego el síndrome del "deme dos". Estaban a un peso y por lo que ví casi todos los títulos editados en ese formato estaban agotados.
    Tomás, estoy de acuerdo con el ejercicio, pero no para hacerlo en una manga de doscientos metros llena de gente, donde la falta de oxígeno te hace desfallecer las neuronas.

    ResponderEliminar
  25. Sí, Atilio, pero la mayoría de los que van a la Feria no lo notan, porque ya tienen las neuronas desfallecidad (...como Violi)

    ResponderEliminar