SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

domingo, febrero 01, 2009

CURIOSIDADES QUINTERNIANAS (II)

Trabajando en un artículo que me han encargado (y que espero algún día se publique, porque me está llevando mucho tiempo) me encontré con una curiosidad que antes no había advertido.
Sabido es que “El irascible coronel”, como bautiza Andanzas (Nº 13, enero del ’58) la recopilación de los episodios originariamente publicados en las semanales (Nros. 101 a 112, año 1939), marca la primera -y casi única (ver)- aparición del Coronel Cañones en el mundo de Patoruzú e Isidoro, a quien hasta el momento no se le conocía familia alguna. También es ampliamente difundido que este argumento se reelaboró brillantemente para el primer número de “Locuras de Isidoro” (“Vivan los Novios!”, 4 de Julio de 1968), reemplazando a Patoruzú por el Capitán Metralla.

Ahora reparo que en la primera didascalia de “Vivan los Novios!” hay un guiño a su precedente. Y que, además, se sienta allí la diferenciación con el Isidoro de Andanzas de una forma muy escueta: “Tras una larga temporada en las termas, el irascible Coronel Cañones regresa al domicilio, donde vive con su sobrino Isidoro”.

2 comentarios:

  1. Que hizo el Coronel Caniones en la revolucion de Uriburu? De que lado estuvo en la revolucion "libertadora"?

    ResponderEliminar
  2. Los historiadores guardan silencio al respecto, pero todos sospechamos lo mismo...

    ResponderEliminar