SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

jueves, septiembre 02, 2010

OSVALDO PAPALEO LE RESPONDE A ALEJANDRO BORENSZTEIN

No necesito mucha manija para algunas cosas, y encima tres lectores, en el post anterior, apoyaron que se trate aquí lo político, así que...
Sigo con lo de Papaleo. El tema arranca con la piedra que arroja Alejandro Borensztein desde su columna dominical en el diario Clarín, bajo el título “No tan a la derecha, Jefe”. El hijo de Tato Bores, retoma en ese espacio el estilo que caracterizara al popular actor cómico, y se dirige directamente a Kirchner. Al tiempo que juega irónicamente con el supuesto -para él- condicionamiento de trabajar para el “monopolio” periodístico, intenta correr al ex-presidente por izquierda, estrategia que se repite en muchos periodistas, siendo Lanata el ejemplo más notorio.
Resulta curioso que, de golpe, opositores y medios que le dan sustento se hayan situado a la izquierda del gobierno. Por momentos parece como si estuviéramos en vísperas de la Revolución de Octubre (sin k).
Sin embargo, no hay que confundirse. Un botón de muestra, apenas: por más que conspicuos periodistas (alguno de ellos también abogado) lleven al Che redivivo a sus programas televisivos, a la hora de la elección para ejercer un cargo -vital- en el Consejo de la Magistratura, se inclinaron por la lista que tenía avales de José Alfredo Martínez de Hoz hijo -socio de Mariano Grondona hijo, quien también brindó su apoyo-, a un descendiente homónimo del dictador Pedro Aramburu, al ex dirigente de UPAU y actual vicepresidente del Banco Ciudad designado por el macrismo, Juan Curutchet -hijo del director de la fascista Cabildo-, entre otros. Uno de los lemas centrales de la campaña fue “para que el gobierno nacional pierda la mayoría” en el Consejo. “Fue un desfile de abogados y políticos traídos por los radicales, aparecieron a votar desde (Julio) Strassera hasta (Rafael) Martínez Raymonda”, declaró el perdidoso ex presidente del Colegio de Abogados porteño, Jorge Rizzo, líder de “Gente de Derecho”, agrupación a la que mentirosamente se estigmatizó como “kirchnerista” (Fuente: Página 12).
Así -volviendo a la columna de Borensztein (también hijo)- lo que se imputa a los Kirchner, o sea un discurso de izquierda y un accionar de derecha, sería lo mismo que se verifica en la oposición, con lo que se concluye que todos estarían situados en la misma franja ideológica y que la pelea se centraría exclusivamente en quien detenta el poder.
El tema es que, más allá de los propósitos de la Presidenta (me niego al juego de Borensztein, quien la ningunea, dirigiéndose a su esposo, al igual que hace todo el coro opositor), resulta evidente que desde la acción, no sólo desde el discurso, viene enfrentándose a poderes reales, de una forma abierta y contundente. Si defeccionara, el costo político sería enorme. Hay que recordar a que niveles descendió la credibilidad del gobierno de Alfonsín, después del “Felices Pascuas”. O sea, me interesan los hechos, no las difusas intenciones ocultas que se le atribuyen. Concretamente, respecto a Papel Prensa, envió los antecedentes a la justicia y un proyecto de ley al Parlamento, para que se declare de interés público la fabricación de papel.
Dónde está el obrar antijurídico, dictatorial, cercenador de la libertad de expresión? Se pueden calificar "de derecha" estas medidas? Es elemental, no jodamos.
Al primer retroceso del Gobierno, yo -y otros muchos, supongo- retiraría mi apoyo de inmediato y seguiría peleando por las banderas que se dejaron caer, buscando el espacio político desde donde se las vuelva a enarbolar. Por lo que considero falaz este tipo de razonamientos, que incluyen el sonsonete del seguimiento ciego a un líder. El mejor exponente de esta disparatada teoría fue Luis Majul, quien la forzó hasta el absurdo -pretendiendo que el recurso pasara inadvertido- en el artículo “¿Es Kirchner el líder de una nueva secta política?”, aparecido ayer en La Nación (ver).
Retomo. La principal "prueba" que Borensztein exhibe de la supuesta derechización de los Kirchner, es la presencia de Osvaldo Papaleo en el discurso de la Presidenta informando sobre Papel Prensa. Lo acusa de haber sido cómplice del nefasto José López Rega, durante el gobierno (constitucional, recuérdese, pese a todas las atrocidades que se puedan haber cometido) de Isabel Martínez. No voy a perder tiempo en reproducir la columna de Borensztein, que ya tiene bastante prensa y, además, se puede leer aquí.
Cada argumento que asoma en contra del gobierno en Clarín, se multiplica exponencialmente en todos los medios que maneja el Grupo. Tengo noticias que Leuco, quien suele bramar dándose golpes en el pecho, mientras despotrica contra el tirano y la tirana, se ocupó del asunto en Continental, donde por suerte -todavía- está Víctor Hugo para poner un poco de cordura. También el amigo Bob Row me anotició que Tenembaum, aparte de lo reseñado en el post anterior, había intentado que Luis Brandoni se hiciera eco de las acusaciones contra Papaleo, lo que no logró.
Esta mañana, nuevamente fue Víctor Hugo Morales quien puso las cosas en su lugar difundiendo una carta de Osvaldo Papaleo en respuesta a las acusaciones surgidas desde el artículo de Borensztein, y dirigida directamente a éste.
El estilo del cuñado de Graiver es de una vehemencia tal que va en detrimento de la reflexión. Aparte, cae en el juego de los otros de la descalificación personal. Y repito, Papaleo no me cae simpático por el sólo hecho de haber formado parte del gobierno de Isabelita. Si menciono su carta y la reproduzco íntegra, es porque se centra en un aspecto que el bando contrario elude permanentemente en todos los terrenos: el de las pruebas.
En el derecho, el elemento de la prueba es fundamental a la hora de dirimir un pleito. Aún admitiendo que en política o en periodismo no deba observarse tan estrictamente ese requisito, sería saludable que la ciudadanía reclamase alguna mínima apoyatura de las aseveraciones incriminatorias que se vierten día a día, cada vez más livianamente. Sería bueno también que no se ignorase cuando la otra parte aporta elementos que las desmienten, o respaldan lo que se afirma. De eso se trata un debate. Yo no me engaño cuando algunos periodistas, intentando disimular el libreto que repiten, dicen que encuentran saludable que ciertos temas se estén debatiendo socialmente. Lo que verifico en la actualidad es puro ruido mediático.
Termino con esto: vi por tevé como distintos legisladores de la oposición, que se cansaron de dar por ciertas las declaraciones de Isidoro Graiver a Clarín, eludían la pregunta de un periodista del canal del Estado, acerca de lo que anteriormente había declarado el mismo personaje a Tiempo Argentino, cuando entre otras cosas, decía literalmente (está grabado) que la venta de Papel Prensa “fue un afano”. Algunos alegaron no estar enterados, Silvana Giudice exigió que le solicitaran audiencia para contestar y la máxima defensora de la libertad de expresión (de Clarín), Lilita Carrió, siguió caminando por los pasillos del Congreso, ignorando olímpicamente la requisitoria, y con una sonrisa irónica en los labios.
Se podrían endosar muchos calificativos a estas actitudes. Pero impedirían reparar en un punto central. Resulta más que evidente, a esta altura, que la oposición y los medios mayoritarios “construyen un relato”, al igual que achacan al Gobierno, en sentido contrario. La diferencia entre unos y otro, es que los primeros son impermeables a las refutaciones apoyadas por pruebas. Se encierran en ese “relato”, en la confianza que los soportes mediáticos por los que se transmite, lo tornen hegemónico y por lo tanto, verosímil, a fuerza de repetición.
Y esto, justamente, es lo que está en juego con la Ley de Medios y con el asunto de Papel Prensa.
Acá va la respuesta de Papaleo. Por lo antedicho, descreo que alguien recoja el guante que arroja.
El resaltado en negrita es mío, aclaro.

Arquitecto Alejandro Borensztein:
Sé que es duro ganarse el pan ácimo siendo columnista del Clarín de Magnetto.

Además, ser gracioso, progresista, quedar bien con un patrón acusado de delitos de lesa humanidad, una patrona eludiendo ADN de hijos apropiados y de paso, catequizar colocándose en una postura ética. Duro lo suyo, pero no menos infame.

Esta es la universidad del apriete y rinde Ud, sus exámenes con esmero. Pero conmigo se equivocó. No le va a salir gratis.

Nunca fui alfil de López Rega, ni de nadie. A José López Rega no lo conocí, no lo traté.
Jamás crucé con él una palabra. No participé de actos vandálicos que usted describe con esmero y sin empacho.

Los canales en 1974, fueron intervenidos por disposición del Poder Ejecutivo Nacional porque habían caducado las licencias concedidas en 1960 por la Revolución Libertadora, sin licitación a sus amigos de entonces.

Bastante tiempo para un regalo mediático. Nadie le puso la pistola en la cabeza a los licenciatarios.

Pregúntele entonces a Luis Brandoni, que participó como Secretario General de la Asociación Argentina de Actores.

Cómo habrá sido de sabia y legal la resolución, que hasta 1990 estuvo vigente y los canales continuaron intervenidos.

Fui el Director Artístico de Canal 9 y el interventor se llamó Juan Carlos Mareco, un artista y un caballero. Y designamos director del área cinematográfica a Octavio Gettino.

Más tarde fui con el mismo cargo a Canal 13, el templo democrático de su padrino Goar Mestre, un cubano de Fulgencio Batista, cuando Cuba era el paraíso de la mafia y la prostitución para diversión de los americanos. Fidel Castro y el pueblo de Cuba lo expulsaron.

Extraño que usted un hombre de izquierda, progresista de Magnetto y Papel Prensa defienda a este viejo carcamán de la CIA que nunca cambió de bando.

Ahí, el director fue el Dr. Vera Barros, un funcionario de la Secretaría de Prensa.
Y desde Diciembre de 1975 (*) fui Secretario de Prensa y Difusión del gobierno constitucional de Isabel Perón hasta que dieron el golpe sus amigos, los que ordenaron la venta bajo tortura de Papel Prensa a su diario, al de Mitre y al del Comando en Jefe del Ejército.

Estuve preso hasta diciembre de ese año a disposición del Poder Ejecutivo en condiciones muy difíciles.

Ahí no estaba usted (era un revolucionario en cierne) como tampoco estaba Magnetto.
La cárcel fue para los que dejamos sin un canal de televisión a un amigo de su familia: Goar Mestre.

En abril de 1977 me raptaron y pasé 9 meses en el campo de concentración clandestino de Puesto Vasco, dónde fui torturado por ser hermano de Lidia Papaleo de Graiver. Situación esta que me enorgullece pero que revela que usted, en definitiva un hijo de Tato, con su mediocre humor, es funcional a los genocidas.

Salí del país expulsado por Camps y trabajé con grandes artistas como Atahualpa Yupanqui, Mercedes Sosa, Astor Piazzolla, Ariel Ramirez, José Larralde, Nacha Guevara y siguen las firmas…

Cuando dirigí el canal que le usurpamos a su padrino, el cubano de los prostíbulos, trabajaron en el mismo, artistas de la talla de David Stivel, Juan Carlos Gené, Carlos Carella, Emilio Alfaro, Víctor Laplace, Aida Bortnik, Alfredo Alcón, Sergio Renán, Ernesto Bianco, Ana María Picchio, Oscar Martínez, Marilina Ross, Alberto Migré, y muchos más.

Era una etapa violenta, y de pronto las tres AAA.

Ahí acompañé públicamente a los amenazados y no me importó priorizar al burócrata sino al compañero y al militante.

En democracia produje teatro, cine, televisión, dirigí al Teatro Nacional Cervantes y acompañé a Antonio Cafiero en la Gobernación de Buenos Aires.

Soy uno de los fundadores de la Renovación Peronista. Todas y cada una de estas afirmaciones puede corroborarlas.

Todos los artistas, que desafortunadamente no están dejaron esposas, hijos, hermanos, amigos.

Haga de policía vocacional que seguramente le sale mejor que el humor dominguero.
Además su padrino, el cubano de los prostíbulos, le habrá enseñado cómo trabajan los sabuesos de la CIA, con el agravante de que la mayoría de los artistas que le mencioné no pensaban políticamente como yo.

Un detalle: junto al Dr. Alberto Cormillot en 1984 después de visitar al ministro del Interior, el Dr. Antonio Tróccoli, fuimos a recibir a Ezeiza a Norman Briski, un amigo común, que volvía de su exilio y todavía tenía causas judiciales armadas por la dictadura.

Usted, un portador de apellido, para defender a esta mafia comunicacional no debe involucrar a su padre que fue un artista querido, respetado y popular, diciendo que Tato Bores volvió a la TV durante el Proceso.

Le aconsejaría que no utilice a lo mejor de su familia, porque está haciendo una aseveración tan grave como gratuita.

Me imagino el dolor y la vergüenza que sentiría Tato por ver a su hijo exponiéndolo para cambiar el escenario del juicio por Papel Prensa.

Les dejo a usted y sus compañeros de Clarín una tarea para la casa: encontrar a Osvaldo Papaleo junto a López Rega, mostrar algún documento o documentito que abone su tesis, una foto o fotito, una nota o notita, un decreto o decretito donde él me designa a alguna parte y así podrá impedir que su amigo Magnetto tenga otro destino que el Penal de Marcos Paz.

Pero hay otros temas para el humor costumbrista que usted tan mal practica: por ejemplo, las declaraciones de Isidorito Graiver a Tiempo Argentino del 11 de Junio de 2010 diciendo que la venta de Papel Prensa fue un afano y fotografiado con la valijita de dólares que Clarín le entregó a cambio de un testimonio esclarecedor.

O a Lilita Carrió, la precoz funcionaria judicial del Proceso, vociferando que defiende a Clarín.

Me olvidaba hijo de Tato, nos vamos a ver en Tribunales. Quiero ver cómo se ha convertido en un miserable adulto, el ahijado del cubano de los prostíbulos que la Revolución Cubana expulsó.

Usted junto a su jefe Magnetto no están a la izquierda ni a la derecha de nadie, están en el horno.

Respetuosamente.
Osvaldo Papaleo
(*) Nota de Dao: En julio de 1975, López Rega, por la presión popular, se vio forzado a abandonar el gabinete y el país, inclusive.

7 comentarios:

  1. historietas cine teatro y politica ???

    ResponderEliminar
  2. O política historietas cine y teatro, andá a saber...

    ResponderEliminar
  3. uy muchachos.. ya cansa un poco esto del cuestionamiento constante sobre
    el contenido de uno u otro post. Al que no le interesa el tema sigue
    de largo y vuelve otro dia. Cual es el problema...?
    A mi tambien me gustan los post de historietas, son y seguiran siendo el principal motivo de mis visitas, pero este es un espacio de opinion ( fundamentalmente de quien se tomo el tiempo y el laburo de crearlo ) que no tiene porque encansillarse en dos o tres temas solo porque estan colgados en el titulo del blog.
    No se, para mi el tema de Papel prensa o la ley de medios excede el ambito politico.
    No tengo banderias , ni milito en ningun partido. Estoy un poco podrido que ultimamente, todo sea blanco o negro´que todo se resuma a estar de un lado o del otro sin aceptar ningun tipo de matiz. O sos un obsecuente K o le haces el juego a la derecha, todo se remite a una lucha constante para demostrar quien la tiene mas grande.
    Esta claro que si el grupo clarin hubiese sido funcional al gobierno probablemente muchos de estos temas no serian tratados, pero lo bueno de este enfrentamiento es que desnuda como nunca el manejo tendencioso que un multimedio puede hacer de la informacion y como puede adroctinar y (mal)formar la opinion publica de una manera que a mi por lo menos me asusta.
    Por eso, mas alla de la posicion que asuma cada uno, siempre es valioso este tipo de aporte.
    Saludos

    Eduardo

    ResponderEliminar
  4. Repulsivo post. Sobre si hablar/ hacer política acá no tengo ni podría tener crítica alguna y lo aclaro visto cierto entorno que insiste.
    En 1960 no gobernaba la Libertadora sino Frondizi, electo con el peronismo proscripto pero con el apoyo del peronismo. Este tipo de "error" conduce directamente a la mentira.
    Por lo demás, mis disculpas por no responderte a vos ni a Papaleo pero salgo del juego que proponés que es (perdón) el juego del gobierno nacional en la versión mejorada de un tipo más capaz que Randazzo, Fernández o Timerman.
    Saludos y si mi relativo silencio fuera "prueba" de mi ausencia de argumentos y evidente adhesión a Clarín, déanle, me chupa un huevo.
    Nada personal, Miguel, pero a veces uno lee un punto... y aparte.

    ResponderEliminar
  5. Es tan irrefutable que en 1960 gobernaba Frondizi como que fue la Libertadora la que llamó a licitación para abrirle el mercado a las cadenas de televisión norteamericanas.
    Y que tres días antes de que asumiera Frondizi, el gobierno de Aramburu adjudicó tres canales “licitados” a distintas cadenas norteamericanas.
    A veces, las refutaciones que intentan invalidar el todo a partir de un error cronológico, como en este caso, también conducen a la mentira, mi querido Cinzcéu.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Sí, Miguel, a veces unas y otras refutaciones conducen a la mentira: el puto nombre del país (¿o será del mundo?) que habitamos. A veces se trata de una puntual equivocación (?) cronológica y otras de una firme estrategia discursiva.
    Defiendo que hables (máxime en tu espacio) de política o de lo que quieras pero prefiero tus entradas sobre historieta y teatro: sobre gustos no había nada (?) escrito.
    Ya lo dijiste vos en nuestro sitio: "intentar polemizar [vos y yo] en el terreno político me parece infructuoso". Tenías toda la razón (y no la de Peralta Ramos, eh) al respecto. Mis disculpas por haber publicado compulsivamente mi anterior comentario que no hace más que alimentar una polémica evidentemente infructuosa.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Creo que ambos hacemos el esfuerzo de polemizar lo menos posible en este aspecto, aunque nos cueste.
    Es una actitud que trato de mantener con personas a las que guardo afecto y respeto por su honestidad intelectual.
    Aclaro, aunque esté de más, que es tu caso.
    Abrazo

    ResponderEliminar