SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

jueves, octubre 07, 2010

CURIOSIDADES QUINTERNIANAS (VIII): CALCULANDO LA EDAD DE PATORUZU E ISIDORO

Ha cerrado la encuesta, con los siguientes resultados:
Qué edad le estimás a Patoruzú?
22 - 25 años 3 (13%)
26 - 30 años 7 (30%)
Más de 30 años 13 (56%)
Votos: 23
Qué edad le estimás a Isidoro?
22 - 25 años 1 (4%)
26 - 30 años 9 (40%)
Más de 30 años 12 (54%)
Votos: 22
Las lecturas de los guarismos pueden ser varias, y habría que estar entrenado para sacar conclusiones de ellos. Como no lo estoy, sólo me remitiré a las obvias.
Han votado 22 visitantes del blog. 21 de ellos lo hicieron en las dos preguntas, y 1 votó sólo la edad de Patoruzú. Esto lo se, porque he seguido el proceso de votación, que iba creciendo a la par salvo en esa oportunidad.
El sufragante que falta soy yo, que le estimé entre veintiséis y treinta años al indio, y más de treinta al padrino.
En el segundo caso, voté junto a la mayoría, y en el primero no.
Entonces, leyendo el resultado en términos elementales, han ganado los lectores de este blog que consideran que tanto Patoruzú como Isidoro superan los treinta años.
Pero esto no revela si uno es mayor que el otro.
Para dirimir dicha cuestión habría que preguntarlo directamente, en una nueva encuesta, aunque creo que hay factores que podrían llevar a confusión. Veamos...

Como concluyo en el post sobre la edad de Isidoro (ver), EDQ no ha sido consecuente con este tipo de datos. Sin embargo, hay un elemento que sí debe tenerse en cuenta. Ya vimos que Quinterno había fijado treinta años para el padrino. Ahora, poco menos de dos años antes de ello, en enero del ’37, da comienzo en el diario “El Mundo” el séptimo episodio de Patoruzú, que después se conocería como “Se casa el indio” (reedición de Andanzas Nº 2). En su primera tira se informa que el protagonista, al día siguiente, sería mayor de edad. O sea que, para los parámetros jurídicos de entonces, cumpliría veintidós años.
Esto, más allá de las cifras exactas (con las que no se fue consecuente, repito), sumado a que Isidoro es padrino del indio -título equivalente al de tutor de Gilito-, indica a las claras que el autor marcó en los inicios de la serie una diferencia de edad entre los dos protagonistas (ocho años, que podrían ser seis, si se quisiera hacer valer el transcurso del tiempo), coherente con el vínculo establecido.
Otro elemento a tener en cuenta es el significado de las edades, según el imaginario colectivo de cada época. Aún cuando hasta 1968, la mayoría de edad se establecía, como dije, recién a los veintidós años, se consideraba socialmente que al alcanzarla ya se era un hombre hecho y derecho. Hoy en día, ese status se ha corrido hasta casi los treinta (o incluso pasados, en muchos casos), mientras que la mayoría de edad por ley se anticipó a los dieciocho años.
Precisamente por eso, desde una óptica moderna, cuesta ver a un Patoruzú menor de treinta. Lo cual no debe hacer perder de vista la diferencia de edad con Isidoro. Necesariamente, éste debe ser mayor. Seis, siete, ocho años, no importa. Pero mayor. Porque aparte de todo lo consignado, juega en esa diferencia una paradoja: el tutor, el padrino, el de más edad, resulta un irresponsable en contraste con el tutelado, el ahijado, el menor.
En función de estos argumentos, y más allá de mi voto, es que también considero razonable pensar a un Patoruzú pasando los treinta, como lo ha votado la mayoría. Siempre y cuando, claro, no se lo equipare a Isidoro. La apreciación sobre las edades es materia opinable. La diferencia, no.

2 comentarios:

  1. Como peronista, opino que es una pena que hables de estas trivialidades en vez de cumplir con el auténtico deber: defender a nuestra presidenta. Qué pena.

    ResponderEliminar
  2. Cómo, compañero!!! Y el mensaje subliminal de todas estas cifras???

    ResponderEliminar