SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

sábado, octubre 16, 2010

HAY PROLOGOS Y PROLOGOS...

Hace un tiempo, Federico Reggiani, andaba molestando a todo el mundo para conseguir los prólogos de la Biblioteca Clarín de la Historieta. El resultado de eso, fue una ponencia que merece leerse completa (ver), pero a los fines que aquí me propongo basta con el siguiente extracto:
"La edición de historietas en Argentina ha sido marcada, en la última década, por una radical modificación de los mecanismos y formatos de edición y, por consiguiente, de los contratos de lectura correspondientes. El abandono de la revista de antología de venta en kioscos, como modelo dominante, y el paso al libro y la edición electrónica produjeron cambios en la producción y consumo que están todavía en proceso. La creciente importancia del libro como soporte para la edición de historietas pone en primer plano las deudas que la historieta, como lenguaje con una legitimidad social siempre en discusión, tiene con la literatura. Esa deuda se establece en la imitación de diversos paratextos propios de la edición literaria y, en particular, en la multiplicación de prólogos que, más allá de las lecturas que proponen, ofrecen a la historieta la jerarquía de un objeto digno de esas lecturas. Y es la literatura la institución que distribuye los dones de la legitimidad a los demás lenguajes, a través de la figura privilegiada del escritor."
Lo que no dice Fede -que es una persona muy fina, a diferencia mía- es que estos prólogos, además de pretenciosos y autoreferenciales en su mayoría, contienen numerosas inexactitudes y, peor aún, barbaridades lisas y llanas. Una de ellas es la disparatada teoría de Diego Accorsi respecto a Patoruzito, que he denunciado como reveladora de un paradigma colonizado en varios artículos de este blog , y refutado con una prueba incontrastable aquí (a pesar de ello, he observado que la teoría de Accorsi ha empezado a reproducirse en la web).
Pero la cuestión es que, a raíz del reciente descubrimiento de la versión española de la Biblioteca Clarín (la procedencia común es la serie publicada por La Repubblica -Italia-, me anoticiaron), descubro que en España, en cambio, no aparecen prólogos firmados, aunque sí abundante y precisa información, precediendo cada volumen.
Debe ser, volviendo a Reggiani, porque en Europa no necesitan instalar la historieta en ninguna parte, ya está instalada. Acá también, y de distinta forma, aunque muchos giles no se hayan enterado de eso y le anden buscando un lugarcito en la Cultura con mayúsculas.

Y mientras que las reseñas que ofrece Clarín sobre los personajes, se pueden encontrar en cualquier parte, en la serie española, se verifican datos preciosos. Se puede leer, por ejemplo, respecto al pasaje de Lucky Luke -en 1968- de Spirou a Pilote: "La presencia de Lucky Luke en sus páginas también supuso una 'adultización' de los contenidos de sus aventuras. Elementos que durante su etapa en Dupuis eran considerados tabú dado el público infantil/juvenil al que supuestamente se dirigían sus aventuras (por ejemplo, presentar bailarinas en un saloon), en Pilote podían aparecer sin problemas"
Otra interesante sección de los tomos españoles es la historia de la edición de los títulos en ese país (veáse como de esta simple manera se le da anclaje local a la colección, sin necesidad de recurrir a "prestigiosas" firmas).
Rescato este jugosísimo comentario de dicho ítem, también relacionado con la censura en historietas, referente a Súperman:
"En 1964, una orden del Ministerio de Información y Turismo del gobierno español de la época prohibiría la importación de los tebeos de éste y otros superhéroes, bajo la excusa que el niño lector podía confundir a estos personajes con los ángeles y otros seres celestiales (!)"

8 comentarios:

  1. Coincido con vos, Miguel. Me compré el de Lucky Luke y el del Pato Donald, y los estudios preliminares son exquisitos. Comprate el del Pato Donald, que trae varias de Carl Barks. El tomo del Donald es totalmente diferente al de Clarín.
    Abrazo, Cesar.-

    ResponderEliminar
  2. Leyendo el museo iconográfico, uno de los blogs que tenés indexados, vi que hablan de Torino en una revista de 1944 o 1945 y muestran unas cuantas tapas. ¿No sabés si para esa época ya había empezado con Don Nicola?

    ResponderEliminar
  3. Sí, claro. Conventillo empieza en el '37, pero no creo que las tapas sean de la revista donde se publicaba. Pueden ser de Bichofeo, que Torino edita en el '44... Cuál es el blog que referís?

    ResponderEliminar
  4. Sólo para decir que el Ministerio de Información y Turismo (???) franquista tenía razón: yo siempre he confundido a Superman con el Arcángel Gabriel y a Patoruzito con Ceferino Namuncurá.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Correrías de Ceferinito es un gran título! Abrazo

    ResponderEliminar
  6. No sé que me emociona más: que me cites o ser una etiqueta en mi blog...
    ¿No se nota que creo que los prólogos son una pelotudez? Otra vez caí víctima de la prosa académica...

    ResponderEliminar
  7. Sí, se nota, quedáte tranquilo. Lo que pasa es que a mí me gusta más cuando decís directamente que son una pelotudez.

    ResponderEliminar