SOBRE ESTE BLOG...

Acá vas a encontrar, básicamente, data sobre historieta cómica argentina clásica. Además, bastante de bande dessinée. Algunas reflexiones sobre el lenguaje historietístico, muchas polémicas y miles de imágenes, la mayoría de mis propios archivos. La forma más fácil de ubicar un material o autor es ir a "Etiquetas", revisar y hacer click en la pertinente. También podés escribir una palabra clave en "Buscar en este blog". Tenés mi contacto, encima. Suelo responder mails si la consulta es muy específica. Podés tomar lo que quieras, siempre que cites la procedencia. Si no citás, y te ubico, te escracho públicamente, como he hecho en varias oportunidades. Enjoy

domingo, diciembre 05, 2010

LAS RELACIONES ENTRE TORINO Y MAZZONE

Hernán Schneider ha subido una historieta de Adolfo Mazzone, publicada en Ediciones Torino (ver). Lo que apunta en el encabezado acerca del vínculo de amistad entre ambos dibujantes, me motivó a esta revisión de una vieja nota mía
Como se observa en la aventura de Piantadino que reproduje,  el mismo Torino aparece inequívocamente retratado como personaje. Se lo caracteriza allí como Torinín, "el mejor dibujante de la editorial", y se descubre que está loco. La índole de su locura es el "delirium monetis". Cuando posteé al respecto, en base a eso y las colaboraciones de Mazzone en Ediciones Torino que observaba, pensé en el mismo sentido que lo hace ahora Hernán, y tomé esa alusión como amable. 
Pero en función de distintos testimonios que he recogido últimamente (y que reputo fidedignos), creo haber incurrido en un error.
En este tema, resulta fundamental atenerse a la cronología.
Recién en octubre de 1959 se puede empezar hablar de competencia entre Torino y Mazzone, dado que  es en esa fecha que el último se lanza como editor, con “Nuevas Aventuras de Capicúa y Piantadino”. Sin embargo, lo insólito es que lo hace con plata prestada por Torino.  
Se infiere de esto que la generosidad  del creador de Don Nicola llegaba al punto de subordinar, en términos de competencia, que se lanzace una nueva publicación humorística al mercado, a la amistad. 
Después las cosas no fueron tan bien. Diversas fuentes allegadas a Torino, refieren que se generó un conflicto entre éste  y Mazzone, a raíz del préstamo y también por la emigración de dibujantes de una a otra editorial. Es verificable al respecto el caso de Dol, que era colaborador de Torino en La Barra de Pascualín y se pasa luego a Capicúa. Como se verá, también en este post en que me ocupo del tema, especulaba que dicho cambio no había resultado traumático.
Entonces, supongo hoy que para agosto del ’61, fecha en que aparece "Torinín" en Piantadino nro. 8, las relaciones entre los dos creadores ya no eran tan buenas. Y que la alusión al "delirium monetis", aún en clave de broma interna, puede haber tenido que ver con el conflicto de intereses que se había suscitado. 
Dado que he oído una sola campana, no corresponde abrir juicio en favor de uno o de otro, ni tampoco hurgar más en un episodio menor que data de medio siglo atrás, y que no hace a la índole creativa de estos dos grandes dibujantes. 
Si lo traje a colación, fue a simple título de corregir una impresión mía surgida a partir de una historieta, precisamente. 

2 comentarios:

  1. Es interesante el análisis, Miguel. Pero suponiendo que con el inicio de las actividades de Mazzone como editor la relación haya cambiado, al menos podemos tener la certeza que durante algún tiempo la misma era muy buena, una prueba es esa publicación de Mazzone en Ediciones Torino. El papá de Don Nicola reconoce en un reportaje a ¡Aquí está! que muchas veces las historietas no le salen muy buenas porque está pensando en dinero, así que era algo que no tenía empacho en reconocer públicamente; por lo tanto también existe la posibilidad de que lo de "Torinín" en Piantadino haya sido solo una broma. Y si no lo fue, al menos sabemos que hubo un tiempo en que la relación era excelente.

    ResponderEliminar
  2. Es evidente que antes era buena, Hernán. Creo que eso no lo he puesto en duda. Aparte del dato del préstamo y de lo que publicaste, tengo muchas otras colaboraciones de Mazzone en Ediciones Torino.

    ResponderEliminar